publicidad

Temor por leyes antiinmigrante

Temor por leyes antiinmigrante

Dirigentes religiosos de Colorado advirtieron que leyes migratorias están afectando a ciudadanos y residentes.

Documentos en mano

DENVER, Colorado - Dirigentes religiosos latinos y musulmanes advirtieron que las actuales leyes migratorias de Colorado están afectando a ciudadanos y residentes legales hasta el punto de provocar el aislamiento social de estas dos comunidades.

Durante un reciente encuentro, el pastor Fidel Montoya y el Imam Ibrahim Kazerooni coincidieron que, contrariamente a la creencia popular, quienes resultan más afectados por las leyes de inmigración no son quienes carecen de documentos sino quienes, a pesar de tenerlos, pertenecen a estos dos grupos minoritarios.

"Desde hace tres años vengo diciéndoles a mis colegas que debemos llevar con nosotros el pasaporte estadounidense, para demostrar, si nos detiene la policía, que somos ciudadanos. Antes se reían de esa sugerencia, pero ahora saben que tengo razón", comentó Montoya, quien dirige un ministerio cristiano latino en Denver.

"Hemos tenido casos recientes en este estado de jóvenes musulmanes nacidos en Estados Unidos y de padres estadounidenses que fueron deportados a Siria o a Pakistán, sin que su familia lo supiese y sin tener acceso a un abogado. Cuando uno sale a manejar, no siempre lleva el pasaporte, pero nosotros tenemos que hacerlo", sostuvo Kazerooni.

"Nos hemos enceguecido al punto que tratamos como criminales a quienes no lo son. Por eso no creo que haya una reforma inmigratoria, porque primero tiene que haber una reforma de corazones", opinó Montoya.

publicidad

No hay fronteras

Por su parte, Kazerooni enfatizó que "la fe no reconoce fronteras artificiales", pero, dijo, "las autoridades de inmigración tampoco las reconocen", ya que muchos musulmanes, con sus documentos en orden, "son tratados como indocumentados".

"Cuando las leyes inmigratorias se basan en perfiles raciales, entonces deshumanizan a las personas. Y cuando eso sucede, la comunidad se aísla. Y después nuestros críticos nos dicen que somos nosotros quienes no queremos integrarnos a la sociedad", aseveró el religioso musulmán.

Según Montoya, las estadísticas de la Unidad Policial de Inmigración de la Patrulla de Caminos de Colorado para el 2007 demuestran que un 80 por ciento de los detenidos por esos patrulleros son latinos ciudadanos o residentes legales.

"Claramente, eso es racismo", dijo Jann Halloran, directora de justicia social del Concilio de Iglesias de Colorado y una de las organizadoras del encuentro.

"No sabemos cómo será la reforma migratoria, pero sabemos que ya no podemos seguir como estamos. Debemos rechazar este clima de temor", finalizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad