publicidad

Temen que anuncios de reforma migratoria sólo se queden en simples promesas

Temen que anuncios de reforma migratoria sólo se queden en simples promesas

Organizaciones nacionales presionan al Congreso para que aprueben una reforma migratoria con vía de legalización en 2009.

Proceso largo

MIAMI - La reunión del jueves 25 de junio entre el presidente Barack Obama y un grupo de legisladores demócratas y republicanos -que marcó el comienzo del posible debate de la reforma migratoria- despertó interés en diversos sectores nacionales, principalmente aquellos que respaldan la legalización de millones de indocumentados. Pero también nerviosismo e inquietud porque, aseguran, la batalla todavía no ha comenzado y es probable que se extienda hasta el otoño de 2010.

"Nosotros sabemos muy bien que necesitamos que el debate comience este año", dijo a Univision.com Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes (CHIRLA). "El proceso será largo y, si nos va bien, se extenderá hasta más allá de la primavera del año próximo".

Al igual que otras organizaciones nacionales, CHIRLA celebró el encuentro, avaló los resultados preliminares y los anuncios inmediatos hechos por los actores del encuentro, pero advirtió que el debate debe comenzar no más allá del comienzo del otoño. "Tiene que arrancar este año. Tanto la Casa Blanca como el Congreso no nos han dado fechas, pero si se atrasa el inicio, entonces este proceso se alargará", apuntó Salas.

Y en el caso que se atrase, la dirigente enfatizó que se topará con la elección de medio tiempo y podría frenarse, una posibilidad que afectará por igual, dijo, "tanto a demócratas como a republicanos".

publicidad

No somos invisibles

Para Juanita Valdez Cox, de la Unión de Trabajadores Campesinos en San Juan, Texas, el encuentro del 25 de junio reavivó la ilusión en millones de inmigrantes en Estados Unidos.

"Hay muchas esperanzas en la comunidad, no sólo por el presidente (Obama), sino por el esfuerzo que muchas organizaciones y sindicatos y trabajadores están poniendo en el tema. Por eso tenemos tantas esperanzas", agregó.

Explicó que a diferencia de los procesos de debate ventilados en años anteriores, "esta vez todos están convencidos de que el problema existe, nadie lo puede cubrir y todos reconocen que debe buscarse una solución humana a la existencia de 12 millones de indocumentados".

"El presidente debería considerar el tema de la reforma migratoria como una crisis, al igual que lo hizo con la reforma de salud y la economía. Sólo así avanzaríamos más rápido", subrayó.

¿Qué debería incluir la reforma migratoria? Comente aquí.

Cuestión de votos

Si bien todavía no se conoce un proyecto de ley de reforma migratoria, ni si todos los indocumentados van a ser legalizados o si el plan contemplado por la Casa Blanca descansará principalmente en seguridad y trabajadores temporales, para Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU), el éxito no depende del cien por ciento de los demócratas en el Congreso.

publicidad

"Nunca hemos esperado eso. Lo que sí necesitamos es una gran mayoría demócrata y una pequeña minoría republicana para lograr que se apruebe la reforma migratoria", dijo.

Y agregó: "Al término de la reunión del 25 de junio se generó mucho ánimo. Estamos en buen momento. Todos se comprometieron con la reforma, inclusive los republicanos. Vamos a seguir empujando para que se apruebe en 2009. No hay que quitar el dedo del renglón".

Respecto a la posibilidad de un traspié, el dirigente sindical dijo que ese riesgo "siempre existe" y aseveró que "estamos insistiendo. En Washington siempre hay una agenda apretada. Pero la reforma irá de todas formas".

Campaña nacional

Para el National Immigration Forum el panorama a corto plazo "es bueno".

"En la reunión del 25 de junio se dieron dos cosas específicas", dijo Katherine Vargas, vocera de la organización en Washington. "El presidente Obama nombró un equipo de trabajo que encabeza la Secretaria de Seguridad Nacional, Janet Napolitano, y este grupo comenzará a delinear el perfil de una reforma migratoria amplia".

Vargas dijo que es importante señalar que con este paso la responsabilidad de la reforma migratoria "no recae totalmente en el Congreso, sino también en la Administración", y que espera que esta nueva instancia elaborara un "plan de acción".

publicidad

A la pregunta sobre una probable fecha de aprobación de la reforma, Vargas dijo que el Forum era conciente de que el debate se iniciará en 2009, "pero no será hasta 2010 que se apruebe".

También insistió en la continuación de una campaña nacional de llamados a la Casa Blanca y al Congreso "para presionar al Presidente y a ambas cámaras para que debatan y aprueben una ley que garantice la regularización de millones de indocumentados" que viven en el país.

Lluvia de mensajes

En el truncado debate migratorio de 2007, cuando en el Congreso no se logró el suficiente respaldo bipartidista para aprobar una ley amplia de regularización con un fuerte componente de seguridad nacional, tanto la Casa Blanca como el Congreso fueron saturados de llamadas telefónicas, faxes y cartas de grupos antiinmigrantes que se oponen a conceder derechos de legalización a los indocumentados.

"Eso no sucederá en 2009", aseguró Salas. "Ahora estamos mejor preparados, mejor organizados como comunidad. Contamos con más tecnología para apoyar nuestras campañas en estados donde antes se votó en contra de la legalización y eso es un paso adelante en este esfuerzo".

"Tenemos una campaña enfocada en lugares no tradicionales, en estados que han sido difíciles de conquistar y tenemos la esperanza de que esta vez sí lo vamos a lograr", dijo.

publicidad

Más de 400 grupos nacionales (organizaciones religiosas, sindicatos, activistas de grupos sin fines de lucro, grupos defensores de los derechos civiles y de los derechos humanos, entre otros) forman parte de la denominada ' Reform Immigration FOR America' o ' Reforma Migratoria PRO América', cuyo objetivo es inundar la Casa Blanca y el Congreso con mensajes de apoyo a la reforma migratoria justa y humana, dijeron sus organizadores.

"Las llamadas al Congreso son clave dentro de la política de Estados Unidos", explicó Salas. "Por eso los antiinmigrantes logran este tipo de victorias que ahora nosotros la estamos revirtiendo. Tenemos más tecnología que antes. Contamos con teléfonos celulares, faxes, Internet, correos electrónicos... Ahora es más fácil comunicarse con la Casa Blanca y los legisladores de ambas cámaras del Congreso".

A la pregunta sobre por qué piensa que estos recursos tecnológicos marcarán una diferencia con respecto a los debates de años anteriores, respondió: "Por que nuestras voces se escucharán con más fuerza", y recordó que en noviembre de 2008 "Obama ganó con nuestro voto y nuestro voto significa mejor vida para nuestras familias".

Redactan "principios"

Mientras la comisión que encabeza Napolitano redacta el borrador del proyecto de reforma migratoria que abordará el Congreso, diversos grupos reconocieron que ellos también trabajan en la redacción de "principios" que están siendo enviados tanto a la Casa Blanca como al legislativo "para ser agregados al proyecto general".

publicidad

"Por nuestro lado hay una serie de principios y acuerdos", dijo Salas. "Los principales sectores de la sociedad están a favor de la reforma. No estamos arrancando de cero. Hay propuestas que se han discutido, entre ellas el Dream Act (que daría residencia a miles de estudiantes sin papeles) y el AgJobs (plan que favorecería a miles de campesinos indocumentados)".

"Se están escribiendo diferentes componentes de la reforma integral. Pensamos que tendremos un debate grande en 2009 y queremos que esta reforma comience lo antes posible este año. Pero insistimos, debemos presionar entre todos para que el debate comience ya", reiteró Salas.

Sólo durante la reunión del 25 de junio en la Casa Blanca se recibieron 26 mil mensajes de apoyo a la reforma migratoria amplia. "Ahí está la diferencia", apuntó Salas. "No debemos darnos por vencido. La lucha recién está comenzando".

Algunos lineamientos

Con el deseo de que ojalá (el encuentro Obama-legisladores del 25 de junio) no sea una simple reunión o declaraciones para salir de un compromiso político, activistas en Miami confían en que el tema de la reforma migratoria se resolverá adecuadamente en el curso de 2009.

"Nosotros le damos al presidente el beneficio de la duda", dijo José Lagos, de la Uni9dad Hondureña. "Pero nosotros no nos vamos a quedar con los brazos cruzados. Estamos llamando y pidiendo a la gente que llame a la Casa Blanca y el Congreso para ganarle esta guerra a los grupos antiinmigrantes que están haciendo lo mismo, como lo hicieron en años pasados. Esta vez ganaremos nosotros".

publicidad

Lagos señaló además que la reforma migratoria que apruebe el Congreso debería permitir la legalización de aquellos indocumentados que lleven tiempo en el país, paguen impuestos y carezcan de antecedentes criminales, y que quienes califiquen para la regularización obtengan un permiso de empleo renovable mientras dura el proceso. Esto, dijo, "para evitar la separación familiar en las continuas redadas, detenciones y deportaciones".

También dijo que "les permitiría obtener una licencia de manejar".

El NFI señaló que la reforma debería estar enfocada en reunificación familiar, seguridad fronteriza y crear un sistema legal "que si funcione", dijo Vargas.

John Podesta, presidente y CEO del Center for American Progress, reiteró que la reforma inmigratoria es una pieza central del rompecabezas y que afecta a casi todo el reto político mayor que enfrenta la nación, y recordó que los estadounidenses "quieren soluciones realistas y de sentido común que avancen nuestra recuperación económica con el aumento de ingresos de impuestos, apliquen estándares laborales, aumenten sueldos y propugnen una competencia justa entre todos los trabajadores".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad