publicidad
.

Temen despidos por E-Verify logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7b...

Temen despidos por E-Verify

Temen despidos por E-Verify

Defensores de los inmigrantes temen escalada de despidos por plan de verificación de empleo en California.

Temen despidos por E-Verify b977956d1e8b4ecda68f34bca8a34957.jpg

Cartas del gobierno

LOS ANGELES - La verificación de datos de empleados es una práctica que cada vez se intensifica más en el país, lo que preocupa a defensores de los inmigrantes en California porque cientos de hispanos están perdiendo sus trabajos.

Las inquietudes se incrementaron cinco días después de que el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) anunciara que el presidente George W. Bush firmó una orden ejecutiva que obliga a las empresas que tienen contratos con el gobierno federal verificar el estado migratorio de sus trabajadores extranjeros.

4 millones verificados en 2007

El lunes, una empresa de flores en este estado despidió 283 empleados tras recibir una carta del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE) notificándole que no eran elegibles para trabajar en Estados Unidos.

publicidad

"Lo que estamos viendo es una persecución que va a quedar en la historia de Estados Unidos como un período en el que el gobierno erróneamente actuó en contra de nuestra comunidad, sin resolver los problemas", afirmó Jorge-Mario Cabrera, gerente de Comunicaciones de la Alianza Nacional de Comunidades Latino Americanas y Caribeñas (NALACC, por sus siglas en inglés).

"El poder ejecutivo ordenó a aquellos contratistas federales -y eso se extiende a todos los subcontratistas- que se integren al programa de verificación. Eso causa un pánico inmediato entre la comunidad trabajadora de inmigrantes. El propósito es mandar un mensaje contundente de que 'estamos tras de ustedes'", aseguró.

Campesinos sin empleo

El grupo empresarial Sun Valley Floral Farms con cultivos localizados al norte de San Francisco y al norte de Los Ángeles, confirmó el despido de más de la mitad de su fuerza de trabajo.

Según explicó Lane DeVries, director ejecutivo del grupo al anunciar la decisión, algunos de estos empleados llevaban 17 años con la compañía y varios eran jefes de grupo desde hace más de una década.

"No hay duda de que miles y miles de personas perderán sus trabajos y sus vidas sufrirán un impacto tremendo, más aún cuando tenemos una economía tan débil", presagió Cabrera.

publicidad

E-Verify obligatorio

Sun Valley Floral Farms explicó que hace cerca de siete meses le fue requerido el envío de las formas I-9 (exigidas por el sistema E-Verify, verificación de empleo del gobierno federal) y que no habían vuelto a recibir noticias, hasta la semana pasada cuando llegó la carta con las inconsistencias.

El ICE (una de las 23 agencias federales que integral el DHS) notificó a la empresa, que los empleados no eran elegibles para trabajar en Estados Unidos pues sus números de empleo eran incorrectos, explicó DeVries.

Aunque la situación se presenta crítica, para Cabrera todavía hay esperanzas.

"Un estudio de la universidad de San Diego indica que a pesar de las medidas antiinmigrantes existe todavía el interés y el ánimo a la comunidad para continuar luchando a pesar de las adversidades políticas que están confrontando en este país", aseguró.

En abril el jefe de la seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff, había advertido que las empresas tenían la  responsabilidad de verificar a sus trabajadores extranjeros, y dijo que a pesar de ser una prueba dura, estaba dando resultados en el afán del gobierno por detener la inmigración indocumentada.

Larga lista de afectados

Pero Sun Valley Floral Farms no es la única empresa que emplea inmigrantes, según indicó su director ejecutivo, al señalar que gran parte de los negocios en la costa norte de California, emplean extranjeros.

publicidad

Los recortes han dejado a la empresa en una angustiosa necesidad de trabajadores capacitados en el área de cultivos.

Creo que la comunidad va a tratar -de todas formas- de continuar luchando en otros empleos", auguró Cabrera. "O sea que los que van a despedir de unos trabajos van a ser utilizados por otros, porque la necesidad de mano de obra barata es muy grande".

"Táctica publicitaria"

Sobre la demanda que se presentó contra la medida que exige que todos los empleadores se acojan al sistema de verificación -y de la que NALACC forma parte- el activista señaló que debido a que no se tiene una decisión todavía, el ejecutivo está utilizando su poder para forzar a los contratistas.

"Esto es una táctica publicitaria para justificar ante el pueblo estadounidense que se está haciendo algo en contra de la inmigración no regularizada. Sin embargo, el problema continúa: el sistema verificación está basado en una base de datos que contiene millones de errores", sostuvo el activista..

Cabrera considera que los problemas no solo afectarán a los inmigrantes indocumentados sino "a muchos trabajadores, ciudadanos nacidos en el país o naturalizados, que se verán afectados".

Batalla en las cortes

Por lo que la batalla siguiente por parte de los grupos defensores de los inmigrantes, será también en las cortes.

"Vamos a ver en el futuro conflictos legales muy fuertes en contra del gobierno estadounidense y me temo que es allí

publicidad

donde la batalla se centrará", predijo Cabrera.

A raíz de la reglamentación de verificación, que fue demandada en agosto de 2007, la Administración del Seguro Social (SSA, por sus siglas en inglés) recopiló información de inconsistencias entre la información de los empleadores y sus propios datos, preparando notificaciones para cerca de 140 mil empresas, con errores en alrededor ocho millones de trabajadores.

Según informes citados por el Centro Nacional de Leyes de Inmigración -otro de los demandantes- en diciembre 2006 la oficina del Administrador General del Seguro Social elaboró un reporte sobre 435 millones de personas y encontró 17.8 millones de inconsistencias en sus propias bases de datos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad