publicidad

Sigue adelante la legalización

Sigue adelante la legalización

Con 62 votos a favor y 31 en contra el Senado rechazó una enmienda republicana que frenaba la vía de legalización.

La enmienda Allard

WASHINGTON - Con 62 votos a favor y 31 en contra, el Senado estadounidense rechazó el martes una enmienda republicana que pretendía negar la residencia permanente a los extranjeros indocumentados.

Radiografía del plan de reforma

La iniciativa, encabezada por el republicano Wayne Allard (Colorado), prohibía entregar la tarjeta verde a todo extranjero que obtuviera una visa tipo Z, aunque cumpliera todos los requisitos para ser un residente legal.

El senado debate un proyecto de ley elaborado por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca que incluye una vía de legalización para los indocumentados que viven en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

Los elegibles deberán tramitar, previo pago de una multa de $1,000, una visa de residencia temporal denominada visa Z, que les daría un plazo de hasta tres para regresar a sus países de origen, pagar una segunda multa de $4,000 e iniciar un trámite consular para recibir la residencia.

Serie de requisitos

Además del pago de multas, los indocumentados que aspiren a la residencia deben saber inglés, carecer de antecedentes criminales y someterse a un sistema de puntos que los calificará por educación, familia e historial laboral.

La enmienda Allard eliminaba la visa Z y con ello desaparecía la vía de legalización de la reforma migratoria.

La votación del martes reflejó las grandes divisiones entre demócratas y republicanos en torno a cómo resolver el problema de la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos.

publicidad

Entre los que votaron en contra de la enmienda se encuentran algunos de los aspirantes presidenciales para los comicios de 2008, entre ellos la senadora Hillary Clinton (demócrata de Nueva York) y el senador Barack Obama (demócrata de Illinois).

Segundo intento

La enmienda Allard es el segundo esfuerzo por parte de los republicanos para debilitar el plan de reforma migratoria tripartita desde finales de mayo.

Antes del receso de Memorial Day (Día de Recordación de los Caídos), la semana pasada, los integrantes de la Cámara Alta derrotaron otra enmienda republicana que hubiese eliminado el plan de legalización mediante la supresión de la visa Z.

En total otras 17 enmiendas están en puertas y se espera que sean debatidas esta semana, previo a la votación final del proyecto.

Las enmiendas van desde suprimir el programa de trabajadores temporales hasta modificar radicalmente el plan de reunificación familiar.

De ser aprobado como está, el plan tripartita limitaría el número de peticiones a residentes legalizados, quienes tendrían prohibido solicitar la residencia de padres y hermanos, entre otros.

La lista de las enmiendas

  • Enmienda Grassley 1166. Revisión judicial de revocaciones de visas.
  • Enmienda Cornyn 1184. Sobre el título II (Aplicación de Fuerzas Internas y Libertades Civiles) y el título VI (relacionado con la legalización y elegibilidad para las visas Z)
  • Enmienda Dodd-Menendez 1199. Sobre la reunificación de ciudadanos Estadounidenses con padres extranjeros.
  • Enmienda Menendez-Hagel 1194. Sobre la fecha límite para  reducción de lista de espera para familias.
  • Enmienda McConnell 1170. Sobre la legislación Ayuda a América a Votar  (HAVA) y otros identificación para votantes.
  • Enmienda Feingold 1176. Sobre estudio de refugiados de la segunda guerra mundial.
  • Enmienda Durbin-Grassley 1231. Sobre requerir que todos los empleadores en busca de trabajadores bajo la visa Y primero intenten de reclutar a trabajadores Estadounidenses.
  • Enmienda Sessions 1234. Sobre la negación de Crédito de Impuestos Acumulados a personas bajo las visas Y y Z.
  • Enmienda Sessions 1235. Sobre la privación de Crédito de Impuestos Acumulados a inmigrantes.
  • Enmienda Lieberman 1191. Sobre condiciones de asilo y denticiones.
  • Enmienda Allard 1189. Sobre la negación de acceso a residencia para personas bajo la visa Z.
  • Enmienda Cornyn 1250. Sobre protección de confidencialidad de solicitantes de  legalización.
  • Enmienda Clinton-Hagel 1183. Sobre el trato de esposos/esposas e hijos de residentes permanentes.
  • Enmienda Obama-Menendez 1202. Sobre el sistema de puntaje.
publicidad

Prioridad a estadounidenses

Además de la votación y rechazo de la enmienda Allard, el Senado aprobó el martes por 71 votos a favor y 22 en contra una enmienda demócrata para que las empresas den prioridad a los estadounidenses, y no a los extranjeros, en la contratación de empleados dentro del programa de trabajadores temporales.

La enmienda, patrocinada por el Senador Richard Durban (demócrata de Illinois), exige que dentro del programa de visas Y para trabajadores temporales las empresas ofrezcan empleos primero a los estadounidenses.

El 25 de mayo el Senado aprobó recortar el número de trabajadores extranjeros que ingresan a Estados Unidos con visas temporales y limitó el número de visas a 200 mil por año.

La Casa Blanca había solicitado 400 mil y la posibilidad de aumentarlo a 600 mil si así lo piden las condiciones del mercado, pero el Senado no aceptó la propuesta.

Cuestión de tiempo

Tras las votaciones del martes, demócratas y republicanos se enfrascaron en una agitada discusión sobre el tiempo que dedicarán al debate migratorio.

El líder de la mayoría demócrata de la Cámara Alta, Harry Reid (Nevada), expresó frustración con los republicanos, a quienes acusó de presentar enmiendas para retrasar la votación final de la reforma migratoria o, peor aún, para torpedear todo el proceso.

Reid sugirió incluso la posibilidad de imponer un límite al debate y someter el proyecto de ley a votación final, posiblemente este jueves. La estrategia tiene el propósito de evitar la presentación de un número indeterminado de enmiendas que puedan echar por tierra la reforma migratoria.

publicidad

Qué dicen los republicanos

En respuesta a los señalamientos demócratas, Mitch McConnell, líder de la minoría republicana en el Senado, dijo que el debate se trata de un asunto transcendental para el país y que los senadores merecen la oportunidad de ofrecer enmiendas, debatirlas y someterlas a votación.

Aunque el tiempo apremia, la meta es conseguir "el tipo correcto" de reforma migratoria, dijo McConnell.

La senadora Kay Bailey Hutchinson (republicana de Texas) reiteró su queja de que las tres enmiendas que promueve no se han llevado a votación.

Una vez el Senado vote y apruebe el proyecto, éste será enviado a la Cámara de Representantes para su estudio y discusión. La Cámara Baja no ha señalado fechas para el comienzo del debate.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad