publicidad

Senadora de NY no quiere que las policías locales persigan a indocumentados

Senadora de NY no quiere que las policías locales persigan a indocumentados

Senadora de NY dijo que no respalda que la policía local ejerza funciones como agentes del servicio de inmigración.

En la silla de Clinton

NUEVA YORK - La nueva senadora de Nueva York, Kirsten Gillibrand, aseguró este lunes a activistas hispanos de todo el estado que ya no está a favor de que la policía local ejerza funciones propias del servicio de inmigración para arrestar indocumentados, reportó The Associated Press.

Gillibrand, que reemplazó a Hillary Clinton en el Senado, ha sido criticada debido a sus posiciones sobre inmigración y control de armas. La parlamentaria se mostró además contraria a las redadas en busca de indocumentados y señaló que apoya medidas para que los aproximadamente 12 millones de indocumentados del país regularicen su situación.

"Necesitamos una política migratoria que sea justa, humana y que refleje quiénes somos como estadounidenses y cuáles son nuestros valores como nación", señaló. "Creo que el presidente Obama puede hacer esto ahora porque tiene el consenso nacional".

"También necesitamos arreglar nuestro sistema de inmigración. La reunificación de familias es esencial porque refleja cuáles son nuestros valores. Además, las comunidades de inmigrantes forman una parte vital de nuestra economía", indicó la senadora.

Gira por la reforma

La postura de Gillibrand se conoció el mismo día que el congresista demócrata de Illinois, Luis Gutiérrez, anunció una gira por 14 ciudades del país para respaldar el debate de una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.
publicidad

La gira de Gutiérrez durará cinco semanas (entre el 24 de febrero y el 4 de abril) y abarcará ciudades en los estados de Chicago, Carolina del Norte, Nueva York, Rhode Island, Florida, Georgia, Texas, Nuevo México y California.

Además de apoyar el debate de la reforma en el Congreso, la gira documentará "el daño causado a los ciudadanos en toda nuestra nación ante la ausencia de una reforma migratoria integral", dijo la oficina del legislador en su página de Internet.

Debate inacabado

En los últimos tres años el Congreso ha debatido sin éxito en tres ocasiones un cambio a las leyes migratorias.

La última se registró entre marzo y mayo de 2008 cuando demócratas, republicanos y la Casa Blanca de George W. Bush diseñaron un plan que al final fue abortado por falta de respaldo bipartidista.

El proyecto, basado en un fuerte componente de seguridad nacional, recomendaba legalizar a indocumentados que carecieran de antecedentes criminales y pagaran multas de hasta $13,500 cada uno, con la condición de salir del país para luego regresar con una visa y de esa forma poner fin a su condición de extranjero con estadía ilegal en Estados Unidos.

El giro de Gillibrand

El apoyo de Gillibrand a una estrategia de apoyo a comunidades inmigrantes contrasta con sus posiciones cuando era congresista y llegó a votar a favor de que agentes de policía locales adoptaran funciones como agentes del servicio de inmigración.

publicidad

"Mi opinión ha cambiado respecto a ese tema. Entiendo ahora lo duro que eso puede llegar a ser para mucha gente", señaló.

La senadora de 42 años se reunió en las oficinas de la Federación Hispana, en Manhattan, con unos 40 directores ejecutivos y presidentes de organizaciones sin ánimo de lucro que se dedican a la defensa de los derechos de los hispanos, dijo The Associated Press.

¿Y las redadas?

Los activistas presentes en el encuentro, que ocurrió a puerta cerrada, aplaudieron el hecho de que Gillibrand les escuchara, pero indicaron no haber recibido un total compromiso por parte de la senadora.

"No hubo una respuesta clara respecto a las redadas, no hubo una respuesta clara respecto a la reforma migratoria. Eso son preguntas que quedan abiertas", señaló Ana María Archila, co-directora de la organización Se Hace Camino Nueva York.

Moisés Pérez, presidente de la Alianza Dominicana, dijo que la reunión fue "alentadora" pero que es importante que Gillibrand entienda que los latinos "tienen muchos talentos vitales para el bienestar del país, y para la economía, y que ha de prestar atención a nuestros intereses".

Los deportados en 2008

En el año fiscal 2008 el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deportó a casi 350 mil inmigrantes indocumentados, cifra 20 por ciento superior a los expulsados en el año fiscal 2007.

publicidad

En el mismo período, la Patrulla Fronteriza arrestó a más de 723 mil extranjeros que intentaron entrar sin documentos a Estados Unidos por la frontera con México.

La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), una de las 23 agencias que integran el DHS dijo además que los normes de unos 540 mil extranjeros con orden de deportación que viven en el país fueron agregados a la base de datos del National Crime Information Center (NCIC) y que más de 100 equipos especiales los buscan en todo el país para arrestarlos y expulsarlos.

La Sección 287(g)

El permitir que policías locales (municipales y estatales) ejerzan funciones como agentes federales de inmigración se contempla en la actual ley de inmigración aprobada por el Congreso en 1996.

La Sección 287(g) permite a los Departamentos de Justicia y de Seguridad Nacional hacer acuerdos con las agencias de policía local para colaborar en la búsqueda y arresto de inmigrantes sin papeles de estadía legal para proceder a su deportación.

La sección se encontraba inactiva desde 1996, pero tras los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001, el entonces Secretario de Justicia, John Aschcroft, activó el programa.

Estrategia política

Entre 2005 y 2008 en más de 32 estados se debatieron unas 1,400 leyes antiinmigrantes que incluían la Sección 287(g) como parte de una estrategia liderada por el gobierno republicano de George W. Bush para frenar la inmigración indocumentada.

publicidad

Otras leyes propuestas, principalmente por republicanos, exigían a las ciudades prohibir el alquiler de propiedades a extranjeros indocumentados, negarles servicios básicos y decretar el inglés como idioma oficial.

Varias cortes frenaron la avanzada antiinmigrante bajo el argumento que sólo corresponde al gobierno nacional la ejecución de la ley federal de inmigración.

Gillibrand, demócrata y simpatizante de la Asociación Nacional de Armas de Fuego, fue elegida hace dos semanas por el gobernador David Paterson para ocupar la vacante senatorial, un puesto que también era disputado por Caroline Kennedy, hija del ex presidente John F. Kennedy, asesinado en Dallas en noviembre de 1963.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad