publicidad

Senado votará reforma martes

Senado votará reforma martes

Los líderes del Senado de EU postergaron hasta el martes la votación que determinará si la reforma migratoria vuelve al pleno.

Martes día clave

Los líderes del Senado estadounidense postergaron hasta el martes la votación que determinará si la reforma migratoria vuelve al pleno.

La votación se iba a realizar este viernes.

En caso de no conseguir los votos necesarios (60 sobre 100), el proyecto morirá y será el próximo Congreso quien decida si cambia o no las leyes de inmigración, probablemente en 2009.

Fechas clave de la reforma

"La votación será el martes", confirmó a Univision Online Federico de Jesús, vocero del líder de la mayoría demócrata en la Cámara Alta, Harry Reid (Nevada). "Si tenemos los votos necesarios (60), el debate se instalará".

De Jesús añadió que si se aprueba reanudar el debate, habrá otras dos votaciones inmediatas. "Una para determinar el número de enmiendas y otra para fijar un tiempo máximo de debate, que sería de 30 horas".

En cuanto a la votación final del proyecto de reforma migratoria elaborado en secreto por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca entre abril y mayo, de Jesús dijo que "sería entre jueves y viernes".

El sistema de puntos

Proyecto estancado

El debate de la reforma migratoria se estancó el 7 de junio tras el fracaso de una gestión promovida por Reid (motion for cloture) para limitar el número de enmiendas y acelerar el voto.

publicidad

Según explicó la oficina de Reid, para esa fecha había al menos 44 enmiendas, la mayoría de ellas promovidas por republicanos y tenían como objetivo eliminar la vía de legalización del plan de reforma, favorecer las políticas de seguridad en las fronteras y combatir la inmigración indocumentada.

Al no contar con los 60 votos necesarios para limitar las enmiendas, Reid suspendió el debate como una medida tendiente a resguardar el proyecto con las enmiendas que habían sido aprobadas a esa fecha, entre ellas limitaciones al programa de trabajadores temporales, el inglés como idioma oficial de Estados Unidos y mayores condiciones para la reunificación familiar de aquellos indocumentados que alcancen la residencia.

Entre la visa y la muerte

Se destraba el freno

Una semana después de suspendido el debate y tras la visita del presidente George W. Bush al Senado para convencer a los miembros de su partido republicano, Reid y el líder de la minoría, el senador Mitch McConnell, anunciaron un acuerdo para someter a la consideración del pleno el reinicio del debate.

El acuerdo estableció además que durante el voto se limitará el número de enmiendas por cada partido y se fijaría un número máximo de hasta 30 horas de debate.

A la fecha se conocen 22 enmiendas que formarían parte del debate. Mientras los demócratas buscan ampliar ciertos beneficios contemplados en el plan de legalización, los republicanos recomiendan limitarlo e incluso cancelar el camino a la residencia para los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

publicidad

Los puntos flacos de la reforma

Bloqueo a la vista

Líderes republicanos del Senado de los Estados Unidos, opuestos a la legalización de la población indocumentada, afirmaron el jueves su intención de bloquear la reforma migratoria cuando ésta sea debatida la próxima semana.

Durante una rueda de prensa, el grupo de líderes republicanos, liderado por el senador Jim DeMint (republicano de Carolina del Sur), reiteró su oposición al proyecto de ley ante el Senado por considerar que éste otorga una amnistía a quienes violan las leyes de inmigración en el país.

"Este proceso ha estado manipulado desde el comienzo, lo que nos da la justificación para recurrir a cualquier medida posible" para torpedear la reforma migratoria, dijo DeMint.

Exigen mayor seguridad

DeMint, al igual que otros detractores de la medida, insisten en que el proyecto de ley tripartita del Senado, tal como está concebido, no frenará la inmigración ilegal hacia los Estados Unidos.

También reiteraron su exigencia de que, antes que nada, el Gobierno de Washington tiene que mejorar la seguridad en la frontera sur del país.

A su vez, el líder de la minoría republicana en el Senado, Mitch McConnell, dijo estar indeciso sobre si votará en favor del proyecto de reforma migratoria en manos del Senado y que el presidente George W. Bush respalda firmemente.

Las dudas de McConnell

publicidad

Desde hace tiempo McConnell ha solicitado una reforma a las leyes de inmigración, pues considera que la situación actual adolece de graves fallas. Y como líder de la minoría en el Senado, el papel de McConnell es crucial para conseguir el respaldo que el presidente desea.

Sin embargo, en una entrevista con The Associated Press el jueves, McConnell dijo que no decidirá cómo votar en torno a la medida hasta que la próxima semana se tomen las decisiones sobre una larga serie de enmiendas.

"El proyecto de ley tiene aspectos positivos y negativos", dijo McConnell, que el martes y el miércoles evadió las preguntas de los reporteros sobre cuestiones de inmigración. "No todas sus partes me entusiasman".

"Cuando concluya el proceso", señaló, "vamos a tener que afirmar claramente si esto representa una mejoría al status quo o no. Aún no estoy listo para hacer dicha afirmación".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad