publicidad
Millones de inmigrantes en EEUU aguardan una oportunidad para legalizar sus permanencias.

Senado debate enmiendas

Senado debate enmiendas

Mientras los senadores leen enmiendas, los republicanos de la Cámara Baja dicen que no apoyarán la reforma amplia.

Millones de inmigrantes en EEUU aguardan una oportunidad para legalizar...
Millones de inmigrantes en EEUU aguardan una oportunidad para legalizar sus permanencias.

Datos de la votación

Divididos en cuanto a la manera de tratar las 25 enmiendas autorizadas en el reinicio del debate y la advertencia de los republicanos de la Cámara de Representantes de que no aprobarán el proyecto, el Senado discutirá el miércoles qué quita, modifica o agrega de la frágil propuesta de reforma migratoria que incluye una vía de legalización para millones indocumentados que viven en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

Los puntos flacos de la reforma

El martes, por 64 votos a favor y 35 en contra, el pleno de la Cámara Alta revivió el proyecto que había sido retirado el 7 de junio tras un fallido intento del líder de la mayoría demócrata, Harry Reid (Nevada) por detener las enmiendas y acelerar el voto.

publicidad

Una segunda votación fijó el número de propuestas de cambio y una tercera determinó el número máximo de horas de debate para proceder a la votación final y enviar el proyecto de ley a la Cámara Baja.

"Hoy se debatirán las enmiendas. Son 25, incluyendo un paquete de medidas no controversiales", dijo a Univision Online Federico de Jesús, vocero de Reid. "La votaciòn final sería el viernes, antes del receso del 4 de julio. Eso es lo que queremos".

El 4 de julio Estados Unidos celebra su independencia.

El co$to de la reforma

El proyecto en juego

El plan de reforma migratoria que debate el Senado fue redactado en secreto por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca.

El proyecto incluye, entre otros, recomendaciones para incrementar la seguridad fronteriza, detener el tráfico de indocumentados, sancionar a empresas que contraten indocumentados, un programa de trabajadores temporales, combatir el fraude de identidad, cancelar el sorteo de la lotería de visas, cambios al sistema de visas H1B y una compleja vía de legalización para indocumentados.

Los beneficiarios deberán demostrar que carecen de antecedentes criminales, pagar multas y someterse a un sistema de puntos que los evaluará de acuerdo con su historial de trabajo, familia, conocimiento del idioma inglés y estudios.

El camino a la residencia

publicidad

En una primera etapa, los favorecidos deberán pagar una multa de $1,000 para recibir una visa Z (de residencia temporal) válida hasta por tres años. Durante ese tiempo el indocumentado será investigado por el FBI y evaluado en el sistema de puntos. Se un puntaje de 65 sobre 100 para acceder a la fase siguiente.

Si califica, el indocumentado deberá pagar una segunda multa de $4,000, salir del país y gestionar en su país de origen la residencia permanente (tarjeta verde), trámite que puede dilatar hasta un año.

Una vez conseguida la residencia, podrá entrar a Estados Unidos, pero tendrá limitaciones para pedir familiares debido a que el plan restringe la reunificación a extranjeras que recibieron una visa Z.

Las fechas clave de la reforma

Las enmiendas

Las 25 enmiendas autorizadas en el debate abarcan desde la eliminación de restricciones al programa de reunificación familiar hasta la eliminación de la visa Z, y con ello eliminar la vía de legalización del plan de reforma.

Cada una de las propuestas de cambio o modificaciones será votada independientemente y se requiere un mínimo de 60 sufragios (de los 100 asientos del Senado) para que sea aprobada.

La Casa Blanca quiere que la vía de legalización propuesta no sea alterada, pero advierte que ésta será puesta en vigor una vez se cumplan todos los objetivos de seguridad.

Entre la visa y la muerte

publicidad

Advertencia republicana

Mientras, un influyente grupo de republicanos en la Cámara de Representantes advirtió que rechazará el proyecto de ley aún antes de conocer la decisión final de la Cámara Alta.

La Conferencia Republicana de la Cámara Baja votó el martes por 114 a 23 en favor de una resolución que expresa el rechazo a la reforma migratoria que cuenta con el apoyo del presidente George W. Bush.

La Cámara de Representantes es dominada por los demócratas con 231 escaños, mientras que los republicanos cuentan con 201 asientos.

El optimismo de Bush

Bush dijo que esperaría primero el voto del Senado y que, una vez aprobado el plan, trabajaría con la Cámara de Representantes para que también lo respalde.

"Tenemos un par de días de trabajo difícil delante de nosotros para que la ley supere la primera etapa del proceso (legislativo)", explicó el mandatario.

"Cuando haya éxito en el Senado, volveremos a reunirnos para averiguar cómo lograr que la ley sea aceptada en la Cámara", agregó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad