publicidad

Senado alista voto final

Senado alista voto final

Los senadores decidieron no aprobar el proyecto de ley que incluía una vía de legalización para indocumentados.

Senado alista voto final 3ba851a9d9984a86ad385edd24dcac44.jpg

Historia del fracaso

WASHINGTON - Dos semanas después de haber revivido en el Senado, el proyecto de reforma migratoria murió el jueves luego que el pleno de la Cámara Alta rechazara una moción del lìder demócrata Harry Reid (Nevada) que fijaba un plazo de 30 horas para concluir el trabajo, y ordenar la votación final que se llevaría a cabo el viernes.

Horas antes, la Casa Blanca había advertido que si el plan se aprobaba la Cámara de Representantes no lo iba a debatir de inmediato, sino quizás hasta el otoño (septiembre a diciembre).

Tanto senadores que respaldaron el proyecto como aquellos que lo criticaron desde un comienzo, dijeron que es poco probable que el debate sea reanudado este año, y agregaron que no será hasta 2009 cuando el nuevo Congreso -a ser electo en los comicios de noviembre de 2008- se instale, podría reconsiderar el cambio a las leyes de inmigración.

publicidad

Hispanos indignados con el Senado

Con una votación de 46 a favor y 53 en contra, los senadores determinaron no apoyar la mociòn de Reid para debatir la totalidad de las 26 enmiendas autorizadas y concluir el debate a las 16:00 horas del viernes, para proceder a la votación final del proyecto.

El plan de reforma había sifo elaborado en secreto por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca entre abril y mayo, e incluía una vía para legalizar a la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

La propuesta comenzó a ser debatida el 21 de mayo, pero el 7 de junio fue dejado en suspendo al no existir un acuerdo para limitar las enmiendas. Una semana más tarde, el 14 de junio, el proyecto fue revivido tras un acuerdo preliminar alcanzado por loslíderes del Senado, el que luego fue ratificado por e pleno por 64 votos a favor y 35 en contra.

El debate fue reinstalado y se permitieron un total de 26 enmiendas -13 por cada partido-, más un paquete de recomendaciones no controversiales.

Los republicanos presionaron los limitar la vía de legalización, mientras que los demócratas buscaron por todos los medios ampliar los beneficios del plan. Ninguna de las fuerzas encontró el apoyo necesario para aprobar las recomendaciones y modificar el proyecto tripartita.

Qué ofrecía el plan

publicidad

Estructurado sobre la base de un amplio componente de seguridad (fondos adicionales para la patrulla fronteriza, muros, freno al tráfico ilegal, sanciones a patronos que contraten empleen trabajadores sin papeles, combate al tráfico de documentos falsos y deportaciones aceleradas, entre otros), el plan agregaba una vía de legalización para indocumentados que están en el país desde antes del 1 de enero de 2007.

El camino a la ciudadanía, sin embargo, se basaba en una serie de complejas reglas que iban desde el pago de multas, la participación en un sistema de puntos -basado en el tiempo de estadía, educación, familia y registro laboral-, carencia de antecedentes criminales, obtención de una visa Z de residencia temporal y posterior salida del país para gestionar la residencia permanente.

La mayoría de las 13 enmiendas republicanas que desde el martes debatía el Senado -otras 13 fueron presentadas por demócratas, más un paquete de medidas no controversiales- estaban dirigidas a dificultar o eliminar la vía de legalización, mientras que los demócratas intentaban flexibilizar el proceso para la obtención, primero de la residencia temporal (visa Z) y luego la tarjeta verde.

Hasta el jueves en la mañana más de la mitad de las 26 enmiendas habían sido vistas por el pleno y la mayoría fueron rechazadas. Cada propuesta requirió de un mínimo de 60 votos (sobre los 100 que componen el pleno) para ser agregada al proyecto de reforma.

publicidad

El co$to de la reforma

Las principales enmiendas

  • El Senado derrotó el miércoles por 56-41 una enmienda del senador Christopher Dodd (demócrata de Connecticut), que recomendaba otorgar la residencia los padres de ciudadanos estadounidenses.
  • El pleno resolvió aplazar (por 55 a 40) una propuesta del senador Robert Menéndez (demócrata de Nueva Jersey) de dar a los familiares de ciudadanos y residente legales mayores posibilidades de obtener la residencia.
  • Los senadores votaron en proporción de 56 contra 41 para rechazar la enmienda del senador republicano Kit Bond, la cual habría dado por tierra con un elemento central de la reforma que permitiría a millones de indocumentados el legalizar su situación.
  • La Cámara Alta votó 53 a 45 y rechazó una enmienda de la senadora Kay Bailey Hutchison (republicana de Texas) que obligaba a los indocumentados salir de Estados Unidos antes de iniciar el proceso de legalización. La recomendación otorgaba un plazo de dos años para que todos los indocumentados salieran de Estados Unidos.
  • Los senadores también votaron 79 a 18 contra una propuesta del legislador Jim Webb (demócrata de Virginia) que habría permitido sólo a los que hubiesen estado en el país al menos por cuatro años gestionar la visa Z para legalizar su estadía.


Las fechas clave de la reforma

Recomendaciones peligrosas

Entre las enmiendas catalogadas como "peligrosas" por demócratas y organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, figuraba la del senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), que exigía el regreso a su país de origen de los indocumentados para obtener la visa Z, de residencia temporal.

publicidad

Graham amenazó con no apoyar el proyecto de reforma migratoria si su enmienda es rechazada por el pleno.

En caso el pleno hubiere aprobado el plan, sería enviado a la Cámara de Representantes. Si esta instancia sancionaba una versión distinta, la presidenta del Congreso, Nancy Pelosi (demócrata de California) debía convocar al Comité de Conferencia para que armonizara ambas versiones.

La advertencia del gobierno

La Casa Blanca, sin embargo, había admitió el miércoles que la Cámara no debatirá hasta el otoño la reforma migratoria, descartando de esa manera que el Congreso pueda entregar una ley antes de agosto, como había sugerido el gobierno.

"Por razones prácticas, creo que no se habla realmente de julio o agosto, sencillamente porque se va a necesitar tiempo para que algo sea tratado por la Cámara", explicó el portavoz de la Casa Blanca, Tony Snow, al ser consultado sobre el plazo que maneja el gobierno para la aprobación de la ley.

"Por tanto, si el Senado aprueba la ley, (la reforma) pasa a la Cámara y estaríamos hablando del otoño", explicó el vocero.

El fallido intento del Senado aumentó el miedo en la población hispana, que ahora teme un aumento de las redadas y las deportaciones a cargo del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad