publicidad
.

Semana clave para la reforma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7...

Semana clave para la reforma

Semana clave para la reforma

El senado de Estados Unidos decidirá entre el jueves y el viernes si reanuda el debate de la reforma migratoria.

Clima de incertidumbre

El senado estadounidense decidirá entre el jueves y el viernes si reanuda el debate de la reforma migratoria, así como el número de enmiendas que serán ventiladas y la fecha para votar el proyecto.

Fechas clave de la reforma

La oficina del líder del Senado, Harry Reid (demócrata de Nevada), dijo el lunes a Univision Online que en base al acuerdo preliminar logrado el jueves 14, "sólo se conoce la fecha en que el proyecto será presentado a la consideración del pleno".

"Entre el jueves y el viernes pudiera haber una votación", confirmó Federico de Jesús, vocero de Reid. "El pleno también determinará cuando se hará la votación final".

La reforma migratoria revivió el jueves de la semana anterior, ocho días después que Reid dio por cancelado el debate tras el fracaso de una gestión conocida como 'motion for cloture', encaminada a detener la presentación de enmiendas y acelerar la votación del pleno.

Plan triopartita

El proyecto de reforma que debate el Senado fue redactado por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca, quienes durante cinco semanas -entre abril y mayo- sesionaron en secreto.

Entre otras medidas, el documento incluye fuertes componentes de seguridad para detener la inmigración ilegal, combate al fraude de documentos, acelerar las deportaciones y una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

publicidad

Camino a la residencia

Los beneficiarios del proyecto deberán primero pagar una multa de $1,000 para recibir una visa Z válida hasta por tres años, tiempo durante el cual el indocumentado deberá someterse a un complejo sistema de puntos que determinará si es elegible para la visa de residencia permanente.

Si califica, en un plazo de tres años deberá salir de Estados Unidos, pagar una segunda multa de $4,000 y gestionar en su país de origen la codiciada tarjeta verde, proceso que podría dilatar un año.

Guerra de enmiendas

El plan fue anunciado en la última semana de mayo y a comienzos de junio el Senado aprobó debatirlo pese al rechazo de un sector ultraconservador republicano, que exige eliminar la vía de legalización y en su lugar fortalecer la lucha contra la inmigración ilegal.

Durante la primera semana de debate al menos 45 enmiendas fueron presentadas, la mayoría patrocinadas por republicanos con la intención de limitar o dejar fuera el camino de legalización.

Debate estancado

El 7 de junio Reid advirtió que si el pleno no limitaba el número de enmiendas el plan entraría en riesgo. El líder optó por la 'motion for cluture', gestión que fue rechazada en dos ocasiones, incluyendo el voto en contra de 11 (de los 49) demócratas del Senado.

Reid necesitaba 60 votos para forzar una votación acelerada. Al no conseguirlo, dio por concluido el debate.

publicidad

La suspensión del debate causó honda preocupación entre los hispanos de Estados Unidos.

El paso de Bush

Cinco días más tarde, el presidente George W. Bush, que favorece un plan de reforma migratoria que incluya una vía de legalización, se reunió con los senadores de su partido republicano con el objetivo de que apoyaran el plan y se reanudara el debate.

El almuerzo finalizó sin acuerdo a la vista. Sin embargo, 48 horas más tarde Bush anunció que respaldaba una enmienda del Senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) que recomienda utilizar fondos recaudados por concepto de multas a indocumentados en programas de seguridad fronteriza y en perseguir la contratación de trabajadores ilegales en empresas de Estados Unidos.

Acuerdo bipartidista

Ese mismo día -jueves 14- los líderes demócrata y republicano anunciaron un acuerdo para revivir el debate, el que será votado por el pleno "entre el jueves y el viernes" de esta semana, reiteró De Jesús.

Mel Martínez, presidente del Comité Nacional Republicano, señaló que el acuerdo incluyó la presentación de un "número razonable de enmiendas, no miles", para que el debate no se haga interminable, y que ninguna formación política presente alegaciones que "maten" la ley redactada por la comisión tripartita.

Pero "por el momento no se conocen detalles de las negociaciones entre ambos partidos en cuanto al número de enmiendas y los detalles de éstas", apuntó De Jesús.

publicidad

Crece el escepticismo

El domingo, el líder de los republicanos en el Senado, Mitch McConnell (Kentucky), y el también senador John Cornyn (republicano de Texas), expresaron escepticismo sobre el proyecto de reforma migratoria en poder de la Cámara Alta.

McConnell dijo en una entrevista con el canal CBS estar a favor de algunas cláusulas de la propuesta, pero no de otras. "Es difícil saber si existen los votos necesarios para su aprobación", remarcó el líder de la minoría republicana, pero añadió que el debate no se prolongará de manera indefinida, según un reporte de la agencia Efe.

"El Senado terminará de considerar el proyecto migratorio de una forma o de otra antes del 4 de julio", añadió.

Durante la entrevista McConnell se manifestó en contra de permitir que los indocumentados obtengan la residencia legal permanente y también dijo estar a favor de eliminar el sorteo de la Lotería de Visas.

Las dudas de Cornyn

Simultáneamente, el senador Cornyn dijo en una entrevista a la cadena de televisión CNN que el plan de reforma migratoria no funcionará porque requiere que la policía compruebe, en 24 horas, el historial delictivo de las personas que soliciten la regularización (cuando gestionen la visa Z).

Cornyn insistió además en que es necesario reforzar los sistemas de seguridad para impedir la entrada clandestina de personas a Estados Unidos, y calificó de "buena idea" el respaldo que dio la semana pasada el presidente Bush a la enmienda patrocinada por el senador Graham.

publicidad

Pero advirtió que el uso del dinero recaudado por concepto de multas a indocumentados en la vigilancia fronteriza "no es suficiente para satisfacer las inquietudes" sobre el proyecto de reforma migratoria.

El muro a las enmiendas

Cornyn exige eliminar la barrera a las enmiendas y permitir un debate largo y tendido.

El senador demócrata Jack Reed (Rhode Island), sin embargo, dijo que eliminar la barrera a las enmiendas, acordadas por los líderes de ambos partidos el jueves, significaría que el Senado nunca llegaría a votar sobre el proyecto.

"Espero que podamos aprobar una reforma migratoria integral. El statu quo no funciona para nadie", opinó Reed en la cadena CNN, dijo Efe.

Las enmiendas probables

Algunas enmiendas que podrían ser debatidas en el Senado son las siguientes:

  • Fondos de multas para seguridad fronteriza. Enmienda patrocinada por el senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur). Recomienda que los dineros recaudados por concepto de multas a indocumentados se destinen a ampliar la seguridad en las fronteras y para investigar la contratación de trabajadores extranjeros.
  • Penas de cárcel para aquellos indocumentados que califiquen para la residencia permanente (Enmienda respaldada por el Senador Graham).
  • Restricciones a la visa Z (enmienda patrocinada por la Senadora Kay Bailey Hutchinson (republicana de Texas). La vía de legalización incluida en el proyecto recomienda crear una visa Z, que se otorgaría a indocumentados que pasen el primer proceso de selección y que permanecen en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007, carecen de antecedentes criminales y paguen una multa de $1,000. La enmienda obligaría a los portadores a salir de Estados Unidos antes de iniciar el trámite de la residencia permanente. El proyecto tripartita, en cambio, les permite iniciar el trámite en Estados Unidos y da un plazo de 3 años para ir a buscar la residencia a su país de origen.
  • Visas para los mejores. El plan incluye parte del lenguaje del proyecto de ley conocido como Dream Act, que favorece a estudiantes que tengan notas sobresalientes o se hayan graduado con puntajes de honor. Recibirían una visa de residencia temporal y, una vez graduados, la residencia permanente.
  • Poderes extraordinarios a las policías estatales y municipales para averiguar, sin restricciones, el estatus legal de quienes soliciten servicios. Notificarían departamento de Seguridad Nacional (DHS) cada vez que descubrieran o se percataran de un inmigrante indocumentado.
  • Eliminación de la visa Z. Si se quita, pone fin a la vía de legalización.
  • Impuestos atrasados. El senador republicano John McCain (Arizona) quiere que los indocumentados que califiquen para legalizar su permanencia en Estados Unidos paguen, dentro de un plazo prudente, los impuestos atrasados al servicio de rentas internas. Si no lo hacen no podrán acceder a la residencia permanente.
  • Contratación de trabajadores. Enmienda Durbin-Grassley 1231. Obligaría que todos los empleadores en busca de trabajadores bajo la visa Y primero intenten reclutar a trabajadores estadounidenses.
  • Modificaciones a la ley de asilo y detenciones. Enmienda Lieberman 1191.
  • Negar la residencia a portadores de la visa Z. Enmienda Allard 1189.
publicidad

Números clave

Para que la reforma migratoria se apruebe en el Senado se requiere del voto de al menos 9 de los 49 senadores republicanos.

Esos 9 votos se sumarían a los 51 con los que cuentan los demócratas (incluidos los dos independientes) para lograr la mayoría de 60 escaños necesarios para superar cualquier intento de bloqueo.

Si votan menos de 60, en cualquier momento el debate podría ser bloqueado y el proyecto volvería a quedar en suspenso.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En un lapso de cinco horas, uno de los narcotraficantes más buscados y poderosos del mundo fue extraditado de México a EEUU. 'El Chapo' enfrenta decenas de cargos por narcotráfico, lavado de dinero e incluso homicidio en siete estados del país.
El rotativo ‘El Diario’ publicó un video en el que se ve a las fuerzas de seguridad en México trasladándose al penal Cefereso No.9 para extraditar al capo del narcotráfico a EEUU. Dos funcionarios estadounidenses habrían confirmado que un avión lo trasladó a Nueva York. 
El gobierno de Trump tendrá que solucionar al menos diez temas relacionados con inmigración, entre ellos se incluye la construcción del muro en la frontera con México, la deportación de millones de indocumentados y el futuro de DACA.
En su última conferencia de prensa como presidente EEUU Barack Obama prometió que de ser necesario levantará su voz en defensa de los dreamers luego de su mandato.
publicidad