publicidad

Secuelas en redada de Iowa

Secuelas en redada de Iowa

A más de 72 días de la redada en un frigorífico de Iowa, un equipo de Aquí y Ahora descubrió que las secuelas siguen vivas.

El 12 de mayo de 2008

MIAMI, Florida - A más de 72 días de la redada encabezada por agentes federales del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) en un frigorífico de la planta Agriprocessors Inc., ubicado en Postville, Des Moines, estado de Iowa, un equipo de programa Aquí y Ahora descubrió que las secuelas siguen vivas y los afectados viven momentos difíciles en Estados Unidos.

Conozca sus derechos en EU

El operativo, calificado por las propias autoridades como el de mayor envergadura en la historia de Estados Unidos, dejó un saldo de 390 inmigrantes detenidos bajo cargos, entre otros, de robo de identidad, uso de documentos falsos para trabajar, no tener permiso para laborar legalmente en Estados Unidos y permanecer indocumentados en el país (aunque la permanencia sin papeles constituye una falta de carácter civil y no criminal).

El 12 de mayo, día de la redada, Matt M. Dummermuth, fiscal federal del Distrito Norte de Iowa, dijo que además de los efectivos de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE, una de las 23 agencias del DHS), en la operación también participaron otros agentes del orden público, entre ellos policías estatales y municipales.

El pastor David Vásquez, de la Iglesia Luterana de Postville y quien acudió en ayuda de las familias afectadas por la redada, contó al equipo de Aquí y Ahora que la vida no ha sido fácil para las familias de los trabajadores arrestados, a pesar que se trata de"gente que ha sabido sobrevivir toda su vida" en situaciones extremas.

publicidad

Agregó que tras el arresto de los 390 obreros de la planta Agriprocessors Inc., las familias "se encuentran acá limitados en sus movimientos", y al mismo tiempo "desesperados por proveer a su familia".

Miedo a flor de piel

Diana, una familiar afectada por la redada del servicio de inmigración, reconoció sentir miedo después del 12 de mayo. "Sí, uno tiene miedo", dijo. "Ya sale con mucho temor. Y principalmente si se piensa que una está sola con sus niños y qué va a ser de ellos si me llegan a detener".

"Una de las mayores preocupaciones en esta comunidad son los niños, muchos de ellos nacidos en Estados Unidos y que tienen a sus padres en la cárcel y al borde de ser deportados", explicó el periodista Raúl Benoit, del programa Aquí y Ahora.

"Los afecta en la escuela y los afecta en el comportamiento", explicó Mayra Prado, una psicoterapeuta de Los Ángeles, California, que ha dedicado tiempo para evaluar los casos de separación de familias para las cortes de inmigración. "Los niños no tienen las palabras para poder expresar los sentimiento de miedo, de poder decir tengo miedo a esto".

Agregó que el peor miedo que enfrenta un niño cuyos progenitores son impactados por una redada del servicio de inmigración "es el tener que separarse del padre o de la madre".

publicidad

Al borde de la crisis

Aquí y Ahora también investigó qué ha sucedido en las escuelas, en los comercios y en las calles de Postville después de la redada del 12 de mayo.

"Están al borde de una crisis", dijo Benoit.

"Muchos de los negocios han perdido mucha de su habilidad de sobrevivir y cerrarán", dijo Vásquez. "O sea lo que ha quedado es un desastre".

El religioso también contó que el mismo día de la redada "estaban llegando personal acá, de la planta, a tratar de convencer a la gente que volviera a trabajar".

"No entendieron el pánico y lo que estaban viviendo" las familias de los trabajadores apresados por el gobierno, señaló.

Arrepentido de viajar

Entre los detenidos hubo trabajadores de otros estados que se movieron a Iowa por una mejor oferta de empleo. Es el caso de Víctor Moret, quien vivía en Dakota del Sur y se mudó a Postville.

"Se me acercó un don y me dijo, ¿quieres trabajar para el sitio de Iowa? Le damos casa, todo apartamento, todo, y tiene un mes gratis de renta y pintamos a diez pesos ($10). Y como que me impresionó y vamos pa' ya a viajar", contó.

Moret ganaba $8 la hora en su antiguo trabajo. Ahora se arrepiente de haberlo dejado.

"Las horas son bien largas ahora... Yo trabajo en matanza. Yo encuentro que esa una de las áreas mas fuertecitas de la planta", dijo.

publicidad

Meses de investigaciones

La redada de Iowa fue planificada durante meses por al menos siete agencias estatales y federales. Pero Agriprocessors Inc. ya había tenido problemas de otra índole en el pasado, entre ellos multas por violaciones a las normas de seguridad de sus empleados.

Vásquez contó al respecto que los trabajadores le habían expresado sus quejas. Los empleados sufrían la "intimidación de personas, (quienes se les acercaban "a decirles si no trabajas acá, si te vas, te mandamos a la migra".

Aquí y Ahora también reveló que Agriprocessors Inc. Está siendo investigada por otras instituciones del gobierno federal estadounidense por el pago de salarios por debajo de los mínimos ordenados por la ley.

Empleados menores de edad

Además, el servicio de inmigración confirmó en un comunicado que en la redada fueron detenidos 23 menores de edad, los que fueron liberados posteriormente y entregados a sus parientes, dijo el reportaje.

"Yo he hablado con muchachos de 16 años, 15 años, niñas, muchachos que claramente son niños y uno lo puede ver, eh. Pero la fábrica dice, bueno, nos presentaron documentos de que eran mayores", indicó Vásquez.

La hermana Mary McCauley, de la Iglesia Saint Bridget, dijo que durante los seis días posteriores a la redada, varias familias permanecieron en la parroquia donde ella trabaja, y le contaron detalles de las condiciones laborales en la planta.

publicidad

Dijeron que "que no deberían estar trabajando ahí y que estaban amenazados y con miedo. Y sabemos que algunas mujeres fueron tratadas indebidamente y experimentaron algún tipo de acoso sexual también", comentó.

Malos recuerdos

El día de la redada, McCauley contó a The Associated Press que "en este momento la gente puede escuchar y ver los helicópteros sobrevolando la zona. Han entrado en pánico y llegan a la iglesia en busca de un lugar seguro".

La iglesia Saint Bridget está situada a cinco cuadras de la planta donde se efectuó la redada.

Agregó que los agentes de inmigración llegaron en autobuses, camionetas y dos helicópteros.

Muchos de los trabajadores de la planta son hispanos, en su mayoría de México y Guatemala, afirmó la religiosa.

Citaciones previas

El departamento (ministerio) de Agricultura ha citado en repetidas ocasiones a Agriprocessors Inc. para responder  sobre señalamientos de falta de higiene y otras irregularidades en los códigos de salubridad.

Benoit explicó en el reportaje que, Aquí y Ahora solicitó en varias ocasiones entrevistas con representantes de Agriprocessors Inc., pero no estuvieron disponibles. Y que mientras el equipo filmaba frente a las instalaciones en Postville, guardias de seguridad impidieron tomas para el reportaje.

En una página comunicado publicado en su sitio de Internet, la planta procesadora expresa que "la compañía continúa cooperando con el gobierno" en las investigaciones tras la redada y que "no pueden responder a acusaciones específicas hasta que terminen las investigaciones y se resuelvan los asuntos legales pendientes".

publicidad

En las puertas del límite

La guatemalteca María Gómez, de 30 años de edad, fue una de las arrestadas el 12 de mayo. Cuenta que está libre, pero con un grillete electrónico puesto en uno de sus tobillos por el DHS para que no escape mientras dura su proceso en una corte de inmigración.

Asegura que cuenta los días y siente que se está acercando al límite de la desesperación.

"Era un poco que yo tenía alzado, pero no, no soportaría más tiempo así. Yo necesitaría trabajar ya porque, la Iglesia me ayuda con la renta y los biles (cuentas), pero lo que falte de comida la compro yo", cuenta, nerviosa.

Y agrega: "Yo nunca le he dicho al gobierno que me ayude. Y por eso quisiera que él me ayudara a quedarme en este lugar para que mis hijos no tengan que regresar a Guatemala. Porque es un gran esfuerzo el que yo hice para estar aquí, y no lo hice por venir a hacerle daño a nadie".

Criminalizando la estadía

Vásquez asegura que la redada de Postville cambiará para siempre el futuro de las redadas en Estados Unidos.

"En una redada, las personas pueden ser detenidas por estar en el país sin documentos, y eso es una violación administrativa de migración. Pero en ese caso, (las autoridades) combinaron eso con cargos criminales. Es decir, forzaron la criminalización de inmigración al combinar estos cargos criminales con los de inmigración".

publicidad

Los testigos de la redada del 12 de mayo en Iowa agregan que el operativo fue planeado de tal forma que nadie pudo escapar.

"En cuestión de minutos estaban rodeados. Nadie pudo huir", dijo Aquí y Ahora.

"Cuando yo regresé (a la planta) estaban muchas mamás llorando. Estaban gritando 'mis hijos, mis hijos, nos va a llevar y mis hijos'", recordó Gómez.

"Sólo me quedé parada viéndolas y algunas de las mujeres me abrazaban y decían, 'nuestros hijos están en las casas, y qué vamos a hacer ahora, nos van a llevar'".

Pese a que la redada del 12 de mayo fue un secreto durante meses, cuatro días antes activistas comunitarios denunciaron una fuerte presencia en la zona, pero nadie hizo caso a las advertencias.

La Raza lo había dicho

El impacto de las redadas del servicio de inmigración en niños estadounidenses había sido advertido en octubre de 2007 por el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el mayor grupo hispano de Estados Unidos) y The Urban Institute, quienes publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

publicidad

La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Los más afectados

De acuerdo con el informe, las redadas del servicio de inmigración ejecutadas entre 2006 y 2007 han causado serios daños a unos 500 niños estadounidenses, y otros 3 millones, hijos de inmigrantes indocumentados, corren la misma suerte, además de violar los derechos de trabajadores con ciudadanía de Estados Unidos.

El estudio mostró además el drama humano detrás de cada detención y se centró en los menores porque, dijo La Raza, "la sociedad debe velar por ellos, especialmente cuando son ciudadanos estadounidenses y Estados Unidos es su hogar".

"Los niños afectados por las detenciones merecen toda la atención de la sociedad, sobre todo su estabilidad emocional, financiera y afectiva", dice el documento.

Aquí y Ahora se transmite por Univision los días martes a las 10 p.m. / 9 p.m. Centro

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad