publicidad

Reviven las marchas de inmigrantes por la reforma migratoria en Estados Unidos

Reviven las marchas de inmigrantes por la reforma migratoria en Estados Unidos

Decenas de activistas de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes definen "el paso siguiente".

Se acabó el tiempo

Decenas de activistas representantes de organizaciones defensoras de los derechos de los inmigrantes se reunieron el lunes en Los Ángeles, California, para definir "el paso siguiente" en la batalla por conseguir que el Congreso apruebe una reforma migratoria.

Decepcionados por la escasa mención que el presidente Barack Obama hizo sobre el tema en el informe sobre el Estado de la Unión el pasado 27 de enero en el Congreso, organizaciones locales y nacionales anunciaron una manifestación masiva en Washington D.C. para finales de marzo, reviviendo de esa manera las marchas por la reforma amplia que se gestaron en marzo de 2006, primero en Los Ángeles y luego en varias ciudades con alta concentración hispana.

"Hicimos un análisis de cuál es nuestra apreciación sobre el papel de la administración del presidente Barack Obama con respecto de la promesa que hizo durante su campaña a favor de la reforma migratoria. Y quedó claro que las expectativas han sido defraudadas sin lugar a dudas por el presidente", dijo a Univision.com Juan José Gutiérrez, director del Movimiento Latino USA de Los Ángeles, una de las entidades que convocó a los movimientos de 2006.

El dirigente agregó que "las veintitantas palabras" que Obama utilizó para referirse a la necesidad de arreglar el sistema migratorio (en el discurso sobe el Estado de la Unión) los obligó a reconsiderar "nuestra actitud, que hemos mantenido por espacio de 13 meses hacia la administración" y advirtió que a partir de ahora exigirán al gobierno que "comience a impulsar" una reforma amplia.

publicidad

Cambiaron la agenda

La reunión, a la que asistieron activistas, religiosos, sindicalistas, abogados y legisladores, había sido convocada desde antes del discurso de Obama por grupos encabezados por la federación de sindicatos del sur de California y se llevó a cabo en la sede de la Federación de Trabajadores del Condado de Los Ángeles (AFL-CIO).

"Originalmente íbamos a rendir un informe y a dialogar con el congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) acerca del avance de nuestro Lobby con el Congreso para conseguir los votos necesarios para que la reforma migratoria sea aprobada. Pero tras el informe del Presidente la agenda cambió. En lugar de decirle a Gutiérrez cómo veíamos nosotros el asunto, le pedimos que fuera él quien nos dijera a nosotros cómo lo ve, y su punto de vista y preocupaciones son similares a los nuestros", agregó el activista.

Gutiérrez presentó el 15 de diciembre del año pasado a la Cámara de Representantes una propuesta de ley de reforma migratoria basada en un fuerte componente de seguridad nacional y que incluye, entre otros beneficios, una vía de legalización para millones de indocumentados que carecen de antecedentes criminales, paguen impuestos, hablen inglés y lleven tiempo en Estados Unidos.

¿Qué opina del cambio de estrategia anunciado en Los Angeles? Comente aquí.

publicidad

El plan demócrata

La iniciativa de Gutiérrez, que cuenta con el respaldo de más de 75 congresistas demócratas, incluye además el refuerzo de las medidas de seguridad en la frontera para detener el cruce ilegal de personas y la ampliación del sistema de verificación de empleo, que sanciona a las empresas que contratan a inmigrantes indocumentados.

El plan de legalización ofrece una visa de residencia tras el pago de una multa entre $500 y $1,000 y la obligación de un proceso de verificación de identidad y antecedentes por parte del gobierno federal antes de otorgar el permiso de estadía legal.

Al ser preguntado respecto a la estrategia acordada para las próximas semanas, Juan José Gutiérrez dijo que se adoptó el compromiso de una movilización nacional para este 21 de marzo en Washington D.C., evento que será suplementado con una segunda marcha el 27 de marzo en Los Ángeles, y que ambos movimientos precederán a la movilización nacional del 1 de mayo.

"Las tres acciones están acompañadas con un cabildeo nacional en Washington D.C. para asegurar los votos en el Congreso y que se debata una reforma migratoria justa", agregó.

Durante una rueda de prensa al término de la reunión, el congresista Luis Gutiérrez dijo que "hemos acordado con miembros de organizaciones comunitarias pro inmigrantes que comencemos a implementar la misma táctica de hacernos visibles en una marcha en Washington D.C. el próximo 21 de marzo".

publicidad

Marchas de primavera

Hace 4 años, el 25 de marzo de 2006, más de 500 mil personas asistieron a una multitudinaria manifestación en el centro de Los Ángeles en demanda de una reforma migratoria, cuyo debate al final no prosperó en el Congreso por falta de respaldo bipartidista.

El 3 de junio de ese año el entonces liderazgo republicano canceló la convocatoria del Comité de Conferencia que armonizaba dos versiones, una de la Cámara de Representantes que criminalizaba la estadía ilegal y otra del Senado que concedía una vía de legalización amplia para indocumentados que, como el actual plan de Gutiérrez, carecieran de antecedentes criminales.

La razón esgrimida fue que ambos proyectos no eran congruentes con las políticas de seguridad nacional del gobierno federal.

Obama "no cachea"

Durante su disertación, Luis Gutiérrez explicó los pasos que congresistas demócratas han dado con el Presidente en relación al debate migratorio.

"Los datos que mostró dejaron más que claro nuestra postura: el presidente no cachea ni deja batear. Muchas promesas, pero en el fondo nada", dijo el director del Movimiento Latino USA.

Al reiterar sobre las marchas por la reforma migratoria, José Luis Gutiérrez comentó que éstas nunca debieron ser frenadas y aseguró que se tratan de "la mejor herramienta para enderezar la causa migratoria".

publicidad

Palabras escasas

Durante la lectura del informe sobre el Estado de la Unión, Obama citó, casi al término del discurso, que "deberíamos continuar el trabajo de arreglar nuestro fallido sistema migratorio, de garantizar la seguridad en la frontera, hacer cumplir nuestras leyes y asegurarnos de que cada persona que sigue las reglas puede contribuir a nuestra economía y enriquecer a nuestra nación". No mencionó la palabra reforma migratoria y fue eso lo que incomodó a dirigentes de movimientos nacionales que luchan por los derechos de los inmigrantes.

"Pensamos que sigue siendo muy importante para el Presidente cumplir con la promesa (de una reforma migratoria), porque la comunidad hispana fue muy importante, le dio el apoyo necesario que lo llevó a ser presidente de Estados Unidos", dijo Louis Caldera, directivo del Center for American Progress.

"Los hispanos apoyan más a los demócratas que a los republicanos", indicó y sentenció que "el presidente tiene que cumplir con sus promesas, porque (si no lo hace, como en el caso de la reforma migratoria) le puede salir mal en las elecciones de 2010 y 2012".

Cuesta arriba

Marvin Andrade, director ejecutivo de la Central American Resource Center (Centro de Recursos Centroamericanos -CARECEN-) en Pico-Union, un distrito de Los Angeles, dijo que la lucha por la reforma migratoria "es una lucha cuesta arriba, no será fácil, pero la comunidad tiene que participar. Vamos a tener que tomar esto (el control de la batalla por el debate), asumir el control. No se nos va a dar fácilmente. Vamos a tener que movilizarnos, convencer a los congresistas que todavía no están convencidos de que una reforma beneficia a la economía de este país".

publicidad

Vanessa Cárdenas, directora del Proyecto 2042 del American Progress, en Washington D.C., dijo cuando finalizó el discurso de Obama: "Esperábamos mas del Presidente esta noche".

Y agregó: "Fue una proclamación muy débil de inmigración. De cierta forma nos decepcionó. No veo cómo vamos a apoyarlos en noviembre si no hay un compromiso concreto con la reforma migratoria".

El activista Gutiérrez dijo que no había tiempo para esperar y que "es ahora el momento de actuar para presionar al gobierno y al Congreso a que debatan y aprueben la reforma migratoria".

A su vez, Tania Unzueta, de la organización Immigrant Youth Justice League, de Chicago, Illinois (estado de donde Obama era Senador hasta 2008) anunció que 185 activistas locales tomaron la decisión de participar en la marcha del 21 de marzo en la capital estadounidense para exigir al Congreso y la Administración "resultados" en cuanto a la reforma migratoria y la legalización de millones de indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad