publicidad

Reunificación no será ampliada

Reunificación no será ampliada

Enmienda permitía que 800 mil familiares recibieran la tarjeta verde por lazos familiares en Estados Unidos.

La enmienda Menéndez

El mismo día que los demócratas del Senado anunciaran una estrategia para frenar la presentación de enmiendas a la reforma migratoria y forzar la votación para aprobar el proyecto, el pleno rechazó una iniciativa para ampliar el programa de reunificación familiar a favor de miles de familiares de ciudadanos y residentes legales de Estados Unidos.

Los puntos flacos de la reforma

La enmienda, presentada por los senadores Bob Menéndez (demócrata de Nueva Jersey), Hillary Clinton (demócrata de Nueva York) y Chuck Hagel (republicano de Nebraska), logró 53 de los 60 votos necesarios para ser aprobada y agregada al proyecto tripartita que el Senado debate desde la ultima semana de mayo.

La iniciativa Menéndez-Clinton-Hagel recomendaba permitir que unos 800 mil extranjeros que solicitaron la residencia permanente (tarjeta verde o green card) entre principios de 2005 y el 1 de enero de 2007 obtengan estatus legal simplemente por las conexiones familiares.

El plan de reforma del Senado fue redactado entre abril y mayo por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca e incluye una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde antes del 1 de enero de 2007.

Camino a la green card

Para calificar en una primera etapa, los indocumentados deben carecer de antecedentes penales y pagar una multa de $1,000 para recibir una visa Z de residencia temporal.

publicidad

El documento de estadía incluye un permiso de trabajo y otorgaría un plazo de hasta tres años para que el portador se someta a una revisión de antecedentes por parte del FBI y a un sistema de puntos que evalúa, entre otros, conocimientos del idioma inglés, récord laboral e historial familiar.

Si obtiene un puntaje mínimo de 65 sobre 100 puntos, el portador de la visa Z deberá pagar una segunda multa de $4,000, viajar a su país de origen e iniciar un proceso consular para obtener la residencia permanente.

Reunificación limitada

El plan, sin embargo, condiciona las peticiones familiares del residente que obtuvo el ajuste por medio de la visa Z.

Permite que sólo cónyuges e hijos solteros menores de 21 años puedan ser solicitados dentro de una cuota anual a ser confirmada por el Congreso.

La enmienda Menéndez no alteraba el fondo del capítulo de reunificación familiar, sino recomendaba que unos 800 mil familiares -incluyendo padres y hermanos- que habían sometido peticiones de residencia desde mayo de 2005 recibieran de inmediato la tarjeta verde.

Deportaciones aceleradas

Una segunda enmienda votada y aprobada el miércoles autoriza la localización y deportación de los inmigrantes indocumentados cuyas visas sean rechazadas.

La iniciativa, presentada por el Senador John Cornyn (republicano de Texas) facilitará a las fuerzas de seguridad recibir información sobre las peticiones de legalización que sean denegadas.

publicidad

Agrega que las autoridades deben saber si los solicitantes de una visa de residencia tienen un historial delictivo que garantizaría la deportación.

Poco antes de la votación de la enmienda el Senado rechazó otro plan de Cornyn que pretendía limitar el número de indocumentados que podrían regularizar su situación mediante una visa Z. De haber sido aprobada hubiese puesto en peligro el debate.

No a los delincuentes

El Senado también aprobó una enmienda similar, menos restrictiva, que prohíbe la legalización a delincuentes convictos, tales como pederastas, traficantes de drogas o miembros de pandillas.

La iniciativa fue patrocinada por el Senador Edward Kennedy (demócrata de Massachusetts), y fue aprobada por con 66 votos a favor y 32 votos en contra.

Al menos otras 15 enmiendas están pendientes de ser debatidas este jueves.

Presiones compartidas

Tanto el liderazgo demócrata como la Casa Blanca han urgido al pleno del Senado para que frene la presentación de enmiendas ante el temor de cerrar las puertas a una vía de legalización y cancele el debate, como sucedió el año pasado.

El 16 de diciembre de 2005, la Cámara de Representantes aprobó un proyecto de reforma migratoria restrictivo, y el 25 de mayo el Senado aprobó un plan amplio que incluía la legalización.

Ambos proyectos debían ser armonizados por el Comité de Conferencia, pero el 3 de septiembre el liderazgo republicano canceló el debate y argumentó que el plan del Senado no era congruente con la política de seguridad nacional.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad