publicidad

Redadas, terrorismo doméstico

Redadas, terrorismo doméstico

Ese día, 6 de marzo, "llevé a mi mujer al trabajo 10 minutos después de las ocho de la mañana. Íbamos preocupados porque..."

Llanto y gritos

Ese día, 6 de marzo, "llevé a mi mujer al trabajo 10 minutos después de las ocho de la mañana. Íbamos preocupados porque estábamos tarde. En el asiento de atrás viajaba una pareja, vecinos nuestros, que también trabajaban en la fábrica. A las 8:15 comenzó la pesadilla".

Sólo se identificó con la inicial de su primer nombre, 'C', "para evitar represalias. Mi esposa no tiene papeles".

Esa mañana arrestaron a más de 300 en la redada y muchos niños se quedaron abandonados en las escuelas y guarderías de la ciudad, "porque a sus padres se los llevaron como si fueran delincuentes. Todos lloraban y gritaban".

Las detenciones ocurrieron en New Bedford, Massachussets, en una fábrica que confecciona chalecos antibalas.

"Son los mismos chalecos que usan los soldados que combaten en Irak y Afganistán", aseguró 'C'.

Para Carlos Saavedra, de la Massachusetts Immigrant and Refugee Advocacy Coalition (MIRA), este tipo de relatos "aumentará en los próximos meses" en todos los estados de Estados Unidos, a medida que el gobierno implemente los sistemas de verificación de empleo.

"Lo que pocos conocen es lo que viene después", advirtió. "¡Pobreza! En New Bedford hay decenas de familias que no tienen cómo pagar el alquiler, las cuentas, el seguro del automóvil, la comida... Es una situación muy difícil para estos trabajadores. Están desesperados".

publicidad

Estrategia de guerra

Conocido como Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS, por sus siglas en inglés), el sistema fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003.

Forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 en Washington D.C, Pensilvania y Nueva York, y la Casa Blanca quiere que todos los empleadores del país se afilien lo antes posible.

El sistema, al que los empleadores acceden voluntariamente -por teléfono o internet- faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con diversas bases de datos, y compruebe que cuenta con visa y permiso para laborar en Estados Unidos.

Como si no bastara, un segundo sistema fue habilitado hace pocas semanas por el departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).

Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), otra "herramienta" del gobierno del presidente George W. Bush para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

Matthew Allen, vocero de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), comentó que el beneficio para quienes participan en IMAGE "es que están mejor equipados para saber si su planta laboral es legal, y también para evitar que agentes federales lleguen inesperadamente a su puerta interfiriendo con sus actividades", según reportó recientemente The Washington Post.

publicidad

Nadie se escapa

A diferencia del EEVS, que sólo permite averiguar la legitimidad de un número de Seguro Social y de una autorización de empleo emitida por la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), IMAGE se extiende a todos los empleados de una empresa.

"Esta acción que está tomando el gobierno es un error tremendo para Estados Unidos", dijo Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU). "Es una tragedia para los inmigrantes".

Medina criticó al Congreso por no haber aprobado previamente una reforma migratoria y haber permitido que millones de indocumentados legalizaran su permanencia en el país "antes de haber activado estos programas".

Medina advierte que las verificaciones de empleo "perjudicarán los intereses económicos de Estados Unidos en vez de tomar acción para revivir la reforma migratoria".

"Lo que vamos a ver con esto es un abuso completo. Muchos trabajadores serán despedidos, habrá una dislocación tremenda en la economía porque estamos hablando de aproximadamente del 10 o 12 por ciento de la mano de obra de este país, que es indocumentada".

Y agregó: "No hay manera de que el gobierno pueda sacar a esta gente de los centros de trabajo sin que se desplome la actividad en la agricultura, en los hoteles, restaurantes, servicios. Y si se junta esto con las redadas, pues todo parece como un terrorismo domestico en contra de los inmigrantes".

publicidad

Sistema con fallos

Previo a la puesta en vigor del Programa Básico de Verificación de Empleo, la Asociación Americana de Abogados de Inmigración de Estados Unidos (AILA) emitió varios comunicados en los que advirtió que contenía errores "graves" y "peligrosos".

AILA precisó que el programa piloto desarrollado por el DHS fue revisado y cuestionado en 2004 por el General Accounting Office (Oficina del Inspector General de la Fiscalía de Estados Unidos, GAO) y pidió al gobierno extender las revisiones por un mínimo de seis meses, pero que la solicitud no fue atendida.

La revisión, dijo AILA, fue requerida "debido a defectos" en el diseño del sistema de verificación.

La asociación también advirtió que el plan republicano dio poderes especiales a los gobiernos estatales y locales "para usar el programa y comprobar el estatus de inmigrantes y ciudadanos", funciones que por ley le corresponden sólo al gobierno federal estadounidense.

El que entra no sale

Para el abogado José Pertierra, quien dirige el Chat de Inmigración de Univision Online, los nombres que el gobierno ingresa erróneamente a la lista negra del sistema de verificación de empleo, no es posible sacarlos del sistema.

"El mecanismo está causando decisiones equivocadas y deja a muchos inmigrantes sin empleo por fallos en los sistemas de almacenaje de datos del DHS", agregó.

publicidad

"Hay muchos casos en que los datos son mal ingresados, la información es equivocada o faltan antecedentes vitales en el historial de una persona", acotó.

Pertierra es de la opinión de que en la batalla contra la inmigración indocumentada "el gobierno está perdiendo puntos", y que por ese motivo "está exigiendo a los empleadores que se conviertan en agentes federales para que ejecuten la ley federal de inmigración".

"Pero eso no es todo. Lo grave es que para tomar una decisión de despedir a un trabajador el empleador se basa en el informe que emite la Administración del Seguro Social (SSA), y esta agencia del gobierno para emitir un informe se basa, a su vez, en su sistema de base de datos. Y ese sistema está lleno de fallos, de errores, no es 100 por ciento confiable. Eso ya lo dijo la GAO en 2004".

"Por tanto, el sistema de verificación a muchas personas, muchos trabajadores, incluso a residentes y ciudadanos de Estados Unidos", apuntó Pertierra.

Demasiadas dudas

Lidia Velásquez, abogada de inmigración y miembro de la ACLU en San Diego, California, apuntó que de los dos sistemas vigentes, uno a cargo de la USCIS y el otro dirigido por ICE, no se sabe mucho y que hay muchas dudas sobre la calidad de la información introducida en las bases de dato del gobierno.

Del sistema a cargo del ICE, recientemente habilitado, comentó que éste no sólo revisa la información de los trabajadores extranjeros, sino de todos los trabajadores de una empresa cuyos directivos voluntariamente la registren y den autorización al gobierno federal para que investiguen, sean extranjeros, ciudadanos o residentes legales.

publicidad

"No hemos visto todavía problemas con este segundo sistema. Y me reservo la opinión sobre los resultados. Es novedoso y no sabemos cuántas personas lo están utilizando, y con qué éxito. Pero la critica que comparto es que el segundo programa, IMAGE, va a ser una invasión a la privacidad de las personas, de los residentes legales y los ciudadanos de Estados Unidos".

Agregó que por ahora "no sabemos cómo califican estas empresas para que sean consideradas por el gobierno, y tampoco sabemos cómo el gobierno está procesando esta información tan confidencial".

Cuchillo de muchos filos

Velásquez también refirió que a causa de la poca seguridad de los sistemas de verificación del gobierno, existe la posibilidad de fuga de información y robo de identidad.

"Hay mucha preocupación por este asunto en la ACLU", dijo.

Puntualizó luego que IMAGE "no es una navaja de dos filos", sino que se trata de "un cuchillo de muchos filos", y que "su uso y mal uso podría acarrear más problemas que beneficios".

"El principal punto de estos programas es verificar la autenticidad de los papeles de los trabajadores extranjeros. En las fábricas hay envidias, hay coraje, hay mala intención, hay un sinnúmero de razones por las cuales este programa podría ser mal utilizado y las consecuencias las sufrirán los inmigrantes".

publicidad

Señaló que ambos sistemas "abren un sinnúmero de problemas", que "no están lo suficientemente clarificados" y que "no existe mucha información al respecto".

"Cuando empiecen las demandas veremos qué hace el gobierno federal al respecto", dijo. "No se olvide que la agencia federal de inmigración de Estados Unidos es la dependencia menos eficiente y la más cuestionada del país".

4 millones chequeados

Durante el año fiscal 2006 y lo que va del año fiscal 2007, la USCIS ha verificado más de 4 millones de trabajadores extranjeros, según dijo Dan Kane, portavoz nacional de la agencia en Washington.

"En total son 19,698 las compañías que voluntariamente hicieron un acuerdo con nosotros para verificar el estatus de sus trabajadores extranjeros contratados", explicó. "Esas compañías registraron al 3 de agosto un total 140,267 sitios (lugares, centros) de trabajo".

Detalló además que en el año fiscal 2006 (del 1 de octubre de 2005 al 30 de septiembre de 2006) se realizaron 1.741,637 verificaciones de empleo, y que en lo que va del año fiscal 2007 (del 1 de octubre de 2006 al 3 de agosto de 12007) "hemos llevado a cabo 2.546,994 verificaciones".

Kane reiteró que el sistema funciona en todos los estados, "incluso en Puerto Rico", y agregó que por razones de privacidad "no podemos dar el nombre de las empresas que pidieron las verificaciones".

publicidad

El acceso al sistema EEVS se hace por internet, al igual que el sistema IMAGE, manejado por el ICE.

Además de la USCIS, en el EEVS participan el Departamento de Defensa, el Social Security Administration (SSA), Agencias de licencias de manejar de los estados de Arkansas, California, Florida, Idaho, Illinois, Indiana, Maryland, Missouri, Nebraska, New Jersey, New York, South Dakota, Virginia y Wyoming, Mohegan Tribal Gaming Comisión, Administración de Recursos Humanos de la ciudad de Nueva York, Administración de Recursos Humanos del condado de Palm Beach, Florida, y la Agencia para la Seguridad en el Transporte de Estados Unidos.

El último cerco

Siete semanas después de que el Senado diera por terminado el debate de la reforma migratoria, los secretarios de Seguridad Nacional, Michael Chertoff, y de Comercio, Carlos Gutiérrez, dieron a conocer (el 10 de agosto) una serie de cambios a la ley de inmigración entre los que se incluyen los sistemas de verificación de empleo (EEVS e IMAGE).

Ambos secretarios lamentaron la falta de una reforma migratoria que permita regularizar el estatus de los 12 millones de indocumentados que viven en el país, pero advirtieron que el gobierno federal "tiene que ejecutar la ley".

"Con este sistema que el gobierno impulsa por razones puramente políticas, obligará a millones de trabajadores a que dejen de pagar al fisco", dijo Pertierra.

"Los indocumentados pagan impuestos y no reciben beneficios de la seguridad social porque su condición sin papeles no se los permite", agregó. "Con el sistema de verificación el gobierno ya no contará con ese dinero, se perderá. Esa plusvalía se tirará a la basura por un capricho. Es una idea descabellada".

publicidad

La 'Señora Q', otra indocumentada arrestada el 6 de marzo en New Bedford, Massachussets, dijo que si el gobierno y el congreso aprobaran la reforma migratoria "esto no estaría ocurriendo".

"Usted no sabe lo que sentí el día en que me arrestaron. ¿Y por qué? Yo no soy una criminal y así me trataron. Yo sólo vine a Estados Unidos para alcanzar un sueño. Pero desde ese día mi vida se transformó en una pesadilla", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
publicidad