publicidad

Redadas movilizaron a los votantes hispanos de Estados Unidos

Redadas movilizaron a los votantes hispanos de Estados Unidos

El clima hostil contra los inmigrantes en EU movilizó a millones de votantes hispanos a las urnas para elegir al sucesor de Bush.

"Guerra de desgaste"

WASHINGTON - La inmigración quedó relegada a un segundo plano en la última fase de la contienda electoral en Estados Unidos, pero el clima hostil contra los inmigrantes movilizó este martes a millones de votantes hispanos a las urnas.

La deportación de decenas de miles de inmigrantes indocumentados y la decidida "guerra de desgaste" emprendida por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) contra ellos en las viviendas y sitios de trabajo no ha hecho más que acrecentar el repudio de grupos pro-inmigrantes.

Ese repudio, a su vez, se ha traducido en un aumento en los trámites de ciudadanía y el empadronamiento sin precedente de aproximadamente un millón de nuevos votantes inmigrantes.

Se calcula que este año los electores hispanos sumarán al menos nueve millones, de los cuales 2.6 millones votarán por primerísima vez.

La única vía

En el condado de Montgomery (Maryland), una guía en español del Club Hispano Demócrata recuerda que el voto es la única vía para que cada inmigrante naturalizado tenga voz en el proceso democrático.

"Ya marchamos, ahora votamos el martes, 4 de noviembre!", reza un folleto distribuido a los hogares hispanos, aludiendo a las grandes manifestaciones callejeras de la primavera de 2006 para exigir una reforma migratoria.

Ese año, el voto hispano fue clave en la derrota de republicanos contrarios a la legalización, y ayudó a que la oposición demócrata recuperase el control del Congreso de Estados Unidos.

publicidad

Mayoría con Obama

Una encuesta divulgada hoy de forma conjunta por Univision, Reuters y Zogby indicó que el 78 por ciento de los latinos apoya al candidato demócrata, Barack Obama, mientras que el 13 por ciento respalda al republicano John McCain.

Según esa encuesta, realizada entre el 30 de octubre y el domingo pasado, la economía y los empleos fueron los asuntos más importantes para el 54 por ciento de los hispanos.

La cobertura médica y la inmigración fueron asuntos prioritarios para el 12 y el 11 por ciento de los encuestados, respectivamente.

¿Cómo cree usted que enfocará el tema de la inmigración el sucesor del presidente George W. Bush? Comente aquí.

El 15% del total

Los 45 millones de hispanos en Estados Unidos conforman el 15 por ciento de la población, y aunque son apenas el 9 por ciento del electorado, su voto será, según los pronósticos, decisivo en Florida y el suroeste del país.

De ahí que ambos candidatos presidenciales, y sus respectivos militantes y voluntarios, hayan dejado la piel en busca de su voto en los barrios y negocios hispanos en estados clave como Nevada, Colorado, Florida y Nuevo México.

Los resultados de la encuesta no sorprenden a los analistas ni a grupos pro-inmigrantes que advierten de una presunta xenofobia en el país.

Cada vez más distantes

"El tema de la inmigración ha movilizado a los latinos, y los ha alejado del Partido Republicano, que ha adoptado una mano dura contra los indocumentados, y eso ha perjudicado al senador McCain", dijo hoy a Efe Clarissa Martínez, directora del Consejo Nacional de La Raza (NCLR).

publicidad

"Independientemente de su estatus legal, los latinos resienten que se les meta en el mismo saco, y aunque el tema de inmigración no es su máxima prioridad, sí cuenta", agregó.

El presidente George W. Bush ganó las elecciones en 2000 gracias en parte al apoyo hispano y su promesa de reformar el sistema migratorio. Pese a que los atentados de 2001 sepultaron la posibilidad de esa reforma, Bush ganó la reelección en 2004 con el 40 por ciento del voto hispano.

Sinónimo de ataque

Ahora, la misma campaña de McCain reconoce que el senador republicano de Arizona -un foco del combate a la inmigración ilegal- afronta la erosión del voto hispano.

Las encuestas reflejan la percepción de los latinos de que el ataque frontal a los inmigrantes es sinónimo de un ataque contra ellos.

Tampoco ayuda que grupos de ultraderecha responsabilicen a los inmigrantes de todos los males del país, desde la contracción económica hasta el aumento en la contaminación, la criminalidad y el gasto fiscal.

El temor hispano

Los demócratas han explotado el temor hispano a la xenofobia, recordando que la plataforma republicana rechazó una "amnistía" para la población indocumentada.

A la defensiva, la campaña de McCain siempre ha insistido en que éste sigue apoyando una reforma migratoria integral, si bien antes hay que garantizar la seguridad de las fronteras.

publicidad

En cada foro hispano este verano, McCain reiteró que los inmigrantes "son hijos de Dios" y que el país debe mostrar más compasión con ellos.

El veredicto de hoy en las urnas determinará si ese mensaje caló en el electorado hispano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad