publicidad

Redadas causan severos daños

Redadas causan severos daños

El estricto cumplimiento de las leyes migratorias estatales causó en Colorado "graves divisiones" en la población local.

Tema multifacético

DENVER, Colorado - El estricto cumplimiento de las leyes migratorias estatales ha causado en Colorado "graves divisiones" en la población local y afectado a los niños hispanos, según las conclusiones de un panel universitario que recomienda se trate de lograr una "reconciliación comunitaria".

El panel se celebró tres semanas después que el Consejo Nacional de La Raza (NCLR) diera a conocer el informe Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños de Estados Unidos, que reveló los horrores que han vivido decenas de famitas víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados con los más pequeños de la sociedad.

Un panel de profesores y alumnos de la Universidad del Norte de Colorado (UNC), en la ciudad de Greeley, analizó el domingo el impacto negativo para toda la población de las redadas contra los inmigrantes.

El panel, convocado por el Comité de Justicia Social y Diversidad de UNC, contó, entre otros, con la presencia del dirigente comunitario, Ricardo Romero, y de la doctora Priscilla Falcón, profesora de estudios hispanos en UNC.

Según los panelistas, la complejidad de la situación inmigratoria se acentúa por tratarse de un tema multifacético, que incluye aspectos económicos, sociales, morales, históricos y raciales.

Y cuando esa complejidad se mezcla con un estricto cumplimiento de las leyes inmigratorias, es decir, redadas y deportaciones, el resultado es "una comunidad dividida", según los conferenciantes.

publicidad

Oficina permanente

En el caso concreto de Greeley, esa división se demuestra en la decisión del fiscal de distrito, Ken Buck, de gestionar la apertura de una sede permanente de la Oficina Policial de Inmigración y Aduanas (ICE) en esta ciudad (algo que aún no ha sucedido), en las redadas de diciembre del 2006 y posteriores en 2007, y en la derrota del alcalde Tom Selders el pasado 6 de noviembre por hablar públicamente a favor de los derechos de los inmigrantes.

Para Romero, muchos ciudadanos y funcionarios públicos olvidan que "Estados Unidos es un país de inmigrantes".

"Pero, por eso mismo, si para hacer cumplir las leyes de inmigración se necesita usar la fuerza, entonces eso significa que estamos en una aguda necesidad de una reforma inmigratoria", comentó.

Ni inglés ni español

Romero relató el caso de un matrimonio de Guatemala, dos de las 61 personas originarias de ese país centro americano que fueron arrestadas en la redada del 12 de diciembre del 2006 en el frigorífico Swift de Greeley.

Ese matrimonio, dijo Romero, sólo hablaba un dialecto maya, ni español ni inglés. La madre fue deportada a México, país en el que ella nunca había estado y en donde no tenía conocidos. El padre fue arrestado y estuvo detenido 30 días.

Mientras tanto, el pequeño hijo de la pareja quedó un mes a cargo de la niñera que lo cuidaba mientras los padres iban al trabajo.

publicidad

"La familia quedó totalmente devastada porque ella no sabía qué hacer en México y él no sabía cómo ayudarla. Y durante 30 días ellos no sabían qué había pasado con su hijo", puntualizó Romero.

Traumas irreversibles

"¿Cómo puede ser que si llega un europeo se lo califica como inmigrante, pero si llega uno de mi raza se lo considera indocumentado?", preguntó Romero.

Por su parte, la doctora Falcón aseveró que "los niños de los trabajadores arrestados son los más traumatizados por las redadas".

Según Falcon, unos 200 niños hispanos, la mayoría nacidos en Estados Unidos, se encontraron solos o sin uno de sus padres por las operaciones de hace casi un año.

"Esos niños son ciudadanos estadounidenses que sufren el impacto de leyes injustas. Peor aún, en la actualidad no están protegidos por ninguna ley", dijo Falcón.

"Estos niños padecen las consecuencias negativas de las políticas injustas del ICE. Y lo que estamos tratando de decir es que el ICE ya no puede continuar con esas políticas", agregó.

Consecuencias nefastas

Otro de los panelistas, el doctor George Junne, profesor de estudios africanos en UNC, se refirió al hecho que numerosos granjeros del norte de Colorado y del limítrofe estado de Wyoming deben acudir a la contratación de jóvenes mexicanos para los trabajos agrícolas, "porque son los únicos que están dispuestos a trabajar en el campo".

publicidad

"Si se hiciesen cumplir estrictamente las leyes de inmigración, se duplicaría o triplicaría el precio de los productos agrícolas. Entonces la gente se daría cuenta de las contribuciones de los inmigrantes", comentó.

Los conferenciantes coincidieron en la necesidad de la reconciliación comunitaria a partir del trabajo de los jóvenes universitarios hispanos, quienes deben rescatar la historia de Estados Unidos desde el punto de vista de los inmigrantes.

"Los jóvenes tienen que empezar a cambiar las cosas para mejor. Si ellos no lo hacen, entonces estaremos en graves problemas", sostuvo Romero.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad