publicidad

Redada federal en Idaho

Redada federal en Idaho

Agentes federales detuvieron cerca de un centenar de inmigrantes presuntamente indocumentados en el estado de Idaho.

Zona de arrestos

TWIN FALLS, Idaho - El gobierno de Washington dijo el miércoles que agentes federales de la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) arrestaron a un centenar de personas en el estado de Idaho, como parte de una operación contra presuntos inmigrantes indocumentados.

La redada se ejecutó en la región de Magic Valley, que incluye la ciudad de Twin Falls, dijo Alex Harrington, vocero de la Patrulla Fronteriza.

The Associated Press reportó que el operativo se montó después que empleados de líneas comerciales de transporte de pasajeros por autobús alertaron a las autoridades de que inmigrantes indocumentados estaban comprando grandes números de boletos.

Puntos de Idaho se han convertido en un centro de contrabando de inmigrantes, agregó Harrington, y agregó que varios residentes legales llegaban a comprar hasta 10 boletos de autobús de una sola vez, aparentemente para que fueran utilizados por extranjeros sin estadía legal en el país.

Destino de los boletos

"En realidad, un 20 por ciento de las personas que aprehendimos viajaban en dos camionetas tipo van -ambas con matrícula de Oregón- y estaban comprando boletos con dirección a Orlando, Florida", detalló Harrington.

"Otro 10 por ciento estaba en ruta a Laredo, Texas, y otro 10 ó 15 por ciento estaba en ruta a Salt Lake City", agregó, según el reporte de la agencia.

publicidad

Otros destinos incluían Boise, Denver, Chicago, Atlanta y ciudades de Carolina del Sur, dijo.

Venían de otros estados

"La mayoría de estas personas no eran de Twin Falls. No sé por qué seleccionaron a Twin Falls" como punto de encuentro, añadió Harrington. "Pero debido al aumento de agentes en la frontera sur (de Estados Unidos) es posible que los contrabandistas se estén trasladando al norte", dijo.

La agencia AP también reportó que la mayoría de los boletos eran comprados durante la noche, cuando la oficina local de la Patrulla Fronteriza está cerrada y cuando hay menos policías de servicio, dijo.

Harrington agregó que la operación de contrabando estaba usando 15 líneas de autobuses por lo menos.

Condenaron la redada

Grupos civiles calificaron la redada como una operación de etiquetamiento racial.

"Yo sé que hay categorización racial allí", aseguró Ben Reed a la estación de radio en español La Fantastica, con sede en Rupert. "Si ellos estaban investigando documentos, ¿por qué no están interrogando a todos? ¿Por qué sólo le están preguntando a personas con piel castaña?", se preguntó

Ese no es el caso, sostuvo Harrington.

"Nuestro trabajo es hacer preguntas. Ellos (los agentes) pueden acercarse a alguien sin una orden y si ellos no tienen el papel de inmigración apropiado o la identificación apropiada, serán procesados", afirmó.

publicidad

De las aproximadamente 100 personas arrestadas, se cree que todas son mexicanas excepto tres, agregó. Alrededor de una cuarta parte de los arrestados durante la redada tiene antecedentes penales, dijo.

Informe de La Raza

La redada de Idaho ocurre dos semanas después que el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), la principal organización hispana de Estados Unidos, diera a conocer un informe donde reveló que por cada dos personas detenidas en un operativo de aplicación de la ley de inmigración, un niño se queda sin familia en Estados Unidos.

Las conclusiones del estudio, elaborado por investigadores del Instituto Urbano (The Urban Institute), precisan que dos tercios de estos niños afectados por las redadas son ciudadanos americanos, y que un porcentaje similar está formado por menores de diez años.

El informe Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, detalla también las consecuencias que los operativos de aplicación de la ley de inmigración tienen sobre el bienestar psicológico, educativo y social de los niños, y señala la pesada carga que suponen las redadas de inmigración sobre las fuentes de apoyo que actúan como primer auxilio para las familias afectadas en estos incidentes: las comunidades, el sistema escolar, los proveedores de servicios sociales y las instituciones religiosas, entre otras.

publicidad

Quedan desamparados

Redadas llevadas a cabo en centros de trabajo de Colorado, Nebraska y Massachussets sirvieron como referencia al informe.

"Los gobiernos locales y comunidades estudiadas no tuvieron los recursos adecuados para atender las necesidades de los niños tras el impacto negativo de las redadas", dijo Randy Capp, un experto independiente en demografía del Urban Institute.

"Así mismo, el gobierno federal no contó con políticas y procedimientos que explícitamente consideraran la protección de los niños", agregó.

La Raza subvencionó el estudio para obtener una evaluación independiente y objetiva de cómo las recientes acciones de inmigración han afectado a los hijos de los inmigrantes arrestados.

Los más vulnerables

"En cualquier decisión política debemos tomar en consideración que estamos poniendo a los miembros más jóvenes y vulnerables de nuestra sociedad frente a un riesgo profundo", dijo Janet Murguía, presidenta de NCLR.

"Este informe claramente demuestra que pueden pasar años antes de que conozcamos el efecto completo que las redadas de inmigración tendrá en estos niños y los costos a largo plazo para nuestra sociedad", agregó.

El estudio descubrió que las redadas de agentes federales forzaron a las escuelas, guarderías y familiares indirectos a actuar rápidamente como una red protectora para los niños. Por ejemplo, en los tres lugares que sirvieron de base para el estudio los distritos escolares se aseguraron de no entregar a los niños a casas vacías y de que éstos no pernoctaran en la escuela.

publicidad

Algunas recomendaciones

Tanto la Raza como The Urban Institute recomendaron:

  • El Congreso debe supervisar la ejecución de la ley de inmigración y las actividades destinadas a garantizar que los niños estén protegidos durante la redada y otras operaciones.
  • La Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) debe asumir que siempre habrá niños, en general, niños de muy corta edad afectados por los adultos cuando son arrestados durante redadas en lugares de trabajo y debería elaborar un política para liberar a padres que tienen a su cargo niños.
  • Los padres solteros y aquellos que tienen bajo su cargo el cuidado de niños deben ser puestos en libertad con suficiente antelación a fin de evitar que sus hijos sufran interrupciones en su atención.
  • El ICE debe proporcionar los detenidos acceso a información escrita sobre cómo buscar asistencia.
  • Los detenidos tienen derecho a consultar sus derechos, a consultar y pedir asistencia al Consulado de su país.
  • Los detenidos deberían tener acceso a teléfonos, y la confidencialidad de sus conversaciones telefónicas debe garantizarse.
  • Las escuelas deben desarrollar sistemas para ayudar a asegurar que los niños tengan un lugar seguro para ir en caso de una redada, y para reducir el riesgo de que los niños se quedan sin la supervisión de un adulto cuando la jornada escolar termina.
  • Las oficinas de asistencia social y otros organismos públicos deberían preparar planes para responder a las redadas de inmigración y desarrollar estrategias de difusión para asegurar los padres y otros cuidadores de que es seguro para ellos buscar asistencia de emergencia y beneficios para los niños cuyos padres sean detenidos por el gobierno.
  • Las Iglesias y otras instituciones religiosas deben ser consideradas puntos centrales de la comunicación, la distribución de la asistencia y como una extensión de las agencias de ayuda a las familias afectadas por las operaciones ejecutadas por las autoridades de inmigración.
  • Los servicios sociales y la asistencia económica deben ser prestados a través de un prolongado período de tiempo, a menudo varios meses, hasta que el servicio de inmigración libere a los padres y sus casos se resuelven.
  • Consejería a largo plazo para los niños y sus padres para mitigar impacto psicológico puede ser también necesario.
  • Familiares, amigos, líderes comunitarios y proveedores de servicios deben elaborar planes para las familias de los inmigrantes en el caso de un solo de los padres o cuidador primario este a cargo del cuidado de un hijo y que estén dispuestos a proporcionar al ICE la documentación necesaria para que las autoridades liberen al detenido en una redada.
  • Abogados de inmigración, defensores de lo derechos de los inmigrantes, líderes comunitarios y otros deberían ser honestos con los inmigrantes detenidos acerca de sus posibilidades de permanecer en Estados Unidos y poder entonces diseñar un buen plan estratégico para ganar un caso.
  • En las redadas se detuvo a inmigrantes que no podían pagar grandes honorarios a abogados en casos, además que no tenían grandes probabilidades de éxito, especialmente cuando ya están haciendo frente a importantes dificultades económicas.
  • Un centro de intercambio de información acerca de cómo responder a las redadas debe ser desarrollado a nivel nacional. Dicho centro podría ser un repositorio de historias acerca de las redadas, una vía para el intercambio de información, y un centro para el desarrollo de mejores prácticas en la prestación de servicios (sociales y de ayuda legal a los inmigrantes detenidos).
publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad