publicidad

Polémica por arrestos en Texas

Polémica por arrestos en Texas

El arresto de 5 indocumentados que intentaban abandonar Estados Unidos por el aeropuerto de Texas causa controversia.

El argumento oficial

HOUSTON - En poco más de seis meses las autoridades estadounidenses han detenido a por lo menos cinco indocumentados que intentaban abandonar el país desde Texas, en lo que algunos consideran una política errónea.

Según informó el diario "Houston Chronicle", todas las detenciones se produjeron en el aeropuerto internacional George H. W. Bush de la ciudad de Houston, y los destinos de los detenidos eran México, El Salvador y Honduras.

De acuerdo con la fiscalía de Estados Unidos, las detenciones son totalmente legales, ya que los arrestados habían sido deportados en anteriores ocasiones y, según la ley federal, es un delito volver al país sin documentos migratorios después de haber sido deportado.

"Le habríamos hecho trampa a la ley si los oficiales de inmigración destinados en el aeropuerto hubieran ignorado el hecho de que estas personas no habían reconocido haber estado ilegalmente en el país. Se presentaron en la sala de abordaje y el sistema les descubrió", dijo el fiscal federal Don DeGabrielle.

DeGabrielle precisó que si la persona detenida en estas circunstancias no ha cometido ningún delito, aparte del regreso sin documentos después de una primera deportación, puede ser condenada a dos años de cárcel.

Larga pena de cárcel

Esas sentencias pueden subir a diez años si el detenido ha cometido algún delito relacionado con tráfico o venta de droga, y a 20 años si el delito es grave, por ejemplo un homicidio.

publicidad

Las detenciones de Houston fueron realizadas por oficiales del Departamento de Aduanas y Protección de Fronteras (CBP por sus siglas en inglés).

Los oficiales del CBP descubrieron a dichos indocumentados después de revisar bases de datos restringidas usando como referencia las listas de pasajeros provistas por las aerolíneas.

"Esto no es una operación específica dictada por el Gobierno federal. Se trata simplemente de la ejecución de la ley federal. Ocurre todos los días en los cientos de puntos de salida que tiene Estados Unidos", precisó Kelly Klundt, portavoz de CBP en Washington D.C.

Klundt, quien enfatizó que en esta práctica no ha habido presión política, no pudo especificar cuántas detenciones de este tipo ha habido en los últimos meses o años.

Arrestos sin sentido

Algunos abogados consideran, sin embargo, que estas detenciones no tienen sentido.

Es el caso de Michael Herman, miembro de un bufete de abogados radicado en Houston que lleva casos a nivel federal y que trabaja en la defensa de uno de los inmigrantes detenidos en Houston.

"Creo que (los inmigrantes) se encuentran entre la espada y la pared. Aunque quieran salir del país de buena fe y bajo su propia voluntad, respondiendo a lo que ven en nuestro país en este momento en cuanto a ese asunto de inmigración, la verdad es que no saben qué hacer porque ni pueden salir con la certeza de que el Gobierno les dejará hacerlo", comentó Herman.

publicidad

Desperdicio de dinero

Asimismo, Herman consideró que estas acciones son un desperdicio de dinero público ya que, según cálculos del Departamento de Prisiones, el país gasta un promedio de $5 mil si uno de estos detenidos pasa unos tres meses encarcelado antes de ser deportado.

Además, Herman disiente de la aseveración de Klundt en cuanto a que no hay una motivación política en esta práctica.

"Me imagino que están respondiendo a la presión del público estadounidense para tomar acciones en contra de los inmigrantes", señaló el abogado.

DeGabrielle, por su parte, aseguró que lo que intentan las autoridades es disuadir a cualquiera que quiera regresar a Estados Unidos sin documentos migratorios después de haber sido deportado.

"Si no les estuviéramos deteniendo, estaríamos dando a entender que no hay consecuencias por venir aquí sin documentos repetidamente. Pero sí hay consecuencias", finalizó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad