publicidad

Plan de expulsión no funciona

Plan de expulsión no funciona

El plan gubernamental de autodeportación ha dado escasos resultados en los primeros seis días de funcionamiento.

Críticas y rechazos

WASHINGTON - El publicitado plan gubernamental que ofrece expulsiones voluntarias para unos 475 mil inmigrantes indocumentados con orden de deportación final de Estados Unidos, parece condenado al fracaso. Sólo tres personas se han acercado a la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE) para arreglar su salida del país, según un reporte del diario The Washington Post publicado el domingo.

Denominado "Operación Salida Programada", el plan fue diseñado por el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) para reducir la población indocumentada y otorgar la posibilidad a los voluntarios a que planifiquen con tiempo sus salidas.

De acuerdo al proyecto, los 475 mil indocumentados con orden de deportación tendrán entre el 5 y el 22 de agosto para presentarse y sólo podrán hacerlo e cinco ciudades: Phoenix (Arizona), Santa Ana y San Diego (California), Charlotte (Carolina del Norte), y Chicago (Illinois).

Pero el programa desató el rechazo inmediato de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos, quienes piden al gobierno el freno inmediato de las deportaciones hasta que el Congreso apruebe una reforma migratoria que incluya una vía de legalización para los indocumentados.

Escasas respuestas

La fría acogida refleja, según The Washington Port, el deteriorado estado de las relaciones entre los funcionarios del orden y los grupos defensores de los inmigrantes en el año que ha transcurrido desde el fracaso del proyecto de ley de reforma migratoria.

publicidad

El diario destacó que desde el fracaso del debate de la reforma en el Senado, impulsada por el presidente George W. Bush, la ICE ha incrementado las redadas en los lugares de trabajo, domicilios y vecindades de distintas ciudades estadounidenses.

El arresto la deportación de miles de inmigrantes provocan fuertes críticas de grupos de derechos civiles, líderes religiosos y laborales, y organizaciones que exigen una reforma migratoria amplia a la Casa Blanca, a la que acusan de abusar de los inmigrantes.

La desconfianza hacia el Gobierno explicaría el que los grupos de defensa de los inmigrantes no hayan instado a los extranjeros con órdenes de deportación a presentarse de forma voluntaria.

Hacia la criminalización

El diario recordó que importantes miembros del Congreso culpan a la ICE de haber olvidado su objetivo fundamental: el de perseguir a indocumentados con historial criminal.

Según las cifras que maneja el periódico, las deportaciones de no-criminales aumentaron un 91 por ciento entre 2003 y 2007, mientras que las de personas con historial delictivo subieron solo un 16 por ciento.

El programa "Operación Salida Programada" está diseñado para personas que han violado las órdenes de deportación, a quienes Estados Unidos considera "extranjeros fugitivos".

El abogado José Pertierra, coordinador del Chat de Inmigración de Univision.com recordó que la estadía sin papeles en Estados Unidos es "una falta de carácter civil".

publicidad

Detalles del plan

Según el reglamento de la "Operación Salida Programada", los inmigrantes indocumentados con orden de deportación pero que no tienen historial delictivo y no suponen una amenaza para la seguridad nacional o las comunidades en las que viven, pueden disfrutar de un periodo de gracia de hasta 90 días antes de partir de Estados Unidos.

Al presentarse de forma voluntaria, los extranjeros evitan el riesgo de ir a la cárcel y en algunos casos pueden dejar el país acompañados de familiares.

Por su propia cuenta

El ICE explicó que los extranjeros que puedan pagar su propia expulsión "tendrán la flexibilidad de hacer sus propios planes de viaje".

Agregó que los ciudadanos estadounidenses o extranjeros con una situación inmigratoria legal no pueden ser expulsados de Estados Unidos por el ICE.

En cuanto a la activación de la ley del castigo, Pertierra recordó que se trata de la Ley de los 10 años fuera de Estados Unidos y que fue aprobada por el Congreso en 1996.

"La legislación establece que si un extranjero permanece ilegalmente en Estados Unidos por más de 180 días, debe esperar fuera del territorio por tres años, y si la estadía indocumentada supera los 365 días o un año, el castigo sube a 10 años".

Cumplida la condena, el inmigrante puede pedir un perdón a través de la embajada o el consulado estadounidense en su país de origen.

publicidad

"Pero eso es como jugar a la ruleta rusa", dijo Pertierra. "Si el caso lo pierde, ya no podrá volver nunca más".

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad