publicidad
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados que aguardan una reforma migratoria para salir de las sombras y legalizar sus permanencias.

Permisos temporales serían clave en reforma migratoria

Permisos temporales serían clave en reforma migratoria

El permiso temporal de trabajo sería un elemento clave en una eventual reforma migratoria, indicó un experto.

En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados que aguardan una r...
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados que aguardan una reforma migratoria para salir de las sombras y legalizar sus permanencias.

Experto dibuja propuesta que podría ser ventilada en el 2013

NUEVA YORK - El permiso temporal de trabajo en Estados Unidos sería un elemento clave en una eventual reforma migratoria, ya que respondería a la demanda de fuerza de trabajo y al deseo de los inmigrantes de regresar a sus lugares de origen, indicó un experto.

El investigador de la Universidad de Nueva York (NYU), Muzaffar Chishti, afirmó que "la migración debe basarse en la demanda de las empresas. Lo mejor que podemos hacer es dejar que la gente emigre sobre la base de un empleo".

"Las personas no quieren emigrar al azar, sin tener nada asegurado", afirmó Chishti durante su participación en un panel de discusión celebrado el lunes en la Sociedad de las Américas, titulado "Políticas migratorias en la siguiente administración".

publicidad

Chishti, director del Instituto de Políticas sobre la Migración de NYU, dijo que los permisos temporales de trabajo renovables y que permitieran eventualmente la ciudadanía serían una manera de considerar a la migración como un flujo de ida y vuelta entre país de origen y de destino.

"Tenemos una arquitectura migratoria en Estados Unidos basada en leyes de la década de los 50, en pleno siglo XXI", expresó el académico.

¿Qué opina de los anuncios sobre un eventual debate y aprobación de la reforma migratoria en 2013? Participe en el Foro de Inmigración.

Bosquejo de reforma

Una propuesta del Instituto de Políticas sobre la Migración señaló que en una reforma integral, el gobierno federal otorgaría permisos de trabajo temporal de tres años, renovables por un lapso similar, luego el inmigrante podría solicitar la ciudadanía de Estados Unidos.

Una reforma migratoria en Estados Unidos no significaría sólo abrir un camino para que los 11 millones de inmigrantes indocumentados que radican en el país tuvieran una vía para legalizar su situación, sino tendría que impulsar la economía del país, apuntó Chishti.

El investigador advirtió que una reforma migratoria incompleta incluso podría ni siquiera ofrecer a un inmigrante la posibilidad de obtener la ciudadanía y ser sólo un programa de visas de trabajo, tal como el programa de "Acción diferida".

publicidad

Intentos fallidos

El director lamentó que a diferencia de otros intentos por reformar el sistema migratorio en Estados Unidos, en esta ocasión la iniciativa privada hubiera evitado un papel destacado en el tema.

En el panel de discusión participó también Erica Gonzalez, editora ejecutiva de El Diario de Nueva York, Jorge Pérez, vicepresidente de la empresa de recursos humanos Manpower en América del Norte y Chung-Wha Hong, directora de la Coalición de inmigrante de la ciudad.

Hong consideró que se debe promover la migración como un elemento clave para la prosperidad económica de Estados Unidos, lo que debe integrar a un número amplio de organismos y empresas en la promoción de este objetivo.

"No es un camino contradictorio entre inmigrantes y estadunidenses. Tenemos la oportunidad de hacer de la migración un debate sobre una solución, en vez de una discusión sobre cómo resolver una crisis en Estados Unidos", enfatizó Hong.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El relanzamiento del Nokia 3310 después de 17 años es una de las propuestas más curiosas, además Blackberry vuelve también al ruedo tecnológico con el KEYone un poderoso móvil con capacidad de enfrentarse a cualquiera de sus adversarios. Por su parte LG impulsa su nuevo LGG6 un teléfono de una sola pieza a prueba de agua.
La entrega del último galardón de la noche fue una verdadera confusión. Se leyó 'La la land' en vez de 'Moonlight', al parecer porque la tarjeta entregada a los presentadores no era la correcta. La película que finalmente fue reconocida con la estatuilla tomó a actores y directores por sorpresa quienes corrieron al escenario para aceptar el premio.
En 2011 Donald Trump fue blanco de las bromas del Barack Obama tras la polémica por el certificado de nacimiento del presidente y este año, en su primera cena en el cargo, el mandatario anunció que no asistirá.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
publicidad