publicidad

Peligran las cosechas en EU

Peligran las cosechas en EU

La grave escasez de trabajadores agrícolas está obligando a los granjeros estadounidenses a abandonar los cultivos.

Peligran las cosechas en EU 45b60b35e7c94c28bd10a68fece305ec.jpg

No hay suficientes manos

PHILADELPHIA - La grave escasez de trabajadores agrícolas está obligando a los granjeros de Pennsylvania, y de otros estados, a abandonar los cultivos de vegetales y frutas frescas de la temporada. Y muchos temen que el sector entre en crisis, a menos que el gobierno y el Congreso tomen cartas en el asunto.

"Estamos en riesgo de perder nuestro sector de frutas y vegetales frescos y dárselos a otros países", dijo Ketty Eckel, uno de los principales productores de jitomate en Clarks Summitt, zona agrícola del norte de Pensilvania.

La Agencia mexicana de Noticias (Notimex), dijo que Eckel, un granjero de 61 años y más de 35 como productor, sabe de lo que habla porque decidió, hace poco, abandonar por completo la producción de jitomate, del que produce cinco millones de toneladas al año.

publicidad

¿La razón? La falta de pizcadores, la mayoría inmigrantes mexicanos.

"Mi contratista, Ray Vega, me informó que no podía garantizarme los trabajadores necesarios para la cosecha. Y yo no he contratado trabajadores locales para la pizca del tomate desde la década de los años 60, cuando venían abuelitas de Polonia", relató el granjero.

Menos del mínimo requerido

La granja de Eckel, de unas 445 hectáreas de extensión, requiere de unos 110 trabajadores para la cosecha del tomate, el de mayor rendimiento de todo el resto de sus cultivos.

Durante la cosecha de 2007 tuvo 75 campesinos, y este año el contratista le dijo que no podía asegurarle el mínimo necesario para la cosecha.

La principal razón que argumentaron los trabajadores inmigrantes al contratista fue que tenían miedo de viajar a Pennsylvania debido a las redadas, detenciones y deportaciones de las autoridades migratorias estadounidenses.

La cosecha del tomate se prolonga durante seis semanas, de agosto a octubre.

Obligado a cambiar planes

Eckel dijo a Notimex que requiere invertir $1.5 millones en plantar la cosecha, pero debido a la escasez de trabajadores optó por abandonar los planes de sembrar jitomate, calabaza y el maíz dulce, y que plantará sólo maíz, para aprovechar la escalada mundial de precios de este producto, hoy en día materia prima para la fabricación de biocombustible.

publicidad

Como él, Mark McNeil, del Buró Agrícola de Pensilvania, cree que la situación de Eckel Farms es similar a la de muchos agroproductores de Pennsylvania.

"Los granjeros de productos frescos están muy preocupados de que no tienen suficientes trabajadores en la próxima temporada en un sector que requiere mano de obra intensiva", le dijo a Notimex.

Pensilvania alberga 58 mil granjas, la mayoría pequeñas y medianas, pero a pesar de que son una fuente generadora de empleo, los trabajadores locales rehúsen el duro trabajo de campo, aún cuando la paga es superior al promedio, explicó O'Neil.

No son los únicos

Pennsylvania no es el único estado donde los agricultores enfrentan la grave escasez de campesinos para atender las plantaciones y las cosechas.

En Colorado, por ejemplo, el aumento de los controles inmigratorios puso en peligro la cosecha 2008 y, si continúa, puede hasta hacer desaparecer la agricultura de la zona, según el Sindicato de Granjeros de las Montañas Rocosas.

Mediante un comunicado, la agrupación sostuvo que desde que se implementaron las leyes de reforma migratoria estatal, en agosto de 2006, por lo menos 9 mil trabajadores agrícolas hispanos dejaron Colorado.

Según Mick McAllister, portavoz de los granjeros, el problema afecta ante todo a los productores de frutas y verduras y, si la solución no llega con prontitud, se corre el riesgo de que este año no haya suficiente mano de obra disponible como para preparar los campos para la siembra.

publicidad

Y, si los trabajadores no llegan y el problema se repite durante los próximos cinco a diez años, "la industria de la fruta y la verdura desaparecerá de Colorado", y esos bienes de consumo tendrán que ser importados desde países de América Latina, comentó McAllister.

"Problema muy grande"

Las afirmaciones de McAllister fueron corroboradas por varios productores agrícolas.

Según Dewey Zabka, dueño de Martin Produce en Greeley, la falta de trabajadores agrícolas es "un problema muy grande" y "un asunto muy serio" que puede llevar al cierre de los negocios.

Para Andy Grant, de Grant Farms en Wellington, la coyuntura es "desesperante".

Ambos granjeros indicaron que el problema surge de la combinación de nuevas leyes migratorias en Colorado, un aumento de las redadas de inmigración en el norte y el oeste del estado, más multas y controles para evitar la contratación de indocumentados y un sistema de visas temporales complicado y costoso.

Ya lo habían advertido en 2007

A mediados del año pasado Eckel denunció que había experimentado una declinación considerable en el número de trabajadores inmigrantes que se presentaron para recolectar los tomates en su finca de 809.4 hectáreas (2 mil acres) en el noreste de Pennsylvania.

Eckel representa la cuarta generación de su familia que se ha dedicado al cultivo de tomates y es propietario de Fred W. Eckel Sons Farms Inc.

publicidad

El empresario añadió que la incapacidad del Congreso para aprobar una reforma amplia de inmigración ha limitado su capacidad de contratar a suficientes trabajadores a fin de llevar sus productos al mercado.

La mayoría de los trabajadores de Eckel provenía de México.

"Numerosos trabajadores se muestran dubitativos de viajar, de manera legal o ilegal, debido al escrutinio bajo el que están ahora", dijo Eckel, quien ha suministrado tomates a supermercados y restaurantes en buena parte del este del país. "Así que menos trabajadores cruzan los límites estatales".

Sistema está "descompuesto"

"El sistema para suministrar nuestra mano de obra está descompuesto y las emociones que rodean el tema de la inmigración interfieren en el camino de quienes están en el ámbito político para avanzar en su resolución", lamentó Eckel el año pasado durante una conferencia de prensa en su granja, ubicada en Clarks Summit.

En los últimos tres años el Congreso ha debatido tres propuestas de ley de reforma migratoria. La primera fue aprobada por la Cámara de Representantes el 16 de diciembre de 2005 y criminalizaba la estadía indocumentada, la segunda el 25 de mayo de 2006 e incluyó una vía de legalización para la mayoría de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

publicidad

Ambos planes debían ser armonizados por el Comité de Conferencia, pero la instancia fue cancelada por el entonces liderazgo republicano, quien argumentó que el plan del Senado no era congruente con la seguridad nacional.

Un tercer proyecto, debatido entre mayo y junio de 2007 y que también incluía una vía de legalización, fue desestimado por falta de apoyo bipartidista en el Senado.

Eckel dijo lamentar las acciones de aplicación de la ley como las redadas porque considera que están coreografiadas para poner énfasis en la percepción de que el gobierno hace algo, cuando la realidad de los millones de indocumentados en Estados Unidos es otra.

"Se necesita ser ingenuo para que los funcionarios no se den cuenta cuando viajan que son los inmigrantes los que trabajan en los hoteles o restaurantes, quienes arreglan sus cuartos y hacen los trabajos de la cocina", comentó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Los jóvenes dreamers dicen que con la situación que vive EEUU y la nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen que pedir ayuda de dinero para poder realizar sus estudios, pues temen que esto les pueda costar su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
Juan García del ACT, uno de los dos exámenes estandarizados, nos habla de las cosas que se deben evitar a la hora de llenar la admisión universitaria.
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
publicidad