publicidad

Obispos condenan las redadas

Obispos condenan las redadas

Los obispos católicos de Salt Lake City y Sacramento criticaron el protocolo que usa el ICE durante las redadas de inmigración.

No es como dicen

Los Obispos católicos de Estados Unidos mostraron su preocupación el jueves por los protocolos seguidos en las últimas redadas ejecutadas por agentes federales de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), una de las 23 dependencias del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS).

Los obispos de las diócesis de Salt Lake City (Utah) y Sacramento (California), John Wester y Jaime Soto, respectivamente, emitieron un comunicado en el que expresaron su desacuerdo con algunos procedimientos seguidos por la ICE en las redadas de inmigrantes en centros laborales.

"Aunque el ICE ha emitido recientemente una serie de orientaciones sobre qué hacer en caso de redadas en el trabajo, creemos que tales orientaciones no responden a lo que es necesario", señaló la nota de los prelados.

Wester y Soto urgieron a las autoridades a emprender protocolos adicionales que incluyan evitar las redadas cerca de centros que ofrecen ayudas sociales caritativas.

También urgieron al gobierno a suspender las aprehensiones de inmigrantes indocumentados en caso de catástrofes naturales.

Libertad a los padres

Las recomendaciones hechas por los obispos de Salt Lake City y Sacramento agregan la liberación, tras una redada del ICE, de aquellas personas que tengan la responsabilidad de cuidar a familiares dependientes o facilitar información legal, y evitar la transferencia de personas a otros lugares (estados) lejos de la comunidad.

publicidad

También pidieron poner en marcha mecanismos de localización de familiares detenidos como resultado de redadas y el desarrollo de planes de educación comunitaria.

El pasado 11 de febrero, ambos obispos enviaron una carta al jefe de la Seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff, y a la subsecretaria del DHS y responsable del ICE, Julie Myers, para darles a conocer su posición.

La campaña de Mahony

La misiva de los obispos Wester y Soto se difundió nueve días después de que el cardenal de Los Ángeles, Roger M. Mahony, lanzara una campaña de envío de mensajes al Congreso para exigir el freno de las redadas y la aprobación de una reforma migratoria que incluya una vía de legalización de inmigrantes indocumentados.

Mahony resaltó que la campaña iniciada se mantendrá durante toda la Cuaresma, y que tiene como propósito ayudar a proteger a los niños estadounidenses hijos de padres sin estadía legal en el país, pidiéndole al Congreso que repare el sistema migratorio "que se encuentra roto".

La campaña incluye el envío de tarjetas con mensajes a los integrantes del Congreso para que reparen la ley de inmigración y aprueben una reforma que permita legalizar a los 12 millones de indocumentados que viven en el país.

La Raza preocupada

A finales de octubre del año pasado el Consejo Nacional de la Raza (NCLR), el mayor grupo hispano de Estados Unidos, publicó un detallado informe en el que reveló que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

publicidad

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos,  reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Qué exigen los obispos

Para los obispos católicos de Estados Unidos, la reforma migratoria que exigen debe incluir:

  • Una vía de legalización ganada que le permita a las personas indocumentadas obtener la residencia permanente;
  • Un programa de visas de trabajo que proteja a los trabajadores extranjeros y salvaguarde los empleos de los trabadores americanos;
  • Una reforma a la inmigración basada en peticiones familiares que reduzca los tiempos de espera para la reunificación familiar;
  • Restauración de los debidos procesos legales para los inmigrantes; y
  • Políticas que resuelvan de raíz las causas que originan la inmigración.
publicidad

A mediados de 2007 la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos planeó dijo que "necesitamos una reforma migratoria realista. Necesitamos un proyecto de ley que sea justo, práctico y que se pueda implementar, que sea aprobado por el Congreso y se convierta en ley".

El Congreso debatió entre mayo y junio una propuesta elaborada en secreto por negociadores demócratas, republicanos y de la Casa Blanca, pero el 28 de junio suspendió las discusiones por falta de apoyo bipartidista.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad