publicidad

Obama y McCain no hablaron de inmigraciòn en el debate

Obama y McCain no hablaron de inmigraciòn en el debate

Obama y McCain tuvieron tres debates para hablar de la crisis, impuestos, guerra, aborto... Pero obviaron a los indocumentados.

Oídos sordos

MIAMI - Tres debates, 270 minutos para hablar de la crisis financiera, impuestos, déficit fiscal, guerra, aborto, educación… El demócrata Barack Obama y el republicano John McCain no se dieron tregua, subrayaron sus diferencias y prometieron cambios profundos en Washington a partir del 20 de enero de 2009 si alguno es elegido presidente de Estados Unidos. Pero ninguno mencionó el tema de la reforma migratoria y el futuro inmediato de los 12 millones de indocumentados.En la víspera del tercer debate, celebrado en la Universidad Hofstra, en Hempsters, Nueva York, las comunidades de inmigrantes les pidieron a ambos candidatos que abordaran el tema migratorio, que expusieran sus planes y explicaran sus proyectos, y que dijeran si estarían dispuestos o no a detener las redadas hasta que el Congreso aprobara la reforma a las leyes de inmigración.

publicidad

"Se me hace una terrible tragedia que el tema no haya sido tratado en ninguno de los tres debates presidenciales", dijo a Univision Online Angélica Salas, directora de inmigración de la  Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA). (Obama y McCain) "han ignorado el sufrimiento y la vida de más de 12 millones de personas que están sin papeles en Estados Unidos".

Con voz quebrantada y el enojo a flor de piel, Salas agregó que al igual que 'Joe el plomero' citado por McCain, "entre los inmigrantes indocumentados hay también miles de personas como él, padres de ciudadanos estadounidenses que han dado todo por el engrandecimiento de Estados Unidos y que merecen ser considerados".

No está en la lista

En Washington DC, el abogado José Pertierra, coordinador del Chat de Inmigración de Univision Online, comentó que para ninguno de los candidatos "el tema de la inmigración es prioritario".

Preguntado si el silencio de los candidatos podría debilitar sus campañas faltando tres semanas para la elección, Pertierra dijo que "ha sido evidente durante todo el curso del proceso que el tema migratorio no está en la lista de asuntos importantes", y agregó que en la actual crisis financiera "el tema de la inmigración se todavía más controversial de lo que era antes de esta crisis que estamos viviendo no sólo aquí, sino en todo el mundo".

publicidad

Sobre el futuro del debate migratorio, Pertierra presagió que en 2009 "habrá un proyecto", pero que su aprobación en el Congreso "dependerá de la evolución de la economía".

"Si las cosas no mejoran, dudo que haya debate a favor de los indocumentados", apuntó.

¿Cree que los candidatos debieron exponer sus propuestas migratorias en el último debate presidencial? Comente aquí.

"Decepcionante"

Juan José Gutiérrez, del Movimiento Latino USA, en Los Angeles, California, dijo al término del debate que fue "desagradable que no se haya tocado el tema de la inmigración", un asunto que, dijo, "debe ser tratado con la seriedad que merece el caso".

"Para quienes estamos a favor de la reforma migratoria amplia con vía de legalización, es sumamente decepcionante que ni Obama ni McCain hayan hablado esta noche de los indocumentados", agregó.

Gutiérrez cree que el "silencio migratorio" fue condicionado por los asesores de ambos candidatos, pero que el tema "lo van a tener que tocar en 2009". Sin embargo, dijo que para que eso ocurra "depende de lo que hagamos los grupos nacionales que defendemos los derechos de los inmigrantes de Estados Unidos".

Silencio estratégico

En San Diego, al sur de Los Angeles, Lilia Velásquez, abogada de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU), afirmó que el silencio de los dos candidatos sobre el tema de la reforma migratoria es "lamentable".

publicidad

"Lo hicieron de manera estratégica. Ambos sabían muy bien que abordar el tema en un foro publico como este y a estas alturas del juego podía significar un suicidio político", indicó.

Agregó que la crisis financiera, la guerra y los problemas sociales "no dieron cabida al tema de la reforma migratoria", y que si lo hubiesen tratado "quizás el público y los electores no lo hubiesen tomado bien".

"Es muy triste", dijo. "Lo ignoraron del todo y eso es lamentable y triste. ¿Donde esta la esperanza? ¿Donde esta la fe?, se preguntó. Ella misma respondió: Quieren (Obama y McCain) ignorar el voto latino. Sólo puedo decir que nos quedamos con muchas interrogantes".

Para los comicios del martes 4 de noviembre están calificados para votar 18 millones de latinos. En los comicios presidenciales de 2004 votaron 7.5 millones. Se espera que este año participen 10 millones de votantes de origen hispano.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad