publicidad
El plan de los senadores Bom Menendez y Patrick Leahy busca legalizar a la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Obama y activistas respaldan plan migratorio

Obama y activistas respaldan plan migratorio

El Presidente Obama y directores de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los indocumentados apoyan el plan de legalización de los senadores Menéndez y Leahy.

El plan de los senadores Bom Menendez y Patrick Leahy busca legalizar a...
El plan de los senadores Bom Menendez y Patrick Leahy busca legalizar a la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

Proyecto Menéndez-Leahy propone legalizar a indocumentados

WASHINGTON " El Presidente de Estados Unidos y varios directores de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los indocumentados se pronunciaron a favor de un nuevo plan de reforma migratoria entregado al Senado. Obama urgió al Congreso a debatirlo, mientras que los activistas insistieron en la necesidad de darle residencia a millones de extranjeros sin papeles que llevan años viviendo escondidos en el país.

El plan, The Comprehensive Immigration Reform Act of 2010, fue entregado el jueves por los senadores demócratas Bob Menéndez (Nueva Jersey) y Patrick Leahy (Vermont y presidente del Comité Judicial del Senado) para que sea incluido en la agenda de debates antes del término del actual período de sesiones, que finaliza en enero de 2011.

publicidad

Uno de los capítulos del proyecto propone abrir una vía de residencia permanente a millones de indocumentados que carecen de antecedentes criminales, paguen impuestos, hablen inglés y paguen una multa de $1,000 al inicio del proceso de legalización.

Obama apoya el plan

En un comunicado difundido por la Casa Blanca, Obama expresó su satisfacción por la entrega del proyecto de ley en el Senado y dijo que espera "con interés examinar detalladamente" el plan de reforma migratoria integral.

"No podemos continuar permitiendo que la política partidista y la retórica divisiva dominen y retrasen lo que se necesita hacer con respecto a este asunto crucial", destacó.

Durante la campaña presidencial 2008, Obama prometió empujar una reforma completa a las leyes de inmigración durante el primer año de su mandato, pero asuntos más importantes como la crisis financiera, las guerras en Afganistán e Irak y los debates de las reformas de salud y energética postergaron el compromiso.

Debate truncado

En los últimos meses, el mandatario la culpado a los republicanos de utilizar el tema de la reforma migratoria como un argumento político en un año de elecciones de medio tiempo que concluirán el primer martes de noviembre, cuando los votantes acudirán a las urnas para elegir la totalidad de los 435 asientos de la Cámara de Representantes, un tercio del Senado (34 de 100 curules) y 34 gobernadores (de 50).

En la nota, Obama recordó además que la situación actual (de millones de inmigrantes) "simplemente es inaceptable para nuestra economía y nuestra seguridad".

"La reforma integral de la inmigración proporcionaría recursos duraderos y específicos a nuestra seguridad fronteriza y restablecería la rendición de cuentas y la responsabilidad en nuestro sistema, actualmente fracasado", subrayó.

Números grandes

Un reciente informe del Pew Hispanic Center dado a conocer en Washington DC reveló que el número de indocumentados en Estados Unidos es de 11.1 millones y que la mayoría es de origen latinoamericano, principalmente de México. El Departamento de Seguridad Nacional (DHS) estimó que el número de extranjeros sin permiso legal de estadía asciende a los 10.8 millones.

Obama añadió en el comunicado un llamado a los legisladores de ambos partidos, el demócrata y el republicano, para que colaboren en la solución del sistema, uno de los "grandes desafíos" que afronta el país.

El plan Menéndez-Leahy volvió a alimentar las expectativas de grupos pro-inmigrantes en todo Estados Unidos a favor de una reforma migratoria comprensiva una semana después de que el Senado rechazara aprobar otra propuesta demócrata a favor del Dream Act, un proyecto de legislación que otorga residencia a miles de estudiantes indocumentados sobresalientes y fue agregado en la nueva propuesta del jueves.

publicidad

Reforma sigue viva

Menéndez consideró que la presentación de la medida da la "posibilidad de avanzar" sobre la reforma después de los comicios de noviembre, cuando con seguridad llegarán nuevos miembros al Congreso y otros habrán perdido la reelección.

El nuevo plan de reforma migratoria incluye la solicitud de nuevos fondos para la seguridad fronteriza y deja en claro que el Gobierno federal de Washington es el único que tiene "el poder" para hacer cumplir las leyes migratorias.

También agrega el proyecto de ley AgJobs, que otorga residencia a unos 2.5 millones de trabajadores campesinos, y pide revisar y mejorar el sistema de reunificación familiar. También busca un fortalecimiento de la cooperación entre Estados Unidos, México, y Canadá para mejorar la seguridad fronteriza y coordinar la lucha contra el crimen organizado.

Exige además a todos los empleadores en Estados Unidos el registro y uso del programa federal E-Verify para chequear el estatus migratorio de todos los empleados en un plazo de cinco años.

"No hay excusa", dice La Raza

Tras la presentación del nuevo proyecto, Janet Murgía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el principal grupo hispano de Estados Unidos, dijo que con la entrega del proyecto los senadores Menéndez y Leahy "están enviando un mensaje claro al Congreso de que la reforma migratoria es un trabajo pendiente” y que ahora “no hay ninguna excusa para continuar descuidando un asunto que tiene un impacto tan profundo en el tejido social y económico de la nación".

publicidad

Agregó que el proyecto de ley responde al deseo de la mayoría de los estadounidenses que quieren una solución seria al problema y reclamó el término de la “demagogia” que amenaza “la larga y orgullosa historia de los hispanos en Estados Unidos”.

“Elogiamos el liderazgo del Senador Menéndez y seguirá impulsando las oportunidades de todos y cada uno para lograr una reforma migratoria. Se trata del mejor interés del país y el respeto de nuestra comunidad, y los votantes latinos tienen en sus mentes que este mes de noviembre ", concluyó.

Solución "madura"

Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalición pro Derechos Humanos del Inmigrante en Los Angeles (CHIRLA), declaró que el plan Menéndez-Leahy “es una solución madura para reparar el peligroso, quebrantado e inhumano sistema de leyes migratorias y sin desviarse de tres valores fundamentales para los estadounidenses: libertad, justicia, y oportunidades para todos”.

Al detallas los alcances del plan, dijo que la propuesta “favorecerá a las familias, a los contribuyentes y a la economía” y que “los nuevos inmigrantes que accedan a registrarse, podrán jugar bajo reglas, pagar impuestos justos, aprender inglés y adherirse a los valores y estándares estadounidenses, y también podrán ganarse la oportunidad de alcanzar su pedacito del Sueño Americano”.

Angela Kelly, vicepresidenta de Política de Inmigración del Center for American Progress, dijo que el proyecto de reforma migratoria presentado por los senadores Menéndez y Leahy se trata de un plan “serio” para poder desarrollar un debate “serio” que conlleve a reparar el actual sistema migratorio.

publicidad

Añadió que la propuesta de ley es “robusta” y que se trata del primer proyecto completo entregado al legislativo tras el estancamiento del debate en 2007.

Paso urgente

A su vez, el congresista Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois), quien preside el Grupo de Trabajo del Caucus Hispano del Congreso, subrayó la urgencia de “una reforma migratoria integral para restablecer la ley y el orden” y celebró la entrega del plan Menéndez-Leahy.

Agregó que la desatención del tema de los 11 millones de indocumentados “es un suicidio económico y una crisis moral”, por lo que urge la aprobación de “vías legales” para que salgan de las sombras y también para regular la entrada de los nuevos inmigrantes.

Para que la reforma migratoria sea aprobada en el Senado se requieren 60 votos. Tanto Menéndez como Leahy no han dicho si cuentan con el respaldo necesario para que el proyecto se convierta en ley y lo firme el presidente Obama.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad