publicidad

Obama promete progreso en tema migratorio

Obama promete progreso en tema migratorio

Obama dijo a diario que si es reelecto logrará un acuerdo con legisladores para cambiar leyes de inmigración.

En 2008 prometió legalizar a los indocumentados, compromiso que sigue pendiente cuatro años más tarde

A menos de dos semanas de la elección presidencial del 6 de noviembre, el presidente Barack Obama pronosticó que logrará acuerdo con los legisladores para reducir el déficit nacional y para reformar la ley de inmigración en el primer año de su segundo mandato, si es reelegido, de acuerdo con declaraciones difundidas el miércoles y reportadas por The Associated Press.

Los comentarios del mandatario fueron hechos durante una entrevista al periódico Des Moines Register hace cuatro días, y que ayer el diario protestó porque fue concedida con la condición de que no se publicaría.

La campaña del presidente divulgó la entrevista el miércoles.

Obama dijo en la entrevista con el diario de Iowa que sería directo porque se trataba de una entrevista extraoficial, y afirmó que si ganaba un segundo período el martes 6 de noviembre, "un motivo importante" sería porque los republicanos "enajenaron al grupo de mayor crecimiento demográfico de la nación, la comunidad hispana".

Recientes encuestas revelan que 70% de los hispanos apoyan Obama frente al 30% que se inclinan por Romney. De los poco más de 23 millones de hispanos registrados para votar, se estima que el martes 6 de noviembre acudirán a las urnas 12.2 millones. En 2008 de los 19 millones inscritos votaron 10.2 millones y de ellos 6.7 optaron por el mandatario.

publicidad

¿Cree que habrá reforma migratoria en 2013? Participe en el Foro de Inmigración.

Promesa inconclusa

Durante la campaña 2008, el presidente dijo que durante el primer año de su mandato empujaría una reforma migratoria comprensiva que incluiría una vía de legalización para la mayoría de los 11 millones de indocumentados que viven en el país. Pero otros debates de mayor interés nacional, entre ellos la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud, entre otros, postergaron el compromiso, pese a que entre 2009 y 2010 los demócratas controlaron ambas cámaras del Congreso, pero necesitaban el apoyo de los republicanos para cambiar las leyes de inmigración.

En la elección de medio tiempo de 2010 los republicanos conquistaron el control de la Cámara de Representantes y arrebataron varios asientos en el Senado. La oposición, en bloque, reiteró que no apoyaba una reforma que diera a los indocumentados una vía de legalización, reafirmando la postura de apoyo a la inmigración legal.

Durante la campaña 2012 el candidato republicano Mitt Romney ha dicho que de ser electo en noviembre apoyará la inmigración legal y cerró la puerta a una posible legalización de inmigrantes sin papeles, de quienes se refiere como ilegales.

El pasado 20 de septiembre, durante un Encuentro con Univision, Obama reconoció que la falta de una reforma migratoria era uno de los mayores fracasos de su administración y reiteró la promesa que de ser reelecto trabajaría con los republicanos para alcanzar un acuerdo bipartidista y conseguir la anhelada reforma.

publicidad

Guerra de posturas

Obama ha cuestionado durante la campaña 2012 la cambiante postura migratoria de Romney. En enero el candidato republicano advirtió que si es electo y el Congreso aproeba el DReam Act, vetaría la ley. Durante el tercer debate de esta semana en Boca Ratón, el candidato dijo que le daría residencia a aquellos que lograron la protección de la Acción Diferida de Obama y que incluiría a quienes sirvan en las Fuerzas Armadas.

El 15 de junio el gobierno de Obama anunció una Acción Diferida para detener las deportaciones de entre 800 mil y 1.7 millones de jóvenes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos y que se conocen como dreamers. Además les concede un permiso temporal de trabajo. Romney cuestiona el beneficio porque, dice, se trata de una medida temporal y no permanente, pero no ha explicado cómo la sustituiría y cuál sería una eventual solución permanente.

Para ser aprobada, la reforma migratoria necesita 218 votos en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado. Los republicanos insisten en que no votarán a su favor y nada garantiza, como en 2009, que los demócratas la respaldarán en bloque. Durante los intentos por votarla durante el gobierno de Obama entre seis y ocho senadores del partido del Presidente electos por votantes que no apoyan legalizar a los indocumentados no apoyaron  al mandatario.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
Tras obtener 235 votos a su favor en la segunda ronda de la votación, Pérez deberá liderar el partido tras el duro golpe que supuso la victoria del republicano Donald Trump.
En medio de su discurso en la Conferencia Conservadora de Acción Política 2017, Trump aseguró que cumplirá lo prometido sobre la construcción del muro de la frontera sur del país y que seguirá con las deportaciones.
Los dreamers dicen que con la situación en EEUU y las nuevas políticas del presidente Donald Trump, temen pedir ayuda financiera para realizar sus estudios, pues les preocupa que esto les cueste su estadía en el país.
Representantes y senadores del partido republicano han sido confrontados, cuestionados y abucheados en los últimos días en asambleas populares celebradas en sus estados. Trump señala a "activistas progresistas" de organizar las protestas.
publicidad