publicidad

Obama: "Llegó el momento de una reforma migratoria amplia sensata"

Obama: "Llegó el momento de una reforma migratoria amplia sensata"

El presidente declaró que el Congreso necesita actuar para conseguir una fórmula amplia que solucione el problema de los inmigrantes indocumentados.

Barack Obama habló sobre los principios en que debe basarse una reforma migratoria Univision

Advirtió que si el Congreso estanca el debate él mismo enviará un plan al legislativo

El plan del presidente

Deuda pendiente

Obama no cumplió su promesa de reforma en 2008 y a pesar de ello los votantes latinos volvieron a apoyarlo esperanzados en que su segundo mandato produzca el resultado esperado. Es una deuda pendiente que quiere cumplir y que, sin duda, tiene el potencial de solidificar el apoyo del voto latino a los demócratas. Los republicanos, por su parte, necesitan de la reforma migratoria para enmendar su relación con los votantes latinos y en el proceso convertirse en una alternativa política viable.

Sondeo tras sondeo demuestran, además, que la mayoría de los estadounidenses, de diversa ideología, apoyan una vía de ciudadanía para los indocumentados.

El lunes un grupo bipartidista de senadores presentó los principios de un plan de reforma migratoria cuyo eje central es conceder esa vía de ciudadanía para millones de indocumentados. Para la Casa Blanca esa vía de ciudadanía también es central.

La forma que tomará el proyecto final se determinará en las próximas semanas y meses, pero contrario a cuatro años atrás, cuando nada pasó, esta vez sí arrancó el proceso legislativo encaminado a lograr esa reforma. El bipartidismo en este tema era nulo, y aunque existan diferencias, cuando menos los republicanos están en la mesa de negociaciones. Una rareza en un Congreso dividido y una oportunidad de peso para tratar de solucionar el tema del que han echado mano los partidos políticos en elección tras elección, unos para su bien y otros para su mal, como probó la elección de 2012.

publicidad

Capital político

Con su discurso, Obama prueba que esta vez invertirá capital político para concretar la reforma migratoria que espera sea parte de su legado. Da así el pistoletazo de salida para la carrera de obstáculos que podría decidir si este año 2013 se convierte, finalmente, en el año en que se concretó la reforma migratoria.

Eso espera Rafael Márquez, uno de los tantos inmigrantes invitados a presenciar el discurso del presidente. Márquez, un trabajador agrícola, viajó desde Fresno, California,  junto a una veintena de compañeros para escuchar de primera mano lo que el presidente tuviera que decir sobre el futuro de la reforma que cambiará su vida.

Su reacción resume el sentir de toda la comunidad inmigrante del país: "Sólo espero que sea pronto porque lo necesitamos".

Maribel Hastings es asesora ejecutiva de America's Voice.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad