publicidad

Obama insistió su compromiso con la reforma migratoria

Obama insistió su compromiso con la reforma migratoria

En momentos que recrudece la ola antiinmigrante, el presidente Barack Obama volvió a reiterar este jueves su compromiso con una reforma migratoria comprensiva que incluya una vía de legalización.

Trató tema de legalización de indocumentados con el presidente Calderón de México

En momentos que se advierte el lanzamiento en 41 estados de una campaña para cambiar la Enmienda 14 de la Constitución y negarle la ciudadanía a los hijos de indocumentados que nacen en Estados Unidos, el presidente Barack Obama volvió a reiterar este jueves su compromiso con una reforma migratoria comprensiva que incluya una vía de legalización para millones de inmigrantes sin papeles que viven en el país.

El mandatario tocó el tema durante una conferencia de prensa en la Casa Blanca al término de una reunión de trabajo con el Presidente de México, Felipe Calderón, quien se encuentra de visita oficial en Washington DC.

Obama dijo que estaba “muy comprometido” con la reforma migratoria, pero advirtió que su administración también “debe hacer cumplir las leyes”, asegurar las fronteras y poner multas a las empresas que violan la ley, en referencia a la contrata a sabiendas de trabajadores indocumentados.

Agregó que estaba dispuesto a reunirse con demócratas y republicanos para alcanzar un acuerdo bipartidista y definir un proyecto que modifique las leyes migratorias vigentes.

Promesa en suspenso

En 2008, durante la campaña presidencial, Obama prometió que durante el primer año de su mandato "que arrancó el 20 de enero de 2009- empujaría una reforma migratoria integral que incluyera una vía de legalización para millones de indocumentados que, entre otros requisitos, carezcan de antecedentes criminales.

publicidad

Pero la crisis económica, las guerras en Irak y Afganistán y el debate de la reforma de salud, entre otros asuntos de interés nacional, postergaron el debate y atrasaron el compromiso.

El presidente mexicano Calderón dijo que valoraba la mención del tema y recalcó el reconocimiento de Obama al aporte que los inmigrantes han hecho y hacen con el trabajo diario a Estados Unidos.

“Valoro su apoyo claro y decidido al impulso a una reforma migratoria”, apuntó el presidente mexicano, quien además expuso su preocupación por el clima antiinmigrante que se vive en varios estados y que vulnera la estabilidad de los 11 millones de inmigrantes indocumentados, la mayoría de ellos de origen mexicano.

Clima alarmante

Las preocupaciones de Calderón obedecen al recrudecimiento del clima antiinmigrante que se ha visto fortalecido con los fracasos del debate de la reforma migratoria en el Congreso.

En estos momentos en al menos 20 estados se debaten o alistan leyes similares a la polémica SB1070 de Arizona, promulgada el 23 de abril del año pasado y que entre otras medidas criminalizó la estadía ilegal en ese estado fronterizo con México, pese a que en el resto del país se trata de una falta de carácter civil no penal.

Asimismo, en 41 estados se alista una estrategia para solicitar congresos y asambleas que cambien la Enmienda 14 de la Constitución y, con ello, negar el derecho a la ciudadanía a los hijos de inmigrantes indocumentados nacidos en territorio de Estados Unidos.

publicidad

En los últimos cinco años la reforma migratoria ha sufrido varios fracasos en el Congreso por falta de apoyo bipartidista. El último ocurrió en diciembre, al término de del período de sesiones, cuando el Senado rechazó aprobar el proyecto de ley Dream Act que contemplaba darle residencia a unos 850 mil estudiantes sobresalientes sin papeles que ingresaron a Estados Unidos antes de cumplir 16 años de edad.

El último esfuerzo

A mediados de febrero el senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York) confirmó al Noticiero Univision que había reanudado conversaciones con el también senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur) para revivir el trabajo de redacción de un proyecto de reforma migratoria que fue suspendido en marzo del año pasado por desavenencias entre ambos partidos.

El plan, que cuenta con el respaldo de Obama, se basa en cuatro puntos:

   1. Reforzar la seguridad en la frontera;

   2. Poner en marcha una vía "dura, pero justa" de legalización para los indocumentados;

   3. Tarjetas de Seguridad Social biométricas que impidan que los trabajadores ilegales puedan obtener empleos, y

   4. Establecimiento de un proceso de admisión de trabajadores temporales.

Ni la Cámara de Representantes ni el Senado han confirmado si incluirán un debate en la agenda de 2011.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad