publicidad
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados. Se estima que unos mil jóvenes se gradúan cada año de la secundaria y se quedan casi sin posibilidades de continuar sus estudios en la universidad.

Obama insiste en que la reforma migratoria depende del Congreso

Obama insiste en que la reforma migratoria depende del Congreso

Dos días después de pronunciar un discurso en El Paso, Texas, donde pidió el apoyo de la comunidad hispana para convencer al Congreso que apruebe la reforma migratoria, el presidente Barack Obama volvió insistir en el tema.

En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados. Se estima que uno...
En Estados Unidos viven 11 millones de indocumentados. Se estima que unos mil jóvenes se gradúan cada año de la secundaria y se quedan casi sin posibilidades de continuar sus estudios en la universidad.

Mandatario volvió a hablar a favor de los indocumentados durante acto con hispanos

Dos días después de pronunciar un discurso en El Paso, Texas, donde pidió el apoyo de la comunidad hispana para convencer al Congreso que apruebe la reforma migratoria, el presidente Barack Obama volvió este jueves a insistir en una vía de legalización que beneficie a millones de inmigrantes indocumentados.

El mandatario dijo, durante un desayuno anual de oración celebrado en Washington DC, que quienes se oponen a permitir que millones de extranjeros sin papeles de estadía legal consigan la ciudadanía “no deben olvidar que Estados Unidos se inició como una nación de inmigrantes”.

En términos similares se refirió en Texas el martes, donde responsabilizó a los republicanos de frenar esfuerzos por alcanzar un acuerdo bipartidista que repare lo que denomina “el sistema roto de inmigración”.

publicidad

Tiempo de debate

Obama resaltó el aporte de la comunidad inmigrante y luego citó los logros de su administración en materia de seguridad fronteriza. También dijo que ya era tiempo de que el Congreso iniciara el debate y aprobara la reforma migratoria.

“Lo que necesitamos para avanzar es solucionar algunos de los problemas más generalizados de nuestro sistema de inmigración”, apuntó. “Y eso significa cambiar opiniones y cambiar votos, persona a persona”.

En otra parte de su discurso, el presidente mencionó: “Sé que algunos quisieran que simplemente pasara por alto al Congreso. No puedo. Pero lo que yo puedo hacer es promulgar una ley. Lo que ustedes pueden hacer es promover un proyecto de ley. Lo que podemos hacer juntos es hacer que la reforma integral de la inmigración llegue a ser ley. Eso es lo que podemos hacer”.

Acción ejecutiva

En el último año organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes le han pedido a Obama que haga uso de la denominada “acción ejecutiva” y otorgue algún tipo de beneficio migratorio mientras el Congreso resuelve si debate o no la reforma migratoria.

“Pensamos que el Presidente tiene la autoridad ejecutiva para hacerlo y entendemos las consecuencias políticas que ello representa”, DIJO Vanessa Cárdenas, del Center for American Progress (CAP). “Y también sabemos que la solución al problema de los 11 millones de indocumentados es un asunto a largo plazo que no debemos abandonar en ningún momento, sino trabajar todos los días para conseguirlo”.

publicidad

“Definitivamente la reforma migratoria es la respuesta. Y mientras se concrete, la acción ejecutiva debería darse en el caso que el cambio a las leyes de inmigración no se consiga. Pero tenemos que seguir insistiendo en la reforma migratoria comprensiva y apoyando todo esfuerzo que conlleve a este fin”, agregó.

Cárdenas dijo que entendía que el uso de la “acción ejecutiva era un tema “difícil”, y que en estos momentos “tenemos que continuar apoyando a nuestros líderes aue defienden nuestra agenda migratoria. Tenemos que involucrarnos, continuar involucrados y entender que tomará tiempo, mucho tiempo poder legalizar a 11 millones de personas”.

Jorge Mario Cabrera, de la Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA), dijo que el pedido de la acción ejecutiva “no era para que apruebe la reforma migratoria oi legalice a los indocumentados, sino para que tome pasos administrativos y mitigue el dolor de ciertos individuos, entre ellos padres indocumentados de hijos estadounidenses y estudiantes que califican para el Dream Act”.

Récord de deportaciones

En los dos años de Administración de Obama, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) ha deportado a más de 800 mil inmigrantes indocumentados, cifra récord en la historia de la agencia.

En 2009, la cifra de inmigrantes con antecedentes criminales ascendió a 195, según datos del DHS. CHIRLA asegura que entre seis y siete de cada 10 expulsados carece de antecedentes criminales serios que representen una amenaza para la seguridad nacional.

publicidad

Las organizaciones han solicitado a Obama que declare una moratoria de deportaciones mientras el Congreso decide debatir un proyecto de reforma migratoria, pero el mandatario responde que continuará ejecutando la ley.

Entre 2009 y 2010 la Casa Blanca intentó sin resultados favorables conseguir un acuerdo bipartidista que garantizara el debate y la aprobación de la reforma migratoria. El proyecto requiere 218 votos en la Cámara de Representantes "de un total de 435- y 60 en el Senado "de un total de 100.

Obama había prometido en la campaña presidencial 2008 que empujaría la reforma en el primer año de su mandato, pero el compromiso fue postergado por el debate de otros temas más importantes, entre ellos las guerras en Irak y Afganistán y la reforma de salud.

Capital político

El fracaso de la promesa comprometió el respaldo de la comunidad hispana a Obama y lo obligó a revisar su estrategia en torno al tema. En el último mes ha sostenido tres reuniones con sectores representativos de la sociedad "que incluye a la comunidad hispana- donde anunció el lanzamiento de una campaña nacional y la inversión de capital político para convencer al Congreso que apruebe la reforma migratoria.

El mandatario también reiteró su apoyo al proyecto Dream Act, que forma parte de la reforma migratoria y daría residencia a miles de estudiantes indocumentados que ingresaron siendo niños a Estados Unidos.

publicidad

“La reforma de la inmigración no solo es un imperativo económico y de seguridad; es también un imperativo moral”, dijo este jueves. “Es un imperativo moral cuando se les niega a los muchachos la oportunidad de ir a la universidad o servir en sus fuerzas armadas debido a los actos de sus padres. Es un imperativo moral cuando millones de personas viven en la clandestinidad, y quedan vulnerables a empresarios inescrupulosos, o sin nadie a quien acudir si los engañan. Es un imperativo moral cuando hacer cumplir la ley significa posiblemente causarle dolor a familias que solo están tratando de hacer lo mejor para beneficio de sus hijos”.

En la víspera, un grupo de senadores demócratas entregó en ambas cámaras del Congreso una nueva propuesta de ley del Dream Act para beneficiar a cerca de un millón de indocumentados. Pero el partido de Obama no controla la Cámara de Representantes "donde los republicanos han advertido que no apoyan el plan- y en el Senado sólo cuentan con 47 votos y necesitan 60.

“El Dram Act es una pieza clave en la ruta de la reforma migratoria”, dijo Katherine Vargas, del National Immigration Forum (NIF). “Estados Unidos no puede permitir la pérdida de la contribución de miles de jóvenes estudiantes inmigrantes que merecen seguir estudiando o sirviendo en las Fuerzas Armadas de nuestro país”, agregó.

El Dream Act fue presentado por primera vez en el Congreso en 2001 y desde entonces ha sido de batido sin éxito en al menos una docena de ocasiones. El último debate ocurrió en diciembre de 2010, cuando la Cámara de Representantes lo aprobó y una semana más tarde el senado lo rechazó con 54 votos a favor, 41 respaldos y dos ausencias. Tres demócratas votaron en contra del proyecto.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad