publicidad
El Presidente Barack Obama está invirtiendo capital político en la reforma migratoria e intenta reunir el apoyo necesario para convencer al Congreso a que debata una vía de legalización para indocumentados.

Obama conversa con legisladores hispanos sobre reforma migratoria

Obama conversa con legisladores hispanos sobre reforma migratoria

Por tercera vez en menos de un mes, el presidente Barack Obama convocó a una reunión en la Casa Blanca para hablar de reforma migratoria y de una posible vía de legalización para millones de indocumentados.

El Presidente Barack Obama está invirtiendo capital político en la refor...
El Presidente Barack Obama está invirtiendo capital político en la reforma migratoria e intenta reunir el apoyo necesario para convencer al Congreso a que debata una vía de legalización para indocumentados.

Por tercera vez en menos de un mes el presidente insiste en cambiar las leyes de inmigración

WASHINGTON " Por tercera vez en menos de un mes, el presidente Barack Obama convocó el martes a una reunión en la Casa Blanca para hablar de reforma migratoria y de una posible vía de legalización para millones de indocumentados que viven en el país.

Obama analizó cuánto poder discrecional le permite la ley para postergar las deportaciones de jóvenes indocumentados que fueron traídos por sus padres a Estados Unidos cuando eran niños, según explicó el legislador Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois).

A la reunión asistieron 17 congresistas.

El primer encuentro

El 19 de abril Obama se reunió en la Casa Blanca con un grupo de entre 70 y 80 representantes de la sociedad civil, entre ellos religiosos, abogados, empresarios, activistas por los derechos civiles y de los inmigrantes, funcionarios y ex funcionarios y jefes de policía, para hablar del tema y escuchar opiniones.

publicidad

Entre los planteamientos recibió uno para que detuviera las deportaciones, sobre todo de jóvenes que califican para el Dream Act o Ley del Sueño, que de ser aprobada por el Congreso otorgaría residencia a unos 850 mil jóvenes estudiantes indocumentados que ingresaron antes de cumplir 16 años a Estados Unidos.

Otra petición se refiere a detener las deportaciones de padres sin antecedentes criminales de niños ciudadanos estadounidenses.

En Estados Unidos viven entre 4 millones y 5 millones de estos niños, según reportes del Consejo Nacional de La Raza (NCLR) y The Urban Institute.

Escasos detalles

Durante un breve encuentro con periodistas, Gutiérrez se limit+o a decir que "sería apropiado que el presidente les diga qué va a hacer y cuál será el resultado".

La Casa Blanca explicó que durante el encuentro los miembros del Caucus Hispano Congresional (CHC) le solicitaron al Presidente que considere una gran variedad de opciones administrativas, y que el mandatario expresó que su objetivo es “reformar la ley y que no puede hacerlo unilateralmente”.

Obama también señaló que la única manera de arreglar lo que no funciona en nuestro sistema de inmigración es por medio de medidas legislativas en el Congreso.

En cuanto al pedido para que Obama apruebe algún tipo de beneficio migratorio, como la suspensión de las deportaciones, la Casa Blanca reiteró que el presidente insistió en que las leyes vigentes le impiden hacer uso de la discreción ejecutiva y que la única solución al problema radica en la reforma migratoria. Sin embargo, accedió a evaluar cuidadosamente la solicitud de los legisladores hispanos.

publicidad

El segundo encuentro

La semana pasada Obama también se reunió en la Casa Blanca con un grupo de “hispanos influyentes”, a quienes solicitó su apoyo y colaboración para convencer al Congreso sobre la necesidad de debatir y aprobar la reforma migratoria.

Entre los asistentes estuvieron los talentos de Univision Don Francisco, María Elena Salinas, Lili Estefan y Bárbara Bermudo.

El representante Gutiérrez presagió que esta vez “algo tiene que cambiar" en el tema que agobia a por lo menos 11 millones de extranjeros indocumentados.

Deportaciones récord

En el curso del año fiscal 2010 el DHS deportó a más de 392 mil extranjeros indocumentados, 195 mil de ellos con antecedentes criminales, según el gobierno.

La cifra de expulsados en la mayor registrada en la historia.

La Coalición por los Derechos Humanos de los Inmigrantes de Los Angeles (CHIRLA) reiteró que entre 2009 y 2010, los dos primeros años de la Administración Obama, cerca de un millón de inmigrantes han sido deportados y que entre seis y siete de cada 10 no tenían antecedentes criminales que representaran una verdadera amenaza para la seguridad nacional como afirma el DHS.

En 2008 Obama prometió que empujaría una reforma migratoria durante el primer año de su mandato, pero otros debates de mayor interés nacional, entre ellos la crisis financiera, las guerras en Irak y Afganistán y la crisis de salud, postergaron el compromiso.

publicidad

A ello se sumó la falta de un acuerdo bipartidista que garantizara el suficiente número de votos en ambas cámaras del Congreso (218 en la Cámara de Representantes y 60 en el Senado) para lograr el cambio a lo que la Casa Blanca denomina “el fallido sistema migratorio” estadounidense.

Además de Gutiérrez, en esta tercera reunión participaron el representante Charles Gonzalez, el senador Bob Menéndez y los legisladores Rubén Hinojosa, Ben Luján, Dennis Cardoza, Joe Baca, Xavier Becerra, Jim Costa, Raúl Grijalva, Grace Flores, Ed Pastor, Pedro Pierluisi, Lucille Roybal-Allard, Gregorio Sablán, José Serrano y Nydia Velásquez.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El gobierno mexicano aseguró que no dudará en acudir a las Naciones Unidas para defender a los inmigrantes. Las declaraciones del secretario de relaciones exteriores mexicano hizo la advertencia antes de la reunión que tendrá esta semana con altos funcionarios estadounidenses.
El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, John Kelly, se reunió este miércoles con el presidente guatemalteco, Jimmy Morales, para discutir asuntos relacionados con la seguridad fronteriza antes de la reunión en México a la que se le unirá el secretario de Estado, Rex Tillerson.
Se trata de TRAPPIST-1 un conglomerado donde hay siete planetas rocosos con masas similares o inferiores a la Tierra y que giran alrededor de una estrella, una especie de versión en miniatura de nuestro sistema solar. De sus siete planetas hay tres que tienen las condiciones perfectas para albergar océanos de agua líquida en caso de que tengan atmósfera.
Está ubicado en la represa Monticello, al norte del Estado de California y a unas dos horas de San Francisco, su trabajo comienza cuando el lago sobrepasa su nivel óptimo así de esta manera ayuda a controlar el nivel del agua evitando catástrofes.
publicidad