publicidad

Nuevo plan de verificación

Nuevo plan de verificación

Congresista republicano propone ley para activar el plan de verificación de empleo y anular el fallo de una corte federal.

Poderes extraordinarios

WASHINGTON - El representante Tom Tancredo (republicano de Colorado) presentó el martes un proyecto de ley que de ser aprobado por el Congreso anularía la decisión de un tribunal federal que detuvo el pasado 10 de octubre un plan del gobierno para impedir la contratación de trabajadores indocumentados.

Tancredo, un duro opositor de la inmigración indocumentada en Estados Unidos, detalló que con su iniciativa, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS, por sus siglas en inglés) tendría la autoridad que le negó un tribunal de San Francisco (California) para enviar cartas de advertencia a las empresas que contraten a inmigrantes sin estatus legal de permanencia en el país.

El pasado 10 de octubre el juez de distrito Charles Breyer dictaminó que la Administración de Seguridad Social (SSA, por sus siglas en inglés) y el DHS no pueden continuar con un plan para enviar cartas conjuntas advirtiendo a las empresas que serán multadas o sancionadas si mantienen en sus nóminas a trabajadores cuyos números de la Seguridad Social no coinciden con sus nombres.

El magistrado apuntó que las nuevas normas federales podrían causar muchas dificultades a las empresas y a sus empleados.

"Los demandantes han demostrado que serán dañados de manera irreparable si (...) se permite implementar la nueva norma", escribió Breyer al bloquear la medida.

publicidad

Disputa de poderes

El Congreso no puede alterar ningún dictamen judicial, porque eso sujetaría los casos a los caprichos de simpatizantes o detractores en el Legislativo de determinadas medidas, dijo la agencia española e noticias, Efe.

En este caso, sin embargo, Tancredo explicó que el controvertido reglamento, al que se oponen, por distintas razones, empresas y sindicatos, se convertiría en ley, "básicamente haciendo a un lado el dictamen" del tribunal de San Francisco para que el DHS ponga en marcha su plan.

"Con esta legislación, el Congreso debe quitarle fuerza al erróneo dictamen del tribunal", dijo Tancredo en un comunicado.

El plan oficial

El gobierno federal estadounidense iba a poner en vigor el 14 de septiembre una ley que obligaría a los patronos en un plazo de 90 días dejar en claro al Seguro Social cualquier duda que exista con la identidad de un trabajador extranjero y el número asignado por la agencia.

Si no lo hacía, el empleado debía ser despedido. Si no era echado y la duda persistía, el gobierno sancionaría entonces con severas multas al empleador.

Al 10 de octubre el gobierno tenía listas 140 mil cartas para enviar apenas la corte lo autorizara, de acuerdo con declaraciones atribuidas al subsecretario de Justicia, Tom Dupree.

La demanda

Pero la corte suspendió el plan y aceptó una demanda interpuesta por la Federacion Americana del Trabajo y Congreso de Organizaciones Industriales (AFL-CIO,el mayor sindicato de Estados Unidos).

publicidad

Según la demanda de la AFL-CIO, los nuevos reglamentos publicados por el DHS y que iban a ser agregados a las cartas, amenazaban con violar los derechos de los trabajadores y afectar de manera injusta a sus empleadores.

En un primer dictamen judicial emitido en septiembre, la jueza Chesney subrayó que la corte necesita "espacio" antes de tomar cualquier decisión sobre la legalidad de las nuevas sanciones encaminadas a detener la contratación de indocumentados.

El sistema de verificación

Conocido como Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS, por sus siglas en inglés), el sistema fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003.

Forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001 y la Casa Blanca quiere que todos los empleadores del país se afilien lo antes posible.

El sistema, al que los empleadores acceden voluntariamente -por teléfono o internet- faculta al gobierno federal para que verifique la identidad de cualquier trabajador extranjero, coteje su nombre y números de identidad con diversas bases de datos, y compruebe que cuenta con visa y permiso para laborar en Estados Unidos.

Sistema paralelo

Como si no bastara, un segundo sistema fue habilitado por el DHS. Se trata del ICE Mutual Agreement between Government and Employers (IMAGE), otra "herramienta" del gobierno del presidente George W. Bush para hacer más riguroso el control sobre los centros de trabajo y fortalecer la batalla que libra en contra de la inmigración ilegal.

publicidad

Matthew Allen, vocero de la Agencia de Inmigración y Aduanas (ICE), comentó que el beneficio para quienes participan en IMAGE "es que están mejor equipados para saber si su planta laboral es legal, y también para evitar que agentes federales lleguen inesperadamente a su puerta interfiriendo con sus actividades".

La Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU, por sus siglas en inglés) teme que IMAGE faculte al gobierno para investigar no sólo la vida de los trabajadores extranjeros, sino también de millones de residentes y ciudadanos de Estados Unidos.

Nueva herramienta

Como si esto fuera poco, el 17 de septiembre el servicio de inmigración estadounidense activó 'en línea' el programa E-Verify, que revisa las fotografías de las autorizaciones de empleo y de las tarjetas verdes o green card de los trabajadores foráneos.

El sistema se encuentra conectado con las bases de datos del Social Security Administration (SSA) y del DHS, herramientas que reúnen datos de millones de personas, tanto ciudadanos como residentes legales en Estados Unidos.

E-Verify es la segunda parte del Sistema Básico de Verificación de Empleo (EEVS) que fue aprobado por el Congreso en noviembre de 2003 y que forma parte de las políticas de seguridad implementadas tras los ataques terroristas de 2001.

Cierran el cerco

Emilio González, director de la Oficina de Ciudadanía y Servicios de Inmigración (USCIS), dijo que E-Verify ayudará a los patronos "a detectar algunas formas de fraude de identidad" que pudieran cometer trabajadores recién contratados.

publicidad

La USCIS explicó que el nuevo sistema coteja las fotografías de las autorizaciones de empleo (EAD, por sus siglas en inglés) y de las tarjetas de residencia de los trabajadores (green card) con las imágenes almacenadas en el DHS, y también la veracidad de los números de Seguro Social.

La base de datos de la USCIS cuenta con información de al menos 15 millones de imágenes obtenidas de archivos de la agencia y que pertenecen a personas que no son ciudadanas de Estados Unidos.

"E-Verify también tiene acceso a la base de datos del SAA que cuenta con más de 425 millones de expedientes, y a la base de datos del DHS, que tiene registrados más de 60 millones de expedientes", dijo la USCIS.

Ya chequearon millones

A principios de septiembre, Univision Online pudo conocer que al 3 de agosto la USCIS ya tenía registrados unos 23 mil empleadores en el sistema, quienes habían a su vez registrado más de 140 mil empresas.

Con esos datos, la agencia había hecho unas 4.2 millones de verificaciones.

La USCIS determinó que cerca del 93 por ciento de las verificaciones requeridas fueron resueltas de manera afirmativa y que el 7 por ciento de ellas arrojaron datos erróneos, y que el 95 por ciento de los casos fueron aprobados y el 1 por ciento fueron rechazados.

Tancredo insistió hoy en que "al darle el Congreso autoridad directa al DHS para que envíe las cartas, el tribunal tendría dificultades para encontrar otra excusa e impedir que el DHS haga cumplir" las leyes de inmigración.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad