publicidad

Nueva tarjeta de Seguro Social

Nueva tarjeta de Seguro Social

Una recomendación incluida en el fracasado plan de reforma migratoria detenido el 28 de junio fue revivida.

Datos ocultos en el dorso

Una recomendación incluida en el fracasado plan de reforma migratoria detenido el 28 de junio en el Senado fue revivida el martes: cambiar todas las tarjetas de Seguro Social de papel por tarjetas de plástico similares a una tarjeta de crédito.

El nuevo documento incluiría un complejo sistema biométrico con los datos ocultos del portador y un seguro electrónico que impediría su duplicación para que la usen los inmigrantes indocumentados.

La propuesta fue anunciada el martes por el Senador Lindsey Graham (republicano de Carolina del Sur), quien dijo que el nuevo documento le daría a los empleadores la seguridad necesaria sobre el estado legal de permanencia de sus trabajadores.

Graham comentó que la suspensión del debate de la reforma migratoria a finales de junio significa que el Congreso debe solucionar el problema por partes, y que una de esas partes se encuentra en la tarjeta de Seguro Social.

Las razones de Graham

"El núcleo del asunto, el problema básico de la inmigración es el empleo", apuntó. "La razón por la cual la gente viene aquí en semejantes grandes cantidades es para obtener en Estados Unidos los empleos que pagan en un día más de lo que pueden ganar quizá en seis meses en el lugar del que provienen".

El plan de reforma migratoria estancado en el Senado fue redactado entre abril y mayo por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca.

publicidad

Entre las recomendaciones, el proyecto incluía un fuerte componente de seguridad en las fronteras, modernización de las tarjetas del Seguro Social, control de trabajadores extranjeros en sitios de trabajo, freno a la inmigración indocumentada y una vía de legalización para millones de indocumentados.

Falta de apoyo

El 28 de junio, sin embargo, el debate fue detenido por falta de apoyo bipartidista.

A partir de esa fecha varios congresistas republicanos han presentado propuestas separadas sobre la base de algunas recomendaciones de seguridad que fueron incluidas en el proyecto, como es el caso de la modernización de las tarjetas del Seguro Social.

Graham dijo que, además del cambio de documento, Estados Unidos necesita un programa de trabajadores huéspedes para llenar los empleos que los estadounidenses no quieren.

Añadió que los empleadores necesitan un sistema en el que puedan confiar para determinar el estatus legal de trabajadores potenciales, y aseguró que en el otoño presentará el proyecto de ley para reemplazar todas las tarjetas de Seguro Social en un plazo de 10 años.

El costo de la reposición de las tarjetas costaría entre $8,000 y $10,000 millones y el documento, según Graham, sería infalsificable.

Propuesta vieja

El plan de trabajadores huéspedes citado por Graham fue propuesto por el presidente George W. Bush el 7 de enero de 2004.

La iniciativa concedería visa y permiso de trabajo temporal a millones de obreros y campesinos, pero fue rechazada porque no garantizaba una vía de legalización.

publicidad

El plan de Bush otorgaba una visa de trabajo válida por dos años, renovable en dos ocasiones por el mismo período de tiempo, pero al término del último plazo el trabajador debía irse de Estados Unidos, al igual que sui familia.

Alistan despidos

El anuncio de Graham se produce pocos días después del anuncio que empleadores en todo el país se disponen a despedir a trabajadores con tarjetas de Seguro Social dudosas.

La medida permitiría que los patronos eviten problemas en una campaña del gobierno de Washington en la detección y arresto de indocumentados en los centros de trabajo.

Reportes de prensa señalaron que el departamento (ministerio) de Seguridad Interior (DHS, por sus siglas en inglés) anunciará en breve nuevas normas para los patronos notificados cuando el nombre o número de Seguridad Social de un empleado sean detectados como falsos por parte de la Administración de la Seguridad Social (Social Security Administration).

Plazos y multas

La ley exige que a los empleadores que en un plazo de 60 días solucionen las discrepancias, y que en caso de no hacerlo deben despedir al trabajador.

Los empleadores que no cumplan estas normas podrían recibir multas de $250 a $10 mil por cada trabajador indocumentado y por cada incidente.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad