publicidad

New Haven ciudad amiga

New Haven ciudad amiga

El alcalde les ofreció ayuda legal y fianzas a los detenidos en una redada de Inmigración la pasada semana.

Fianzas a indocumentados

NEW HAVEN, Connecticut - Mientras el futuro de la reforma migratoria parece incierto y proliferan las medidas contra los indocumentados en el país, una ciudad, New Haven en Connecticut, ha dado un paso adelante en defensa de esta comunidad.

La acción más reciente, bajo la administración del alcalde John DeStefano, es ayudar con servicio legal y fianzas a los detenidos en una redada de Inmigración la pasada semana y con asistencia sicológica a las familias de los 31 indocumentados detenidos ese día en sus hogares.

La redada ocurrió dos días después de que New Haven, con 125 mil habitantes, diera el visto bueno a un carné de identidad para sus residentes, incluidos los indocumentados, lo que la convirtió en la primera ciudad en la nación con una iniciativa que otros indocumentados están reclamando ante la ausencia de una tarjeta de conducir.

La voz del alcalde se escuchó de inmediato para protestar por la redada, notificada a la ciudad una hora y media después de que comenzara y que DeStefano calificó de "arbitraria" y como una "represalia" por el carné.

La respuesta de Michael Chertoff, secretario del Departamento de Seguridad Nacional e Inmigración, fue asegurar que la redada responde a los esfuerzos nacionales de detectar a inmigrantes prófugos que no han cumplido con órdenes de deportación.

publicidad

En total, fueron arrestados 29 hombres y dos mujeres de origen mexicano, guatemalteco, nicaragüense, ecuatoriano y guineano, lo que afectó a 50 niños que quedaron sin su padre o madre y sin el principal sustento del hogar, dijo a Efe Kica Matos, administradora de servicios a la comunidad de la alcaldía de New Haven, cargo que ocupa desde el pasado 1 de enero.

Fue una "represalia"

"Desde el principio, en la alcaldía hemos dejado claro que la redada fue respuesta basada en el voto de los asambleístas a favor de la tarjeta de identificación", comentó Matos, abogada, quien ha dedicado 14 años a trabajar para grupos de defensa y acción cívica.

Matos explicó a Efe que tras la redada, New Haven, el hogar de unos 15 mil  indocumentados, ha dedicado tiempo para restaurar la confianza de los atemorizados inmigrantes.

Para ello, ha acudido a reuniones con diversas agencias comunitarias, han recurrido a los medios de comunicación "y a cualquier medio que podamos encontrar para dejarle saber a los inmigrantes que no tengan miedo, que estamos ahí para apoyarlos".

"Le hemos dicho bien claro a la comunidad latina que nosotros vamos a hacer todo lo posible para continuar con el programa de tarjeta de identificación. Si algo ha ocurrido a causa de esta redada es que tenemos coraje y más energía para asegurar que sea posible", afirmó.

publicidad

Crítica a las autoridades

Matos, puertorriqueña, ex defensora federal asistente en Filadelfia y que antes de unirse al equipo de trabajo de DeStefano dirigió la organización Junta para la Acción Progresiva en New Haven, aseguró que para esta ciudad "es bien difícil creer" que la redada no tuvo que ver con lo del carné.

"Primero, de los 31 arrestados en la redada, cuatro tenían orden de deportación pero ninguno de los detenidos tiene récord criminal", afirmó y agregó que "hay 3 mil ciudades incorporadas en este país y me pregunto ¿por qué de esas 3 mil, escogieron a New Haven?".

Destacó además que cuando Inmigración notificó de la redada lo hizo al sistema "911" y nunca con el jefe de policía de la ciudad.

"Esta redada afectó a 50 niños, dejando algunos sin padre y uno sin madre, están traumatizados y necesitan terapia", indicó.

Explicó que la administración del alcalde está "haciendo lo posible" por ofrecer esa ayuda sicológica a los niños y adultos y agregó que con el arresto de sus esposos muchas mujeres quedaron sin el sustento del hogar porque no tienen trabajo.

A favor los inmigrantes

Matos, que también trabajó para el fondo de Equidad y Defensa Legal de la NAACP y para Amnistía Internacional, destacó que DeStefano, un hijo de inmigrantes italianos y con 14 años en el cargo, no ha olvidado sus raíces por lo que está "a favor de los inmigrantes".

publicidad

Los inmigrantes fueron llevados a diversos centros de detención, tras lo cual Matos se comunicó con la Escuela de Leyes de la Universidad de Yale, que accedió a prestar servicios legales gratuitos.

A ocho de éstos se les impuso fianza, dinero que recauda la iglesia Santa Rosa de Lima, mientras que los fondos para ayudar a las familias lo recauda la Junta para la Acción Progresiva.

El pasado diciembre en New Haven se puso además en marcha una orden ejecutiva con miras a que el público se sienta cómodo de denunciar delitos ya que no se preguntará el estatus legal a menos que se investigue actividades criminales y prohíbe detener una persona sólo por la presunción de que está ilegalmente en el país.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad