publicidad

New Bedford cumple 1 año

New Bedford cumple 1 año

A un año de la redada en New Bedford, el gobierno de Washington dice que los operativos continuarán desarrollándose.

Nuevo procedimiento

Al cumpliese un año de la redada en New Berdford, Massachussets, que dejó un saldo de 380 trabajadores arrestados -la mayoría mujeres con hijos estadounidenses- el gobierno de Washington dijo que no pondrá freno a su política para detener la inmigración ilegal.

Sin embargo, la directora de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE), entidad encargada de los operativos, dijo que la agencia aprendió de la redada, hace un año, en  la fábrica de implementos para el ejército.

Durante el operativo más de un centenar de niños, la mayoría ciudadanos estadounidenses, quedaron abandonados en escuelas y guarderías causando un grave problema humanitario que fue condenado por políticos, abogados, activistas por los derechos humanos y de los inmigrantes, y líderes comunitarios.

En el curso de una visita a Boston, el miércoles, Julie Myers, directora del ICE, dijo que la agencia tomó medidas humanitarias adicionales en redadas subsecuentes, según reportó The Associated Press.

Críticas al gobierno

El Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el principal grupo hispano de Estados Unidos) criticó al ICE por separar familias y no respetar los derechos de niños estadounidenses.

Activistas de otras organizaciones nacionales también se sumaron a las críticas contra el gobierno federal.

Según Myers, ahora ICE recibe ayuda adicional de la oficina de servicios de salud del servicio de inmigración para asegurarse de que los niños cuyos padres sean arrestados durante una redada recibirán los cuidados necesarios.

publicidad

La directora agregó que el enfoque de la agencia es ir tras los empleadores de trabajadores indocumentados, en vez de los trabajadores.

La redada

El 6 de marzo del año pasado más de 100 agentes federales, acompañados por policías locales, irrumpieron a primera hora en Michael Bianco Inc, donde se fabrican, entre otros productos, chalecos antibalas para los soldados que combaten en Afganistán e Irak.

Un ex trabajador de la planta, que semanas más tarde del operativo habló con Univision.com bajo reserva de su nombre -por temor a ser arrestado y deportado por su condición Ilegal- dijo que esa ciudad (New Bedford) "parece un desierto", y que muchos inmigrantes huyeron después de la redada.

Esa mañana "llegaron agentes federales y policías locales y estatales a la fabrica donde se hacen los chalecos antibala que usan los soldados del Ejército de Estados Unidos", dijo. "Arrestaron a más de 380, entre ellos a mi esposa".

Espía hispano

La fuente agregó que el ICE reunió pruebas de inteligencia por el trabajo que hizo un espía hispano antes de la redada.

Relató que "el hombre fue enviado a un lugar donde consiguió papeles falsos y se fue infiltrando hasta llegar a la planta de los chalecos antibalas", contó.

Agregó que el "infiltrado" permaneció en la fábrica "siete u ocho meses", y que durante ese tiempo "le contó todo a las autoridades".

publicidad

"Cuando los agentes llegaron conocían el nombre de cada uno, qué hacía, dónde estaba y cómo se llamaba. Lo sabían todo", destacó.

"Decenas de patrullas"

"Era el segundo día de trabajo de mi esposa. La redada comenzó a las 8:15 de la mañana. Lo rodearon todo, con decenas de patrullas y vehículos de color negro con vidrios oscuros", añadió.

"A ella se la llevaron, pero salió en libertad supervisada al otro día, porque la comunidad intervino debido a que tenemos una hija pequeñita que estaba en una guardería".

El indocumentado agregó que "ahora estamos desempleados, dependiendo de la caridad y esperanzados en que el Congreso apruebe una vía para que podamos arreglar nuestros papeles. Damos gracias a Dios de que no se la llevaran lejos, porque defenderla hubiese costado mucho, mucho dinero".

Métodos sofisticados

El informante secreto, la llegada de decenas de unidades, los arrestos y el traslado de detenidos a puntos lejanos del lugar de residencia, forman parte de las medidas que Michael Chertoff, Jefe de Seguridad Nacional de Estados Unidos comunicó a finales de 2005 al Congreso, en Washington.

El secretario dijo que sus agentes usarían las mismas técnicas para combatir el crimen organizado y reiteró la vigencia de un programa de deportaciones aceleradas que se iría incrementando paulatinamente.

publicidad

"Pienso que nuestro enfoque en el departamento es brindar el tipo de objetivos de misión y equipo que dieron resultados cuando nos concentramos en la lucha contra el crimen organizado para hacer frente al desafío de la inmigración ilegal", explicó.

A toda prisa

Chertoff ha señalado que el "objetivo" del gobierno es detener a los indocumentados y "llevarlos desde el lugar donde fueron detenidos a sus países de origen, y hacerlo con la suficiente regularidad y precisión para lograr disuadir a la gente (...), porque van a darse cuenta de que cuando cruzan la frontera ilegalmente van a ser detenidos y expulsados".

"Nuestro plan es ampliar las deportaciones mediante una mejor utilización de nuestros sistemas de detención y expulsión para aumentar la rotación", ha reiterado en varias ocasiones.

Pero los apuros del gobierno no los entiende el trabajador de New Bedford, cuya esposa fue detenida en marzo.

"Nosotros no somos delincuentes, ni traficantes ni vendemos drogas a nuestros hijos. Somos trabajadores honestos que también pagamos impuestos, y con nuestras manos fabricamos los chalecos antibalas que usan los soldados de Estados Unidos que combaten el terrorismo", remarcó.

Informe de La Raza

A finales de octubre, siete meses después de la redada de New Bedford, La Raza y el Urban Institute publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

publicidad

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Impacto negativo

De acuerdo con el informe, las redadas del servicio de inmigración ejecutadas entre 2006 y 2007 han causado serios daños a unos 500 niños estadounidenses, y otros 3 millones, hijos de inmigrantes indocumentados, corren la misma suerte, además de violar los derechos de trabajadores con ciudadanía de Estados Unidos.

El estudio mostró además el drama humano detrás de cada detención y se centró en los menores porque, dijo La Raza, "la sociedad debe velar por ellos, especialmente cuando son ciudadanos estadounidenses y Estados Unidos es su hogar".

publicidad

"Los niños afectados por las detenciones merecen toda la atención de la sociedad, sobre todo su estabilidad emocional, financiera y afectiva", dice el documento.

Daños inmediatos

Los procedimientos que utilizó el ICE en 2006 y 2007, incluyendo los arrestos en la empresa Swift Co., hicieron difícil organizar el cuidado de los niños cuando sus padres fueron detenidos.

Muchos detenidos firmaron documentos de salida voluntaria y abandonaron el país antes de que pudieran ponerse en contacto con abogados de inmigración, con sus familias o con los consulados de sus países de origen, subraya el documento.

En los lugares de detención había un acceso muy limitado a teléfonos para que los arrestados pudieran comunicarse con sus familias y muchos fueron trasladados a remotos centros de detención fuera de los estados en los que fueron arrestados, detalla.

Algunos padres solteros y otros que estaban cuidando niños fueron puestos en libertad el mismo día de la redada, pero otros permanecieron varias noches y días encarcelados, y muchos de los padres detenidos tuvieron miedo de revelar sus nombres y creyeron que el ICE tomaría y les arrebatara la custodia.

A largo plazo

En Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, también se reportó que muchos padres fueron deportados pocos días después de su detención, y que las familias hicieron arreglos para intentar que el padre regresara a Estados Unidos.

publicidad

Otros padres fueron detenidos durante meses y sólo los liberaron después de pagar una fianza (en algunos casos de $10 mil o más). Pero no todos fueron liberados antes de proceder a su deportación.

Durante la época en que estos padres fueron detenidos, sus hijos y otros miembros de la familia reconocieron importantes dificultades, incluida la dificultad para hacer frente a las consecuencias económicas y el estrés psicológico causado por la detención.

Las dificultades han aumentado con el tiempo, ya que las familias de escasos ahorros y fondos, y que vivían del trabajo diario, ya agotaron las reservas.

Escondidos y con miedo

La Raza y el Urban Institute también apuntaron que algunas organizaciones consiguieron fondos para asistir a familias durante uno o dos meses, pero los arrestos generalmente duraron dos a tres meses, y en algunos casos los trabajadores padres de familia permanecieron arrestados cinco o seis meses.

Otros fueron puestos en libertad, pero esperaron hasta que el último de los detenidos compareciera ante un juez para liberarlos, tiempo durante el cual no pudieron trabajar.

El aumento de las difíciles condiciones de vida entre las familias se extendieron, se agravaron y las redes familiares necesitaron más recursos, porque adquirieron cada vez más y más responsabilidades para cuidar de los niños de padres detenidos.

Después de la detención o desaparición de sus padres, los niños han experimentado sentimientos de abandono y mostraron síntomas de traumas emocionales, coacción psicológica y problemas de salud mental.

publicidad

Bajo las sombras

Familias continúan ocultándose y temen ser detenidos si salen a la calle. El aumento de aislamiento social ha crecido a lo largo del tiempo.

Las comunidades de inmigrantes se enfrentan al temor de futuras redadas por ser indocumentados o por ser etiquetados bajo el estigma de ser indocumentados.

La combinación de miedo, aislamiento y las dificultades económicas acarrean problemas de salud mental tales como la depresión, el trastorno de la separación, la ansiedad, el trastorno del estrés post traumático y pensamientos suicidas, resaltó el informe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad