publicidad

Napolitano "escuchará ideas" sobre la reforma migratoria en la Casa Blanca

Napolitano "escuchará ideas" sobre la reforma migratoria en la Casa Blanca

La jefa de la seguridad de EU encabezará reunión sobre la reforma migratoria y explicará recientes medidas en la frontera.

Escasos detalles

WASHINGTON - Cincuenta y tres días después de que el Presidente Barack Obama se reunió en la Casa Blanca con un grupo de legisladores demócratas y republicanos para definir algunos términos de un esperado debate por la  reforma migratoria, el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) anunció para esta semana un encuentro entre la secretaria Janet Napolitano y "partes interesadas" para avanzar en el espinoso asunto, de acuerdo con un reporte de la Agencia Española de Noticias ( Efe).

"Como lo ha hecho en las últimas semanas en todo el país, la secretaria Napolitano espera escuchar las ideas de las partes interesadas", dijo a la agencia Matthew Chandler, un portavoz del DHS.

Napolitano "cree que es importante hablar directamente con los muchos individuos y grupos a los que les afecta la labor que realiza el Departamento", agregó.

Chandler no precisó la fecha del encuentro ni citó por nombre a los grupos convocados a la cita con Napolitano en la Casa Blanca, reportó Efe.

Una activista de la comunidad inmigrante, que pidió el anonimato porque no está autorizada para divulgar datos del encuentro, dijo que la reunión será este jueves.

La reunión entre Napolitano y dirigentes de organizaciones a favor de los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos (además de funcionarios, activistas, empresarios, líderes religiosos y representantes de agencias policiales) fue mencionada el 25 de junio al término del encuentro entre Obama y un grupo bipartidista de legisladores.

publicidad

Bajo la mirilla

Pero a diferencia de esa ocasión, esta vez la jefa de la seguridad de Estados Unidos se encuentra en la mirilla de la Unión Americana de Libertades Civiles (ACLU) ante una serie de medidas de seguridad que su departamento adoptó en la frontera con México las que deberían, dijo, ser incluidas en el proyectado plan de reforma migratoria y no de manera aislada.

ACLU dijo la semana pasada estar "gravemente preocupada" por el aumento de las políticas de seguridad fronteriza anunciadas por Napolitano, entre ellas mayores recursos para la ejecución del programa 287(g) y para el programa de verificación de empleo conocido como E-Verity.

Emily Carey, coordinadora Regional Center for Border Rights de la ACLU en Nuevo México, dijo que el aumento de recursos de seguridad anunciados por Napolitano  deberían ir acompañados de la asignación de recursos para una adecuada supervisión y rendición de cuentas de lo actuado por las dependencias de esa secretaría.

También fustigó la ausencia de una reforma migratoria integral, y aseguró que sin la inclusión de estas medidas "habrá una mayor erosión de las libertades civiles en las comunidades fronterizas".

¿Cree usted que el gobierno y el Congreso deberían hacer más por aprobar la reforma migratoria amplia? Comente aquí.

Nuevos procedimientos

publicidad

A mediados de julio el DHS anunció la puesta en vigor de un nuevo reglamento de la Sección 287(g), el que según el gobierno evitará que se cometan detenciones arbitrarias de indocumentados y se elimine el debido proceso a los extranjeros sin papeles, permitiéndoles su día en corte tal y como lo señala la Constitución.

Carey dijo que las nuevas disposiciones carecen de mecanismos para hacer frente a los defectos del plan vigente, pone en peligro la seguridad pública y fomentar el abuso a los derechos civiles.

Las críticas de la ACLU se sumaron a un informe de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) elaborado a mediados de julio en el que concluyó que en las cárceles de la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE, una de las 23 agencias del DHS comandado por Napolitano) los inmigrantes sin papeles son mantenidos en "condiciones inaceptables", y que en algunos casos el derecho al debido proceso "ha sido afectado".

La CIDH advirtió que la mayoría de los centros reportados fueron creados y reformados bajo la administración de Bush, aunque demandó la inmediata mejora de los sistemas para garantizar el respeto a los derechos de miles de extranjeros encerrados en más de 350 centros en todo el país.

Plan en camino

A su vez, en el Senado avanza la redacción de un borrador de reforma migratoria que sería entregado la segunda semana de septiembre por el Senador Charles Schumer (demócrata de Nueva York), quien preside el Subcomité de Inmigración de la Comisión Judicial del Senado.

publicidad

La instancia decidirá si hay o no debate migratorio en el Congreso. Sin embargo, antes de emitir un dictamen definitivo, Schumer ha dicho que el proyecto de reforma migratoria debe incluir, por ejemplo, mejoras al sistema de verificación de empleo (E-Verify) para obligar a las empresas a que participen en los severos chequeos del servicio de inmigración.

Sobre este tema, la ACLU ha dicho que el mecanismo de verificación, creado por la administración del ex presidente George W. Bush (2001-2009) como parte de las medidas de seguridad en respuesta a los ataques terroristas del 11 de septiembre de 2001, sigue siendo imperfecto, no detendrá el flujo de la inmigración indocumentada y "pone en peligro" a miles de ciudadanos y trabajadores estadounidenses.

Datos poco exactos

Carey mencionó que la base de datos sigue presentando inexactitudes y que el sistema "socava la intimidad de los trabajadores".

Agregó que el E-Verify puede conducir a la discriminación contra aquellos que tengan una apariencia de extranjero e impone nuevas cargas a los trabajadores autorizados, incluidos los ciudadanos estadounidenses.

ACLU también teme que los errores reportados de la base de datos deje a miles de trabajadores sin empleo y precisó que las medidas de seguridad anunciadas por Napolitano deberían ir incluidas en un plan integral de reforma migratoria que, además, contemple una vía de legalización para millones de indocumentados.

publicidad

Debates inconclusos

Entre 2005 y 2008 el Congreso ha debatido sin éxito al menos tres veces la reforma migratoria. El debate esperado para 2009 fue movido para 2010 a causa de los retrasos en la discusión de la reforma de salud de Obama.

Fuentes consultadas por Univision.com temen que por ser un año electoral, el debate prometido por Obama se frene por falta de respaldo bipartidista. También manifestaron inquietud en cuanto a los requisitos para calificar a una esperada regularización y las multas o pagos que deberán hacer los inmigrantes que cumplan con los requisitos para alcanzar la tarjeta verde.

De los 58 votos demócratas en el Senado, más los dos asientos independientes, entre 10 y 12 no votarían a favor de un proyecto amplio que incluya una vía de legalización para millones de indocumentados.

El proyecto necesita 60 votos para ser aprobado en el Senado y 219 en la Cámara de Representantes. Si fracasa, los 12 millones de indocumentados seguirán viviendo en las sombras bajo el temor constante de ser detenidos y deportados de Estados Unidos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad