publicidad
.

Mel Martinez defiende partido logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

Mel Martinez defiende partido

Mel Martinez defiende partido

"En la derrota de la reforma migratoria jugaron un papel crucial los demócratas y los grupos afiliados, como los sindicatos".

"Es injusto culparnos"

"En la derrota de la reforma migratoria jugaron un papel crucial los demócratas y los grupos afiliados a los demócratas, como los sindicatos", dijo el senador Mel Martínez.

Los estragos de la reforma

De esta manera, el director general del Partido Republicano salió en defensa de las acusaciones del fracaso del plan por culpa de su partido y se refirió al liderazgo presidencial del proyecto que procuraba legalizar a millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

Martínez admitió en una entrevista con Univision.com que hubo más republicanos que votaron en contra del proyecto, pero consideró "injusto" culpar a su partido del hundimiento del plan. "Lo reconozco, no lo discuto, hubo más gente nuestra que voto en contra, pero este fue un fracaso conjunto...de todos".

Enseguida, explicó cómo el propio presidente Bush, la cabeza mayor del Partido y de la nación, "lleva años" pidiendo y apoyando una reforma y fue el artífice de la "resurrección", cuando ésta se empantanó en el Senado.

"Hay que ver como atacaron la reforma. Una de las enmiendas más duras por la sensibilidad de los inmigrantes fue presentada por el senador demócrata Byron Dorgan, demócrata por Dakota del Norte. Fue presentada en varias ocasiones. Primero propuso recortar el número de visas y luego intentaron que un nuevo programa de trabajadores temporales terminara después de 5 años. Eso demuestra que ellos [los demócratas] jugaron un papel preponderante para truncar la reforma", puntualizó Martínez.

publicidad

Confianza en el voto latino

Precisamente el fracaso del plan migratorio ha motivado todo tipo de especulaciones sobre un probable "voto de castigo" de parte del electorado hispano hacia los republicanos en las elecciones presidenciales del 2008.

"Eso es más una estrategia para enlodar nuestra imagen", dijo el director general del Partido Republicano. "Desde luego que no se puede minimizar ni despreciar a este importante sector de la población, pero me parece que es muy prematuro predecir cómo será su intención de voto".

Martínez dijo que aún no hay ninguna estrategia en el seno de su colectividad para conquistar el voto latino, simplemente porque aún no está definido quién será el candidato republicano, pero advirtió la importancia que para ellos representa la mayor minoría de Estados Unidos.

Asimismo se mostró confiado en que el electorado hispano se fije en la filosofía republicana y, sobre todo, en la importancia que sus huestes han dado tradicionalmente a temas como la educación, la reducción de impuestos y el apoyo a la vivienda y a los negocios propios.

Martínez dijo que lo mismo sucede con el voto cubano. "Los cubanos en el exilio son fieles al Partido Republicano por razones históricas. No sólo por la posición inflexible frente al tema del embargo, sino porque realmente queremos un cambio en Cuba", explicó.

publicidad

Finalmente dijo que debía considerarse –"y seguro se hará"- la posibilidad de que un hispano haga parte de la fórmula presidencial por el partido republicano, aunque aseguró que eso lo determinarán los candidatos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad