publicidad

Más repatriaciones voluntarias

Más repatriaciones voluntarias

Por quinto año consecutivo, los gobiernos de EU y México pusieron en marcha el Programa de Repatriación Voluntaria.

Detalles del programa

TUCSON, Arizona - Por quinto año consecutivo, los gobiernos de Estados Unidos y México pusieron en marcha el Programa de Repatriación Voluntaria (PRV) de indocumentados mexicanos que sean detenidos por agentes de la Patrulla Fronteriza en el estado de Arizona.El programa garantiza el regreso "seguro, efectivo y humanitario de los ciudadanos mexicanos" indocumentados a sus lugares de origen, dijo el martes la oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) en un comunicado.

En junio, el ICE en Arizona había advertido que el PRV se activaría en julio con mejoras en los procedimientos de deportación de inmigrantes mexicanos indocumentados.

El programa permite que las autoridades estadounidenses del departamento (ministerio) de Seguridad Nacional (DHS) trasladen a los mexicanos detenidos en el desierto de Arizona hacia el interior de México por medio de vuelos comerciales pagados por el gobierno de Washington.

Salió el primer avión

El primer vuelo con mexicanos repatriados de forma voluntaria de la temporada 2008 salió del Aeropuerto Internacional de Tucson el lunes, con aproximadamente 115 ciudadanos indocumentados, dijo el ICE.

Agregó que el plan estará vigente hasta el 28 de septiembre.

Advirtió la agencia que entre los meses de julio a septiembre las condiciones de clima se presentan con mayor severidad en el desierto de Arizona, aumentando severamente el riesgo para las personas que se atreven a cruzar el área para ingresar a Estados Unidos.

publicidad

Los gobiernos de Estados Unidos y México reconocen que el programa previene los peligros del cruce y ayuda a que muchos inmigrantes no sean presa de contrabandistas y traficantes, conocidos como coyotes.

Qué dice Washington

El PRV "proporciona un regreso seguro y humano a los extranjeros al interior de México, en un esfuerzo por salvar vidas y desalentar cruces fronterizos ilegales adicionales durante estos veranos calientes y en ocasiones insoportables a través de un terreno desértico hostil", dijo James T. Hayes Jr., director interino de Operaciones de Detención y Remoción del ICE.

En 2003, México y Estados Unidos, por acuerdo mutuo y bajo la Iniciativa de Seguridad Fronteriza, designaron el corredor occidental del Sector Tucson como un área de "alto riesgo", dijo The Associated Press.

Como resultado, ambos gobiernos diseñaron y continuaron administrando este programa de repatriación voluntaria con la meta de reducir las pérdidas de vidas en las zonas desérticas durante el calor del verano.

El plan también ayuda a disuadir la inmigración ilegal y combatiendo el crimen organizado vinculado al contrabando humano, al tráfico y la violencia que propagan en ambos lados de la frontera entre Estados Unidos y México.

El primer año de expulsiones

El programa fue activado por primera vez el 12 de julio de 2004 hasta el 30 de septiembre de ese año, cuando fueron deportados 14,071 mexicanos, de los cuales 11,159 fueron hombres, 2.912 mujeres y 2,144 menores, según reportes la embajada de México.

publicidad

En la segunda temporada, vigente 114 días en 2005, se efectuaron 221 vuelos de aeronaves mexicanas que despegaron del aeropuerto de Tucson y transportaron poco más de 20 mil mexicanos.

De acuerdo con datos de la Secretaría de Relaciones Exteriores (SRE) de México, el 83 por ciento de los deportados en 2005 fueron hombres y e1 17 por ciento correspondió a mujeres.

Agregó que en el grupo de deportados 2,836 eran menores de edad, quienes viajaron a México con sus respectivas familias.

Los años posteriores

El ICE dijo que en el año 2006 poco más de 15 mil indocumentados mexicanos capturados en Arizona por la Patrulla Fronteriza -entre el 7 de julio y el 30 de septiembre- se acogieron al PRV y devueltos a sus lugares de origen.

En 2007 fueron deportados unos 14 mil mexicanos en un palso de 83 días, dijo el ICE.

El gobierno de México detalló que la mayor parte de los regresados por las autoridades estadounidenses son originarios de los estados de Chiapas, Veracruz, Puebla y Oaxaca.

Se estima que cada año cerca de un millón de mexicanos trata de pasar de manera indocumentada a Estados Unidos, de los cuales el 50 por ciento son deportados, mientras que el resto logra permanecer aquí, según datos difundidos por los gobiernos de ambos países.

Se trata de la minoría

Durante el año fiscal 2006 la Patrulla Fronteriza (Border Patrol) realizó 1.1 millones de arrestos de indocumentados mexicanos en el período de vigencia del PRV, pero sólo el 1 por ciento de los detenidos optó por aprovechar el ofrecimiento de un vuelo gratis a México.

publicidad

Pese al elevado número de expulsados, la cifra fue considerada por medios gubernamentales como baja si se tiene en cuenta que sólo en el área de Tucson la Patrulla Fronteriza arresta a un promedio de 1,080 inmigrantes indocumentados diarios.

Detalles del programa

La SRE explicó que el PRV incluye una serie de regulaciones, tales como:

  • Traslado de los indocumentados a centros de detención del DHS.
  • Los vuelos pertenecerán a aerolíneas comerciales de México.
  • Cada vuelo tendrá hasta un máximo de 300 pasajeros.
  • Los vuelos no podrán ir custodiados por agentes federales armados de Estados Unidos.
  • Sólo serán repatriados indocumentados mexicanos.
  • Se repatriará a mayores de 18 años. Los menores de edad serán deportados sólo si viajan en compañía de familiares adultos.
  • Se repatriará a mexicanos sin antecedentes penales y que acepten, de manera voluntaria, regresar a sus localidades de origen.
  • Los familiares no serán separados, viajarán juntos.
  • Los familiares que no acepten el programa no serán separados.
  • Funcionarios consulares mexicanos -u otros representantes apropiados- tendrán acceso a los repatriados en todas las etapas de su retorno a México, incluso a bordo de la aeronave durante los vuelos.


Por qué el programa

Ambos gobiernos indican que el PRV tiene como objetivo salvar las vidas de personas que se aventuran a cruzar el desierto de Arizona durante el verano, cuando las temperaturas superan fácilmente los 110 grados Fahrenheit, durante el día.

publicidad

El programa se enfoca particularmente en ancianos, mujeres, menores de edad y hombres lesionados o heridos.

Funcionarios de los consulados mexicanos en Arizona supervisan de cerca el programa para verificar que todos los participantes lo hagan de forma voluntaria.

Aquellos que se niegan a participar en este programa son repatriados de forma tradicional a las ciudades fronterizas, donde en muchas ocasiones esperan el momento más adecuado para intentar nuevamente el cruce.

Zona de alto cruce

De acuerdo con la Patrulla Fronteriza Sector Tucson, que abarca el 90 por ciento de la frontera de Arizona, este corredor es donde se registra anualmente un poco más del 42 por ciento del total de arrestos de indocumentados a lo largo de la frontera con México.

En este sector, unos 3 mil agentes de la Patrulla Fronteriza arrestan un promedio de mil inmigrantes indocumentados diariamente, informó José González, vocero de la agencia federal.

A los detenidos mexicanos se les informa sobre el plan en los idiomas inglés y español. Quienes aceptan son deportados de manera voluntaria.

"No tiene sentido"

"Este programa no tiene sentido. Cada año lo hacen antes de que termine el año fiscal y justificar el pedir más y más dinero para la seguridad en la frontera", aseguró Kat Rodríguez, vocera de la Coalición de los Derechos Humanos en Arizona.

Rodríguez señaló que de acuerdo con un reporte dado a conocer por el Gobierno federal en el 2004, 8 de cada 10 personas que participaron en el programa y fueron entrevistadas aseguraron que "volverían a intentar el cruce", detalló la Agencia Española de Noticias ( Efe).

publicidad

"El gobierno debe de evaluar el porqué tanta gente está cruzando la frontera, evaluar las políticas que tenemos que están causando tanta migración", agregó la activista.

Por atrasos burocráticos

Rodríguez relacionó el cruce ilegal de indocumentados con el retraso que actualmente existe en Estados Unidos para procesar las aplicaciones de ciudadanía de miles de resientes legales.

"Es aquí donde deberíamos poner más recursos para acelerar el proceso de ciudadanía y mas personas puedan traer de forma legal a su familias", puntualizó.

En el último año el servicio de inmigración estadounidense acumuló más de un millón de solicitudes de ciudadanía, trámite que puede dilatar hasta 18 meses en algunos casos.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad