publicidad
.

Marcha por reforma migratoria logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc...

Marcha por reforma migratoria

Marcha por reforma migratoria

Por tercer año consecutivo los inmigrantes vuelven a las calles el 1 de mayo, pero las manifestaciones no serán como en 2006.

Marcha por reforma migratoria fd2ddc3dc97c4de9ade6ba12bfd61bbe.jpg

Miedo a flor de piel

Por tercer año consecutivo los inmigrantes regresarán a las calles este 1 de mayo en al menos 32 estados de Estados Unidos. El objetivo, exigir una reforma migratoria con vía de legalización. Pero esta vez agregan dos nuevos reclamos: que el gobierno federal frene las redadas y que el Congreso rechace toda iniciativa de ley que criminalice la estadía indocumentada.

La organización avanza rápido. Llamadas telefónicas, correos electrónicos, mensajes de texto, volantes... "Tenemos información sobre la mayoría de grupos que están organizando las marchas", dijo a Univision.com Luisa Katie, del Centro Hispano de Virginia. "Pero esta vez el clamor no es tan grande como en el 2006 y el 2007".

publicidad

Katie se refiere a las multitudinarias marchas por la reforma migratoria llevadas a cabo el 25 de marzo y el 10 de abril de 2006 en las principales ciudades de alta concentración de hispanos, como Los Ángeles (California), Houston (Texas) y Chicago (Illinois).

"Esta vez el ambiente está más apagado que en años anteriores", agregó. "El miedo y la situación económica son los principales factores del desinterés de la gente por participar" en el estado de Virginia y en Washington D.C. "Existe mucho temor, hay depresión en la gente, en los hispanos de Estados Unidos".

Dijo además que en los últimos meses las organizaciones de ayuda a los inmigrantes enfrentan el dilema de qué hacer "con los pedidos de asistencia para comprar alimentos, dinero para pagar el alquiler de la casa, un empleo para alimentar a la familia. Todo esto ha deprimido a la gente".

Todo listo en Miami

Pese a las preocupaciones y el miedo, en Miami, al sur del estado de Florida, los preparativos del 1 de mayo avanzan con paso firme.

"Al menos 20 organizaciones convocamos una manifestación en el Parque Francisco Morazán este 1 de mayo, dijo Francisco Portillo, de la Organización Hondureña Francisco Morazán. "Estamos haciendo los últimos detalles para que todo salga bien. Para que la gente asista. Para que volvamos a reiterar nuestro pedido de una reforma migratoria justa y amplia".

publicidad

Sin embargo, Portillo reconoció que existe miedo.

"Hace apenas dos semanas el servicio se inmigración hizo redadas en Miami. Se llevaron a varios indocumentados, y eso asusta a nuestra comunidad", comentó.

Pero el activista no cree que el 1 de mayo los policías de la Oficina de Aduanas y Control Fronteriza (ICE) acudan al Parque Francisco Morazán. "Nunca hay hecho una redada el 1 de mayo. No creemos que esta vez lo hagan".

Al resumir los objetivos de la convocatoria, Portillo dijo que la marcha del 1 de mayo es parte de la lucha por la legalización de los 12 millones de indocumentados, y para que el gobierno frene las redadas "y no siga separando a las familias con niños estadounidenses".

"Nosotros pedimos paz, justicia y compasión para los indocumentados. No creemos que vaya mucha gente debido al temor por las redadas, pero igual seguiremos luchando por quienes merecen una oportunidad para vivir en Estados Unidos", dijo.

Tirso Moreno, director de la Asociación de Trabajadores de Florida Central, dijo que "eso está pasando (los arrestos de indocumentados) todos los días. Pero como siempre, desatan (el gobierno) ese tipo de cosas para que la gente no vaya a las manifestaciones. Cada año pasa lo mismo. Y nosotros ya lo sabemos. E igual saldremos, iremos a Orlando, exigiremos al Congreso reanude el debate de la reforma y que no apruebe leyes antiinmigrantes, y al gobierno que frene las redadas".

publicidad

La Raza no marcha

A diferencia de la convocatoria para las marchas por la reforma migratoria del 10 de abril de 2006, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR), el principal grupo hispano de Estados Unidos, dijo que respalda la convocatoria de 2008, pero que no formó parte de la organización del evento.

"Usualmente nosotros no participamos en la organización de marchas. El 10 de abril de 2006 hubo una excepción y nos unimos a ese esfuerzo", explicó Clarisa Martínez, vocera de la NCLR. "Pero apoyamos la convocatoria. La participación cívica de la comunidad es muy importante".

Agregó que "mucho de nuestro enfoque de este año es el proceso electoral. Es muy importante, debido no sólo a que es un año de elecciones, sino por el tono negativo del debate migratorio que afecta a nuestra comunidad".

"Eso no quiere decir que otras formas de manifestación no sean importantes", puntualizó. "Nosotros estamos enfocados en la Campaña Ya es hora, Ciudadanía, para que la gente que cumpla con los requisitos se haga ciudadano, se registre y vote en las elecciones presidenciales noviembre", cuando los estadounidenses elijan al sucesor del presidente George W. Bush.

Marcha y voto

El Sindicato Internacional de Empleados y Servicios (SEIU), que agrupa a más de 1.5 millones de trabajadores, es uno de los socios de La Raza en la campaña Ya Es Hora, Ciudadanía, pero saldrá a las calles el 1 de mayo en las principales ciudades hispanas de Estados Unidos.

publicidad

"Nosotros vamos a tener participación en las marchas de Los Ángeles, Chicago, Houston, y tal vez en Nueva York, que son ciudades clave", dijo Eliseo Medina, vicepresidente del  SEIU. "Pero creo que hay dos partes en esta batalla por la reforma migratoria: las calles y las urnas".

Según Medina, en las marchas de 2008 "no se espera la misma participación que en los dos años anteriores por varios motivos. Miedo, redadas, depresión económica, cesantía. Pero también nos estamos enfocando en la participación cívica, el voto de noviembre. Esa marcha sí será importante para Estados Unidos".

"Nos escucharan más a través del voto que en las manifestaciones. Tenemos plan de participar nada más, de estar presentes. Pero no hemos puesto la misma atención que en 2006. Estamos haciendo presencia en muchos lugares, pero con énfasis en la participación cívica, para que la gente vaya a votar el primer martes de noviembre".

Más peligroso trabajar

Para el abogado José Pertierra, coordinador del Chat de inmigración de Univision Online, tanto la marcha del jueves 1 de mayo como el voto de noviembre son importantes.

Respecto al miedo de salir a las calles para exigir una reforma migratoria amplia, dijo que "no existe precedente de que el servicio de) inmigración ataque una marcha. Las redadas son en los sitios de trabajo".

publicidad

Y agregó: "Por tanto, es más peligroso ir a trabajar que ir a la marcha".

Sobre el impacto de las manifestaciones, el letrado señaló que "siempre es bueno demostrar los deseos de la población a través de manifestaciones. Es algo importante para que el tema de inmigración resucite después de las elecciones, para que la reforma migratoria tenga cierto respaldo popular. Para que los americanos que votan reconozcan que aquí se está cometiendo una injusticia".

"Aunque el debate está muerto, la reforma resucitará inevitablemente después de las elecciones", dijo.

Chicago no se rinde

"Nosotros sabemos hacer ambas cosas", dijo Emma Lozano, de la Coalición Internacional 1 de Mayo de Chicago. "Sabemos manifestar y sabemos elegir candidatos que apoyan nuestras causas".

"Nosotros nos reuniremos el 1 de mayo en el Parque Unión, a las 10 de la mañana, y de ahí marcharemos a la Plaza Federal. No tenemos temor, porque nosotros no hemos parado de movilizarnos".

En cuanto a la batalla por la reforma migratoria amplia, dijo que "nosotros tenemos números históricos, tanto de salir a las urnas como de organizar una de las marchas más grandes de la historia de Estados Unidos" (en referencia a las manifestaciones de 2006). "Eso nos permite decir que obviamente vamos a tener un factor decisivo al momento de elegir a quien vaya a tomar las riendas de la Casa Blanca en noviembre".

publicidad

Lozano agregó que "hemos eliminado a los políticos racistas de Chicago porque nosotros hemos ganado elecciones. Sabemos que las marchas y el voto son importantes. Pero también sabemos que el voto es el punto central de esta lucha. El 1 de mayo es un paso más. Yo estimo que en Chicago marcharemos 10 mil personas ese día. Pero en noviembre marcharemos millones, de eso puedo estar segura".

Tras una pausa, la dirigente dijo: "La marcha es sólo una expresión más de esta lucha, para que los políticos no olviden nuestro esfuerzo y no olviden nuestro reclamo de una reforma migratoria justa y amplia, que incluya una vía de legalización para los 12 millones de indocumentados".

Preocupación en Los Angeles

En el oeste de Estados Unidos los ajustes finales de la marcha del 1 de mayo se llevan a cabo a toda prisa. "Creo que todo va bien", dijo Juan José Gutiérrez, director del Center for Education and Immigration Services de Los Ángeles. "Ha habido muchas dificultades, pero las hemos ido resolviendo, las hemos enfrentado".

Gutiérrez tiene presente los problemas surgidos el 1 de mayo del año pasado cuando unidades antimotines del Departamento de Policía de Los Ángeles (LAPD) dispararon balas de goma y cargaron con bastones a manifestantes en un área del Parque Mccarthur, hiriendo a varias personas, entre ellos niños y periodistas.

publicidad

"Para evitar ese tipo de situaciones, este año nos hemos reunido con todas las cabezas de las fuerzas del orden (policía, alguacil, el servicio de inmigración, bomberos), y todos aseguran que va a ver mucho orden y que no quieren que se repita lo del año pasado. Yo les propuse una conferencia de prensa conjunta para infundir confianza al público, pero eso no lo aceptaron".

Indicó que según publicaciones de prensa "la policía ahora está menor preparada, mejor entrenada que el año pasado para este tipo de manifestaciones. Eso nos indica que van a cooperar, pero si se repite una situación como la del año pasado, significa que la van a manejar mejor desde el punto de ellos. Eso deja abierta esa posibilidad y eso nos preocupa".

Gutiérrez también cuestionó la cobertura de las radios en español y dijo que "no lo hicieron como en 2006".

Agregó que, según sus cálculos, el 1 de mayo habrá manifestaciones de diverso tipo en al menos 220 ciudades en 32 estados.

Manifestarán bajo techo

Pese los llamados de confianza formulados por los dirigentes de grupos de alcance nacional, Nora Sandigo, de la Fraternidad Americana de Miami, dijo que el 1 de mayo "haremos una vigilia en la sede de nuestra entidad".

"Vamos a tener un momento de oración. Vamos a pedir que paren las redadas y las deportaciones. Queremos justicia para los niños estadounidenses, que paren los embates del departamento de Seguridad Nacional (DHS), pero lo haremos bajo techo, porque la gente tiene miedo", indicó.

publicidad

La dirigente, que encabeza una batalla legal en representación de unos 400 niños estadounidenses de padres indocumentados, agregó que la gente "no quiere salir a las calles porque teme que inmigración la vaya a agarrar".

"Pero igual nos reuniremos el jueves. Yo no tengo miedo. Ese día estaré con la gente en la Fraternidad. Ese es nuestro deber, acompañarlos en su pesar, en su lucha, con civismo, defendiendo unos derechos que son justos y constitucionales".

Sandigo refirió que en el último año, al igual que en Virginia, aumentaron los pedidos de ayuda en dinero para pagar alquiler de casa y comprar alimentos, "pero lamentablemente el gobierno federal redujo a cero los fondos para la ayuda social. Nosotros vemos eso como un castigo a las organizaciones que ayudan a los inmigrantes".

"De alguna manera ya están criminalizando a los indocumentados", concluyó.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
publicidad