publicidad

Luis Gutiérrez explicó en conferencia nacional telefónica su reforma migratoria

Luis Gutiérrez explicó en conferencia nacional telefónica su reforma migratoria

Un grupo de congresistas demócratas realizó una conversación nacional por teléfono para explicar la reforma migratoria.

En todo el país

Un grupo de congresistas demócratas realizó el miércoles una conversación nacional por teléfono para explicar los principales puntos de un proyecto de reforma migratoria que en breve será enviado a la Cámara de Representantes y que hace énfasis en la legalización y las iniciativas de ley conocidas como Dream Act y AgJobs.

La estrategia congregó a más de 52 mil personas en 45 estados, quienes se reunieron en hogares, centros comunitarios, templos y otras instalaciones para escuchar un mensaje sobre una propuesta que, de ser aprobada por el legislativo, sacaría de las sombras a millones de indocumentados.

Los legisladores, Luis Gutiérrez de Illinois, Nydia Velásquez de Nueva York y Raúl Grijalva de Arizona, se comunicaron simultáneamente con unos1,000 lugares en donde estaban reunidas familias inmigrantes acompañadas de activistas, religiosos y sindicalistas que apoyan una vía de legalización regulada. Entre los estados participantes se contaron California, Illinois, Nueva York, Michigan, Arizona y Nuevo México.

"Lo que hemos demostrado esta noche es que existe un movimiento y un apoyo fortalecido para que se trabaje en una reforma migratoria practica y humana", dijo Angélica Salas, directora ejecutiva de la Coalition for Humane Immigrant Rights of Los Angeles (CHIRLA).  "El mensaje para los Demócratas y líderes del Congreso es: nuestra comunidad necesita la reforma.  Estados Unidos necesita un sistema de leyes de inmigración que funcione. Miles de familias están siendo separadas y muchas más viven aterrorizadas. Necesitamos ver hechos no solamente escuchar palabras bonitas. El silencio tampoco es aceptable".

publicidad

Y agregó, "estas charlas caseras son una foto de una comunidad nacional que está informada, involucrada en resolver problemas, y unida para trabajar en un futuro mejor para sus familias y la nación".

Las teleconferencias, una nueva modalidad de comunicación de legisladores pro-inmigrantes, se desarrollaron en inglés y español en horarios seguidos, cada uno de 30 minutos.Los organizadores dijeron que las "fiestas", además de llevarse a cabo en casas particulares, se registraron en sedes comunitarias, iglesias católicas y de otras denominaciones y mezquitas, donde se reunieron inmigrantes hispanos, africanos, árabes, asiáticos, musulmanes y otros grupos organizados.

¿Qué opina de la iniciativa de reforma del legislador Luis Gutiérrez? Comente aquí.

Plan en curso

Gutiérrez reiteró durante la conferencia telefónica que este año enviará al Congreso una iniciativa de ley basada en un fuerte componente de seguridad nacional y una vía de legalización para indocumentados que, entre otros requisitos, carecen de antecedentes penales, pagan impuestos y hablan inglés.

"Nuestros inmigrantes son muy trabajadores. Ellos son parte esencial de nuestra comunidad y están aptos para el desafío", dijo Gutiérrez. "Todo lo que estamos diciendo es que vamos a exigir una oportunidad para que se legalicen".

publicidad

Un plan similar fue esbozado el viernes en Washington por la jefa de la seguridad de Estados Unidos, Janet Napolitano, quien urgió al Congreso a aprobar una reforma migratoria amplia que le otorgue al gobierno federal recursos e insumos para asegurar las fronteras y poner sin a la inmigración indocumentada, así como una rigurosa vía de legalización.

Al igual que los lineamientos del plan dado a conocer por Gutiérrez el pasado martes de 13 octubre, Napolitano dijo que la Casa Blanca apoya una nueva legislación que fortalezca las políticas de seguridad adoptadas por el gobierno del Presidente Barack Obama, permita a las autoridades reforzar el programa de verificación de empleo, perseguir el tráfico ilegal de personas y el fraude migratorio, además de agregar al proyecto las iniciativas conocidas como Dream Act y AgJobs, proyectos que han sido presentado sin éxito en el Congreso desde 2003.

De qué se trata

El Dream Act consiste en permitir que estudiantes indocumentados sobresalientes que llegaron niños a Estados Unidos –unos 65 mil cada año- consigan una residencia temporal y, una vez graduados de la Universidad o prestado servicios en las Fuerzas Armadas, gestionen la residencia permanente.

La legislación del AgJobs fue presentada por primera vez al legislativo en 2003 y otorga residencia temporal a unos 3 millones de trabajadores agrícolas –principalmente mexicanos-, quienes al cumplir un determinado número de horas laboradas para un empleador y carecer de antecedentes criminales, entre otros requisitos, podrá solicitar al servicio de inmigración la residencia permanente, y cinco años más tarde de recibida comenzar el trámite de ciudadanía.

publicidad

Tanto el plan de Gutiérrez como el de Napolitano recomiendan acelerar el proceso de reunificación familiar. El actual sistema, regulado por ley por el Departamento de Estado, contempla una cuota anual reducida de visados, lo que obliga a muchas familias a esperar, en algunos casos, casi dos décadas para que cónyuges vivan juntos o puedan abrazar y estar junto a sus hijos menores de edad.

Opiniones distintas

En lo que no están de acuerdo ambos planes es en la ejecución del Programa 287(g), que faculta al Departamento de Seguridad Nacional (DHS) hacer acuerdos con las policías locales (estatal y municipal) para arrestar a indocumentados.

El pasado 5 de agosto Napolitano anunció la puesta en marcha de un nuevo reglamento nacional de procedimientos para evitar abusos y quiere de los derechos civiles por parte de las policías y aseguró que el nuevo instrumento le otorga al gobierno herramientas para luchar contra la inmigración ilegal y el tráfico de indocumentados. Gutiérrez recomienda suspender el plan hasta que el Congreso apruebe la reforma, aduciendo que muchos indocumentados que son capturados por las autoridades por el sólo hecho de estar sin papeles en Estados Unidos podrían calificar para una eventual legalización.

Cuántos son

En Estados Unidos viven casi 12 millones de indocumentados, según datos recientes del Pew Hispanic Center, un grupo de Washington que estudia los movimientos migratorios.
publicidad

Las teleconferencias fueron organizadas por la campaña Reforma Migratoria por Estados Unidos, una coalición nacional de al menos 600 organizaciones que abogan por una reforma migratoria integral.

En California hubo poco más de 60 reuniones y en Illinois se registraron al menos 50, de acuerdo con organizadores.

El padre Brendan Curran, de la iglesia San Pío del barrio Pilsen, en Illinois, lugar que cuenta con una elevada población hispana, dijo que la conferencia mantiene la unidad de las familias y la esperanza de legalizar a los indocumentados.

Curran, que integra el grupo de Sacerdotes por Justicia para los Inmigrantes, agregó que la comunidad debe estar informada y lista para actuar en apoyo de la iniciativa legislativa sobre la reforma migratoria.

No a la amnistía

El movimiento a favor de la reforma migratoria en el que participa Gutiérrez cuenta con la rechazo de la Federación para una Reforma Migratoria Estadounidense (FAIR), un grupo ultraconservador que ha dejado en claro que aún tiene suficiente combustible y no cesará su campaña en contra de una "amnistía" para los indocumentados.

El sábado, el grupo Americans for Legal Immigration (ALIPAC) organizó protestas callejeras denominadas "Motines del Té" en más de 20 estados, aunque según reportes de prensa no atrajeron multitudes, pero sí dejaron en claro que el movimiento conservador está "vivito y coleando".

publicidad

Los "Motines del Té" aparecieron a mediados de abril en Washington DC, cuando miles de manifestantes protestaron frente al Capitolio en contra el incremento en el gasto público impulsado por Obama.

Por qué el nombre

Los organizadores bautizaron la protesta como "motín del té", en referencia a la acción emprendida en 1773 por los colonos en Boston, Massachusetts, que, furiosos por los impuestos aplicados por el Reino Unido, abordaron barcos y destruyeron cargamentos de té arrojándolos al agua.

Tras la protesta de abril, los organizadores –republicanos- decidieron repetir las protestas el 12 de septiembre también en Washington DC, esta vez para oponerse a la reforma migratoria y a una posible vía de legalización –amnistía- a millones de indocumentados.

La fecha fue adoptada porque por esos días el Senador Charles Schummer (demócrata de Nueva York) iba a entregar un proyecto de reforma a la Cámara Alta, pero el plan fue desestimado por falta de respaldo republicano.

Si bien los demócratas tienen una mayoría en ambas cámaras del Congreso, varios de sus integrantes -al menos 12 en el Senado- no apoyan la reforma migratoria, por lo que requieren del apoyo de sus enemigos políticos para aprobar la anhelada vía de legalización de millones de indocumentados.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad