publicidad

Los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos lloran la muerte de Kennedy

Los inmigrantes indocumentados de Estados Unidos lloran la muerte de Kennedy

Millones de indocumentados están tristes en EU por la muerte del senador Edward Kennedy, un firme aliado de la legalización.

Legado de esfuerzos

Entre 11 y 12 millones de indocumentados aguardan ansiosos el comienzo de un esquivo debate de reforma migratoria que incluiría una difícil vía de legalización. A la espera se agregó la tristeza, no por el retrazo de las discusiones en el Congreso, sino por la muerte del senador Edward Kennedy, de uno de los políticos que durante años presionó para que el país reconozca el esfuerzo y el trabajo de inmigrantes que viven en las sombras porque no tienen papeles para caminar sin miedo por las calles de Estados Unidos.

La Agencia Española de Noticias ( Efe) dijo el jueves que la comunidad hispana perdió un importante aliado en el Senado con la muerte de Kennedy, quien en los últimos seis años contribuyó atribuyó con varias iniciativas, algunas bipartidistas, que incluían una vía de legalización generosa.

En 2003, por ejemplo, el senador de Massachussets presentó un plan de reforma que otorgaba la residencia a millones de extranjeros sin papeles que se hallaban en el país por lo menos desde dos años antes de la aprobación del proyecto, pero la iniciativa no prosperó por falta de respaldo bipartidista.

En 2005 volvió a la carga con resultados similares, y en 2006 y 2007 también fracasó en el intento, no sin antes reiterar que cualquier cambio a las leyes de inmigración debía incluir una vía de legalización amplia para aquellos indocumentados que llevaban tiempo en el país, trabajan, pagan impuestos y carecen de antecedentes criminales.

publicidad

La batalla de 2007

El último intento visible de Kennedy fue en marzo de 2007 cuando integró un grupo tripartita –demócratas, republicanos y la Casa Blanca- que en secreto elaboró un proyecto de reforma migratoria denominado “integral”, que entre otras recomendaciones incluyó un fuerte componente de seguridad nacional y una vía hacia la residencia basado en los mismos términos que el plan de 2006.

La iniciativa no prosperó en el Senado. Al año siguiente, los republicanos perdieron el control de ambas cámaras del Congreso y el entonces candidato demócrata Barack Obama ganó la elección presidencial y se convirtió en el primer presidente afroamericano en la historia de Estados Unidos.

Fue durante el comienzo de esa campaña, el 20 de mayo del año pasado, cuando los médicos le dijeron Kennedy que padecía un cáncer al cerebro. Quince meses más tarde murió, y con él un aliado clave en un proceso de reforma migratoria que avanza lento, que se iba a discutir primero en 2009, pero que debido a múltiples problemas nacionales el debate fue trasladado para los primeros meses de 2010.

Pero el debate no se avecina fácil. Primero el Congreso deberá discutir y aprobar los proyectos de reforma de salud, medio ambiente y energía.

¿Cree que tras la partida del Senador Edward Kennedy surgirá un nuevo líder aliado de los inmigrantes en el Congreso? Comente aquí.

publicidad

Pérdida lamentable

Janet Murguía, presidenta del Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el pri9ncipal grupo hispano de Estados Unidos), dijo al enterarse de la muerte de Kennedy que no hay "ningún senador en nuestro país que haya apoyado más legislaciones para favorecer a la comunidad” inmigrante.

Para Frank Sharry, director del grupo pro-reforma America's Voice, que trabajó con Kennedy en dicha legislación, la contribución del veterano dirigente demócrata no se detuvo ahí. "Ted diseñó el sistema legal moderno de inmigración, creando políticas integrales de refugiados y asilo, y preparando el escenario para una solución al problema de la inmigración ilegal en el siglo XXI".

En la década de los sesenta Kennedy patrocinó una ley que eliminó las cuotas migratorias, mientras que en los ochenta el senador de Massachussets propuso leyes que establecieron sistemas para el asentamiento de refugiados en Estados Unidos.

También propuso y iniciativas que concedieron amnistía a millones de indocumentados e impusieron sanciones a los patrones que contrataban a trabajadores indocumentados.

"Conciencia del Senado"

"Kennedy fue algo así como la conciencia del Senado, de los demócratas en general. Según nos adentramos en la dura pelea por la reforma, sabemos que es muy difícil que alguien sustituya lo insustituible", reconoció Maribel Hastings, también de America's Voice.

publicidad

El Senador Robert "Bob" Menéndez (demócrata de Nueva Jersey), el legado incluye su activa lucha por los desfavorecidos en los frentes educativo, social y laboral.

"Desde una legislación para defender a los trabajadores agrícolas hasta los derechos civiles y de los votantes, la fortaleza de la convicción del senador Kennedy ha impactado profundamente a la comunidad latina", dijo Menéndez en un comunicado.

Hasta el final

En una de las últimas batallas que participó fue la ley por el aumento del salario mínimo, que mejoró las condiciones en la mayor parte de los sectores que emplean a hispanos.

“El senador Kennedy fue nuestro héroe, nuestro líder y nuestra fortaleza”, apuntó Sharry. “Quienes tuvimos el honor de verlo trabajar de cerca, siempre recordaremos al hombre y no al personaje”, agregó.

The American Immigration Law Foundation, en un comunicado, dijo que Estados Unidos “perdió a un gran campeón de los derechos civiles” y a un gran defensor de los derechos de los inmigrantes.

El Presidente Barack Obama recordó que durante cinco décadas Kennedy estuvo en todas las grandes medidas de legislación para avanzar en los derechos humanos, la salud, y el bienestar económico del pueblo estadounidense.

"Yo valoraba sus consejos sabios en el Senado, donde, sin importar la agitación de los eventos, siempre tuvo tiempo para un colega nuevo", añadió el mandatario. "Y aún mientras él luchaba valientemente contra una enfermedad mortal, yo me beneficié como Presidente, de su sabiduría y  ánimo".

publicidad

Defensor incansable

La Alianza Nacional de Comunidades Latinoamericanas y Caribeñas lamentó la muerte de "Ted" Kennedy y dijo que se trató de "uno de los más ardientes defensores de leyes migratorias humanas y sensibles".

Kennedy fue un "defensor incondicional" de los derechos de toda la gente y dedicó su carrera política a la búsqueda de la "igualdad y justicia social" en los Estados Unidos, dijo Oscar Chacón, director ejecutivo de la alianza en un comunicado.

Durante sus batallas a favor de los derechos de los inmigrantes, Kennedy siempre condenó las redadas y las deportaciones de miles de inmigrantes que fueron apresados y expulsados sólo por no tener papeles.

La estadía indocumentada en Estados Unidos es una falta de carácter civil no criminal.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad