publicidad

Los demócratas del Senado no aceptarán una reforma migratoria sin ciudadanía

Los demócratas del Senado no aceptarán una reforma migratoria sin ciudadanía

Una reforma migratoria este año estaría en peligro si los republicanos de la Cámara demoraran la discusión y el voto.

Advierten que si los republicanos no apuran el debate y el voto en el pleno de la Cámara, no habrá reforma en el 2014.

Por Lourdes Meluza, Corresponsal del Noticiero Univision en Washington DC

Una reforma migratoria este año no estaría en peligro si los republicanos de la Cámara de Representantes demoran la discusión pública y votación de las piezas legislativas más controvertidas hasta después de las primarias, dijo el líder de la mayoría del Senado, Harry Reid (demócrata por Nevada).

“Si esperan hasta las primarias, sería muy, muy difícil” que se pudiera incluir la medida en el calendario legislativo este año, agrego Reid durante una mesa redonda del equipo de iniciativas hispanas del Senado con los medios en español.

La política electoral complicará el avance de la reforma migratoria. Los republicanos quisieran evitar que grupos en contra de una reforma migratoria lancen candidatos republicanos extremistas en contra de los republicanos que apoyan la reforma.

Si no se aprueba la legislación final este año, el proceso deberá comenzar otra vez desde el principio en ambas cámaras en el 2015.

El Senador Bob Menéndez (demócrata por Nueva Jersey) agregó que si los republicanos esperaban para el cierre de las postulaciones para las primarias en la primavera, el calendario será apretado. Pero su esperan al otoño “sería casi imposible”.

publicidad

El proceso en la Cámara de Representantes se ha demorado. El liderazgo apenas tiene contemplado presentar una lista de los principios que guiarían varias piezas legislativas migratorias. Se espera que la lista se haga pública antes del discurso del Estado de la Unión que el presidente Obama pronunciará en el Congreso el 28 de enero.

En parte, las demoras se deben a que los líderes republicanos quieren obtener los votos de la mayoría de su bancada para cada una de sus piezas legislativas migratorias y necesitan además a un bloque de demócratas.

Las más intensas negociaciones, según fuentes del Congreso, son sobre qué hacer con más de 11 millones de indocumentados en el país y abogan por una legalización que no ofrezca un camino a la ciudadanía.

Esto sería inaceptable para el liderazgo demócrata del Senado.

"No voy a dar marcha atrás en esto", dijo el Senador Tim Kaine (demócrata por Virginia). “No podemos aceptar crear una categoría de ciudadanos de segunda clase”.

El Senador por Virginia, parte del equipo de iniciativas hispanas, agregó que “es muy importante para nosotros en el Senado que haya un camino, es un camino muy largo, no es un camino rápido, pero necesitamos un camino a la ciudadanía”.

Por otra parte, el grupo de senadores demócratas también enfatizó que seguirán oponiéndose a la enmienda de la senadora Kelly Ayotte (republicana por New Hampshire) que eliminaría el crédito tributario por hijos a los indocumentados para financiar una extensión de beneficios para los desempleados.

publicidad

Como parte de la agenda que estiman beneficiaría a millones de hispanos en el país, el grupo se comprometieron a impulsar un aumento al salario mínimo federal a $10.00 la hora en el 2015.

Los senadores afirmaron que de $27.8 millones de trabajadores que se beneficiarían directamente por el aumento, 24% son hispanos.

En la mesa redonda también participaron, entre otros, los senadores demócratas Charles Schumer (Nueva York), Michael Bennet (Colorado), Martin Heinrich (Nuevo México) y Richard Blumenthal (Connecticut).

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad