publicidad

Licencias falsas en Texas

Licencias falsas en Texas

Falsificadores hacen su agosto en Texas con indocumentados no pueden obtener permisos locales de conducir.

"Ilegal" y "rentable"

EL PASO - Los falsificadores de licencias de conducir internacionales van en aumento porque se aprovechan de que los indocumentados no pueden obtener permisos locales de conducir por su situación migratoria, según el procurador de Texas, Gregg Abbott.

"Con las fuerzas policíacas del estado enfocándose en la seguridad nacional, la manufactura de identificaciones falsas se ha convertido en un negocio ilegal extraordinariamente rentable", dijo hoy Abbott en un comunicado.

El procurador de Texas indicó que aun cuando muchos de los fabricantes de identificaciones falsas son operadores a pequeña escala que trabajan en las sombras, otros lo hacen abiertamente a través de anuncios en los que ofrecen licencias de conducir internacionales que, aseguran, son legales.

"Las fuerzas policíacas del estado estarán vigilantes para detectar fraudes como estos en sus comunidades", afirmó Abbott y agregó que los agentes de los Departamentos de Policía y de las oficinas de los alguaciles en condados de Texas serán instruidos para identificar las licencias internacionales falsificadas.

Los clientes en potencia

De acuerdo con el procurador, los fabricantes de las licencias internacionales promocionan sus productos entre los inmigrantes que no cuentan con documentación válida de identificación, especialmente los indocumentados o, en menor medida, aquellos a quienes se les ha cancelado, revocado o suspendido la licencia de conducir expedida por el estado de residencia.

publicidad

Uno de estos casos salió a la luz recientemente, cuando una compañía de Houston fue penalizada por vender licencias falsas de conducir internacionales a $225 cada una.

"Esta compañía llevó a cabo campañas en numerosos estados dirigidas a la comunidad hispana asegurando que las licencias eran 100 por ciento legales y ofreciendo que los compradores no tenían que ser residentes legales del estado", aseguró Abbott.

No están autorizados

Indicó que, adicionalmente, la compañía prometía indebidamente que estas licencias internacionales agilizarían al comprador el proceso de adquisición de un vehículo y que el documento que expedían estaba amparado por la primera enmienda de la Constitución de Estados Unidos.

"Nuestra investigación arrojó que los ahora acusados, nunca estuvieron autorizados para emitir licencias de conducir internacionales por ninguna instancia gubernamental o las Naciones Unidas", dice en el comunicado la oficina del procurador.

"Para comenzar, las licencias de conducir internacionales no existen legalmente", aclaró el fiscal.

El documento permitido

El documento legítimo expedido por instancias gubernamentales se llama "Permiso Internacional de Conducir" y permite a los no ciudadanos el manejar en países extranjeros.

"Sirve para que los conductores extranjeros presenten el documento a autoridades locales que no pueden leer o entender las indicaciones contenidas en licencias expedidas en otros países", explicó.

publicidad

Abbott aclaró que los permisos internacionales son erróneamente llamados licencias internacionales, lo que alimenta la confusión que deriva fácilmente en la explotación por parte de organizaciones criminales.

No están reconocidos

"Estados Unidos reconoce los permisos de conducir internacionales bajo el tratado firmado en 1949 de Road Traffic (ICRT)", y únicamente los países firmantes de esos tratados reconocen oficialmente el documento, señaló.

"El Departamento de Estado autoriza exclusivamente a la Asociación Americana de Automóviles (AAA) y a la Alianza de Automovilistas turísticos Americanos (AATA) para la venta de estos permisos a conductores mayores de 18 años, que ya cuentan con una licencia de conducir expedida por sus localidades de residencia", afirmó.

Tanto AAA como AATA cobran entre 10 a 15 dólares por cada permiso internacional de conducir, indicó el procurador.

De acuerdo con reportes de la Comisión de Tratados Federales, los falsificadores cobran entre $65 y $350 por cada documento.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad