publicidad
.

Las dudas sobre la reforma logo-noticias.6bcb5218ff723b30f6c272bb9bfc7be...

Las dudas sobre la reforma

Las dudas sobre la reforma

Los cambios a la ley de inmigración de EU impactarán a todos los indocumentados, no sólo a quienes hablen el idioma español.

A quién, cuándo, cómo

El debate y aprobación de la reforma migratoria es un proceso complejo y largo. Por ahora, el Congreso tiene un solo proyecto en sus manos, el bipartidista de los congresistas Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois) y Jeff Flake (republicano de Arizona), entregado en marzo al Comité Judicial de la Cámara Baja.

Un segundo plan, de la Casa Blanca, está siendo redactado y será emitido en breve al Senado.

Eso no quita, sin embargo, que aparezcan otros planes que vuelvan más interesante el debate sobre el futuro de los 12 millones de indocumentados que viven en Estados Unidos.

La reforma migratoria genera frecuentes dudas. ¿Quiénes se beneficiarán? ¿Cuántos legalizarán su estadía en Estados Unidos? ¿Cuánto será aprobada? ¿Será sólo para indocumentados que hablan español? ¿Qué ocurrirá con los familiares inmediatos? Aquí te damos algunas respuestas.
LA DUDA LA RESPUESTA
¿Cuántos indocumentados hay en Estados Unidos? 12 millones, según datos del Pew Hispanic Center y de la Oficina del Censo de Estados Unidos. La mayoría procede de América Latina, y la mayoría de latinoamericanos son originarios de México.
¿Cuántas propuestas existen hasta ahora? Por ahora hay dos, una bipartidista entregada en marzo al Comité Judicial de la Cámara de Representantes, y otra que está siendo elaborada por la Casa Blanca y un grupo de senadores republicanos.
¿En qué consisten las propuestas? El plan bipartidista, de siete capítulos, contempla seguridad fronteriza, control del tráfico indocumentado, combate al fraude de identidad y una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en Estados Unidos desde el 1 de julio de 2006 y carecen de antecedentes criminales. Tras el pago de una multa de $2,000 recibirán una visa temporal de residencia, seis años después y el pago de una segunda multa de $1,000 una visa de residencia permanente, y luego de otros cinco años podrán iniciar el trámite de ciudadanía. Los jefes de familia deberán salir a un puerto fronterizo a legalizar el ingreso de la familia a Estados Unidos.


publicidad

El plan de la Casa Blanca incluye aumentar la seguridad fronteriza, acelerar las deportaciones, construir muros para detener el tráfico ilegal de personas y la creación de dos nuevas visas, una para trabajadores extranjeros y otra para indocumentados que se encuentran en el país. Los trabajadores foráneos pagarán $3,500 por la visa que dura dos años. Al término del plazo podrán renovarla y pagar otros $3,500. Los indocumentados deberán pagar $3,500 por una visa de residencia temporal de tres años y luego una multa de $10,000 para la residencia, gestión que deben realizar en el Consulado estadounidense de su país de origen.

¿Quiénes apoyan los planes migratorios? La propuesta bipartidista cuenta con el respaldo de legisladores en ambas cámaras del Congreso. Las organizaciones nacionales a favor de los derechos de los inmigrantes la consideran como un buen punto de partida para alcanzar una reforma amplia, justa y humana. Los grupos, entre ellos La Raza -la principal entidad hispana de Estados Unidos-, han llevado a cabo campañas para llamar o escribir a los legisladores pidiéndoles que aprueben una reforma justa, amplia y humana en 2007.

No se conocen respaldos públicos al plan migratorio de la Casa Blanca. ¿Cuánto costará la legalización? Si el Congreso aprueba el plan bipartidista, cada indocumentado pagará unos $4,920 por concepto de multas y tarifas hasta conseguir la ciudadanía. El monto, sin embargo, no contempla gastos de representación de abogado y cualquier otro trámite o gestión durante el proceso, tal como apelaciones a fallos del servicio de inmigración y transporte desde y hacia Estados Unidos.

publicidad

Si se aprueba el plan de la Casa Blanca, el monto asciende a $15,420 y no contempla, ni gastos de abogado ni imprevistos. ¿Puede un indocumentado salir de Estados Unidos? Si un indocumentado sale de Estados Unidos le cae encima la Ley del Castigo, aprobada por el Congreso en 1996. La legislación señala que si un extranjero permanece por más de 180 días sin derecho de estadía, debe ser expulsado por tres años. Y si la estadía sobrepasa el año, el castigo se eleva a los 10 años. Cumplido el castigo, el extranjero debe tramitar en la embajada de Estados Unidos de su país de origen un perdón y gestionar una visa para poder ingresar.

Si regresa ilegalmente mientras dura el castigo, no tendrá derecho a ningún beneficio migratorio. Si es detenido en Estados Unidos estando vigente el castigo, es deportado de por vida. Documentos necesarios Sea cual fuere el plan de reforma que apruebe el Congreso, los indocumentados deben tener listo una serie de documentos para iniciar un proceso de legalización. Eso incluye: identificación con foto (pasaporte, licencia de manejar), certificado de nacimiento, declaraciones de impuesto, constancias de permanencia (recibos de las cuentas de luz, agua o teléfono).

Si tiene antecedentes criminales, hable con un abogado, exponga su caso y averigüe si hay maneras de limpiar su récord.

Espere la publicación del reglamento correspondiente para conocer la totalidad de requisitos. No pague nada a nadie La reforma migratoria no está aprobada. Por tanto, no entregue dinero a nadie, porque nadie puede hacer nada. Si le ofrecen la residencia o le dicen que debe pagar ahora para asegurar un cupo y ser de los primeros que conseguirá la residencia una vez que el Congreso apruebe la ley, le está mintiendo. Guarde su dinero hasta que el Congreso apruebe la reforma y el presidente George W. Bush promulgue la ley y ésta sea publicada en el Registro Federal.

publicidad

Si tiene dudas, pregúntele a su abogado, esté pendiente de lo que informan los medios de comunicación o pregunte en un grupo reconocido de ayuda a hispanos en Estados Unidos ¿Cuánto tiempo tomará la legalización? Cualquier plan que apruebe el Congreso establecerá condiciones para que cada indocumentado recorra el camino hacia la legalización. Por ejemplo, si aprueba el plan bipartidista, el proceso dilatará: Al menos un año de espera en recibir la residencia temporal, seis años para iniciar la gestión de residencia permanente, uno a dos años para recibir la Green Card, y cinco años como residente permanente para iniciar el proceso de ciudadanía. Es decir, al menos 16 años para jurar como ciudadano de Estados Unidos.

El plan de la Casa Blanca estipula plazos similares. ¿Y los familiares? El plan bipartidista incluye la legalización de los familiares directos de los trabajadores indocumentados, es decir cónyuges e hijos solteros menores de 21 años de edad. Ellos recibirán los mismos beneficios: una visa temporal de residencia. Seis años más tarde podrán pedir la residencia permanente y luego la ciudadanía. Pero cada uno deberá pagar las respectivas multas ($2,000 al comienzo y $1,000 cuando pida la Green Card). La familia podrá permanecer en territorio estadounidense durante todo el proceso hasta recibir la ciudadanía.

publicidad

El plan de la Casa Blanca también incluye a familiares inmediatos, con la salvedad que cada uno deberá pagar $3,500 por la visa de residencia temporal y $10,000 cuando pida la residencia. Todos, sin excepción, deben salir de Estados Unidos y regresar a sus países de origen para tramitar y recibir la Tarjeta Verde. ¿Y  los indocumentados que ingresen una vez aprobada la reforma? No tendrán derecho a ninguna clase de beneficio migratorio. La reforma migratoria tiene el propósito de poner fin al tráfico e ingreso de indocumentados a Estados Unidos y sacar de las sombras a los 12 millones de indocumentados, para que el gobierno federal tenga un registro de identidad de todos y cada uno de ellos. ¿La reforma migratoria sólo incluye a inmigrantes que hablen español? No. La reforma migratoria incluye a todos os indocumentados que viven en Estados Unidos. Las redadas En 2005 el departamento de Seguridad Nacional (DHS) advirtió que ejecuta al menos 11 planes distintos para deportar extranjeros que residen ilegalmente en Estados Unidos y tienen antecedentes criminales. Una de esas estrategias, conocida como "regreso al remitente", ha permitido la captura de unos 18 mil indocumentados en todo el país. Más de 6 mil no eran buscados por las autoridades, pero cayeron porque se encontraban en el lugar de los allanamientos.

El gobierno ha reiterado que la atención está puesta en aquellos extranjeros que han cometido delitos y tienen antecedentes criminales. La violación de los términos de una orden de deportación se considera un delito criminal grave. ¿Cuál es el camino de la reforma en el Congreso? Para que la reforma sea aprobada, los comités Judicial de la Cámara de Representantes y del Senado deben aprobar una propuesta. Cuando la propuesta sea aprobada, ésta o éstas deben ser enviadas a los plenos de cada cámara. Luego, ambas cámaras deben aprobar la reforma.

publicidad

Si ambas cámaras aprueban una misma versión, el proyecto es enviado al presidente para que la promulgue o la vete. Si la firma, se convierte en Ley.

Pero si las cámaras aprueban versiones diferentes, el presidente del Congreso convoca al Comité de Conferencia. Esta instancia armoniza ambas versiones y redacta una versión final, que es luego enviada al presidente para que la promulgue o la vete. Si la firma, se convierte en Ley y se procede a su publicación en el Registro Federal. Información adicional


  • Más información del Plan Migratorio de la Casa Blanca
  • El costo de la reforma migratoria

  • publicidad
    Contenido Patrocinado
    En alianza con:
    publicidad
    El emblemático espectáculo estadounidense no ha podido hacer frente a los cambios del gusto del público y anunció el sábado que su última función será en mayo.
    José Batista llegó a la frontera de Nuevo Laredo-Laredo para pedir los beneficios del reglamento estadounidense que le permitiría ingresar legalmente a este país. Lo que no sabía es que estando en pleno proceso el gobierno de Obama eliminaría la estipulación administrativa. Hubo otros detrás de él que por unas horas se quedaron fuera.
    La noticia del fin de los beneficios a los migrantes de Cuba llegó como un balde de agua fría para los últimos en llegar. Este grupo espera sus papeles con la incertidumbre de si podrá reencontrarse con los familiares que dejaron en la isla.
    En la madrugada de este jueves se votó el primer paso para revocar la ley de salud, que entre otros beneficios ha otorgado servicio de salud a más 20 millones de personas. El ‘sí’ ganó, pero los demócratas (y un republicano) hicieron lo posible por defenderlo.
    publicidad