publicidad

La reforma migratoria no murió

La reforma migratoria no murió

El presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Hioward Dean, dijo que el debate migratorio no está muerto.

De quién es la culpa

El presidente del Comité Nacional del Partido Demócrata, Howard Dean, dijo a Univision Online que la votación en el Senado no puso fin al debate migratorio en el Congreso de Estados Unidos.

El dirigente agregó que el tema no desaparecerá tan sólo por el "obstruccionismo republicano" y aprovechó la ocasión para acusar a los republicanos de hacer campaña hallando "puntos de irritación" y de usar como "chivos expiatorios" a los hispanos en materia electoral.

Las declaraciones de Dean fueron en respuesta a comentarios formularos también a Univision Online por el jefe del Partido Republicano, Senador Mel Martínez (Florida), quien dijo que los demócratas jugaron un papel preponderante en la derrota en el Senado del proyecto de reforma migratoria que intentaba legalizar a 12 millones de inmigrantes indocumentados.

Univision Online: A la acusación de que los republicanos fueron los responsables del fracaso de la reforma migratoria, el jefe del Partido Republicano, el senador Mel Martínez, dijo que fue un fracaso conjunto e incluso señaló que los demócratas jugaron un papel preponderante en la derrota del plan. ¿Qué opinión le merece ese comentario?

Howard Dean: Hace dos años, antes de los mítines (de mayo), antes de que se redactaran los proyectos de ley, salimos a hablar acerca de cómo el Partido Republicano iba a usar a los hispanos como chivos expiatorios para las elecciones de 2006, tal como habían hecho con los 'gays' en 2004 y con los afroamericanos en 2002. El Partido Republicano hace campañas hallando puntos de irritación. Entonces, antes de usar la cuestión migratoria para inflamar a los votantes con retórica divisiva, ni el presidente Bush ni Mitch McConnell ni Mel Martínez tenían voluntad fundamental ni política para unir los votos para una transigencia aceptable. Sólo 12 de 49 senadores republicanos votaron por seguir adelante, demostrando así la total desorganización de los republicanos.

publicidad

UOL: ¿Cuál es el mérito de los demócratas?

HD: El senador Harry Reid y el liderazgo demócrata del Congreso merecen mucho crédito por luchar por un paquete de reforma migratoria integral. Los demócratas cambiaron el tono. Bajo un Congreso republicano el debate era sobre la ‘criminalización’ de inmigrantes, doctores y hasta clérigos. Bajo el Congreso demócrata, nosotros luchamos por soluciones reales y prácticas para hacer que eso sucediera de modo bipartidista.

UOL: ¿Cómo es posible entonces que habiendo una mayoría demócrata en el Senado -incluyendo el ponente de la reforma- no se haya podido inclinar la balanza a favor del plan migratorio?

HD: Los demócratas cuentan con 51 de los 100 asientos del Senado, y eso nos da la mayoría. Pero necesitamos 60 votos en la mayor parte de los proyectos legislativos para romper el filibusterismo [obstrucción parlamentaria, obstruir un proyecto de ley ya aprobado] republicano y terminar el debate. Necesitamos votos republicanos, pero hasta el republicano líder del Senado, Mitch McConnell, votó en contra. Y John McCain, quien había copatrocinado el proyecto de ley en el último Congreso, rehusó que apareciera su nombre en el proyecto este año. Mel Martínez, el presidente del Comité Nacional Republicano, sólo pudo entregar 11 votos republicanos además del suyo.

publicidad

Los planes futuros

UOL: ¿Qué piensan hacer a corto plazo desde su partido para revivir un plan que ayude a solucionar el problema migratorio?

HD: Bueno, hemos dicho todo el tiempo que la votación en el Senado no daría fin al debate migratorio. La cuestión no desaparecerá tan sólo por obstruccionismo republicano. Los demócratas del Congreso continúan buscando la manera de abordar la cuestión, y sin duda verán aparecer proyectos como la Ley DREAM Act (Ley del Sueño, para estudiantes sobresalientes) y la de Empleos Agrícolas (AgJobs, para trabajadores del campo, principalmente mexicanos). Pero sabemos que al final se necesita contar con una solución integral que restaure el orden en la frontera y que, además, saque a los 12 millones de indocumentados de las sombras. Los inmigrantes que trabajan duro, obedecen la ley y pagan sus impuestos debieran poder ajustar su estatus y, en definitiva, ganarse los derechos y responsabilidades de la ciudadanía. Por eso es por lo que hemos luchado.

UOL: Respecto al voto latino el jefe del Partido Republicano, Mel Martínez, confía en que éste sea fiel a ellos en las elecciones presidenciales y que no cree en un voto de castigo del electorado hispano por el fracaso de la reforma migratoria. ¿Qué piensa usted?

HD: Ya vimos un cambio en 2006. Aproximadamente 70 por ciento de los votantes hispanos escogieron a los demócratas, lo cual significó salir ganando en comparación con 2004. Pienso que en 2008 el voto también tendrá que ver con el tono. El Partido Republicano, y aún muchos de los candidatos residenciales republicanos, han dicho de plano que no quieren a los hispanos en el país, mucho menos en el partido. La inmigración también mostró que los republicanos no están preparados para liderar, porque escogieron metas políticas partidistas por sobre lo que es mejor para el país. Eso va más allá de la inmigración. Miren el escándalo de la administración de Bush con las despedidas de fiscales de Estados Unidos en todo el país. Ese escándalo se centra en el hecho de que esos fiscales rehusaron procesar casos políticos motivados por fraude electoral dirigidos a impulsar leyes que harían más difícil el voto de los hispanos y otras minorías.

publicidad

El voto latino de EU

UOL: ¿Han pensado en alguna estrategia para cautivar el electorado latino en las próximas elecciones?

HD: Por supuesto. Nos honra el hecho de que obtuvimos 70 por ciento del voto latino en 2006, pero no damos ni un solo voto por descontado. Una de las primeras cosas que hicimos fue hacer publicidad por la radio hispana, por ejemplo, cuando los republicanos trataban de privatizar -y fundamentalmente matar- el Seguro Social, en 2005. Hemos estado a la delantera en la cuestión migratoria, constantemente luchando por un proyecto de reforma integral y en contra de las tácticas republicanas. Por ejemplo, denunciamos juegos como el de ‘Atrapa a un inmigrante ilegal’ que los colegios republicanos han tenido en todo el país y que ni Mel Martínez ni el Comité Nacional Republicano han hecho nada para ponerles fin.

UOL: ¿En qué se ha enfocado la publicidad?

HD: Hicimos mucho con la publicidad en el ciclo del 2006 sobre la cuestión inmigratoria, pero también como parte de nuestro esfuerzo por proteger el derecho al voto de los hispanos, mediante la radio y la prensa escrita. Entre más de 3 millones de impresos que distribuimos en 2006, contábamos con materiales bilingües, incluso en español, que hablaban acerca de lo que los demócratas harían en el Congreso. Y hemos celebrado innumerables reuniones a nivel de municipalidad para discutir todos estos asuntos. También estamos hablando con los medios hispanos en todo el país.

publicidad

Planes inmediatos

UOL: ¿Cuál es su reto como partido?

HD: Parte de nuestro reto es demostrar que los demócratas están cumpliendo nuestras promesas. Los demócratas han hecho más en los últimos seis meses que los republicanos en seis años. Los demócratas aprobaron un aumento en el salario mínimo, pasaron la legislación para reducir el costo de la universidad a los estudiantes, estamos implementando las recomendaciones de la comisión sobre el 11 de septiembre y luchando por sacar a nuestras tropas de la guerra civil de Irak. Y los demócratas están aprobando una legislación real para lograr que Estados Unidos sea independiente en la cuestión de energía, dándonos más seguridad y ayudando a bajar el costo de la gasolina.

UOL: ¿Qué estrategia tienen para captar finalmente el voto hispano?

HD: Parte de nuestra estrategia es asegurarnos de que los latinos conozcan lo que estamos haciendo y cumpliendo, y que sepan que somos el partido que comparte sus valores. También tenemos un programa informal en el cual alentamos a los hispanos y a otras minorías a que se postulen. No sólo queremos a los hispanos en la mesa, sino también en las boletas. Como parte de la estrategia del Comité Nacional Demócrata para los 50 estados, hemos entrenado a organizadores en cada estado sobre cómo llegar a la comunidad hispana de modo formal durante todo el año. Y estamos requiriendo que los estados contraten gente que se parezcan a la gente cuyos votos estamos solicitando.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad