publicidad

La Raza tiene dudas del plan

La Raza tiene dudas del plan

El principal grupo hispano de EU exige un camino a la ciudadanía para los 12 millones de inmigrantes indocumentados.

Legalización para todos

El Consejo Nacional de La Raza, la principal organización hispana de Estados Unidos, dijo elogiar el plan migratorio propuesto el jueves de la semana pasada por una comisión negociadora integrada por demócratas, republicanos y la Casa Blanca, pero advirtió que el proyecto debe incluir un camino a la ciudadanía para todos los indocumentados que "trabajan y participan activamente en sus comunidades".

Los planes migratorios 2007

La organización resaltó el trabajo de la comisión tripartita y los esfuerzos por retomar el debate cuanto antes en el Congreso, y apuntó que "una reforma migratoria no podrá ser exitosa si no provee un camino a la ciudadanía" para los 12 millones de indocumentado que viven en Estados Unidos.

"Esta propuesta contempla este elemento tan importante y este debate es el primer paso para que sea un hecho", afirmó Janet Murguía, presidenta de La Raza. "Por fin, este debate se dará lugar en el Senado", agregó.

Murguía dijo además que los latinos de Estados Unidos, "al igual que los estadounidenses, están ansiosos por ver al Congreso hacer realidad la reforma migratoria y estamos contentos de que este proceso vaya a comenzar".

El calendario de la reforma migratoria

Votación en el Senado

Este lunes, el pleno del Senado votará si aprueba el plan que servirá de base para el reinicio del debate migratorio, suspendido el pasado 3 de septiembre en momentos que el Comité de Conferencia se aprestaba para armonizar una versión de reforma del Senado con un plan que había aprobado la Cámara de Representantes en diciembre de 2005 que criminalizaba la estadía indocumentada.

publicidad

Sin embargo, NCLR mostró preocupación antes algunas de las cláusulas incluidas en el proyecto de ley anunciado el jueves.

Estas cláusulas, dijo el Consejo, "cambiarían drásticamente el sistema legal de inmigración al eliminar las categorías de visas, las cuales permiten que ciudadanos de Estados Unidos puedan pedir a sus familias".

Que agregue la ciudadanía

El Consejo refutó además "un sistema numérico, que por primera vez en casi un siglo, haría disponible visas en base a la educación y la habilidad de una persona de hablar inglés".

La Raza también debatió un programa nuevo para trabajadores temporales propuesto por la comisión tripartita.

"Para que un programa de trabajadores temporales funcione y sirva para beneficiar los intereses de este país, los trabajadores tienen que tener la habilidad de poder establecerse en el país y, en algún momento, poder obtener la ciudadanía", declaró Murguía.

"Aunque tenemos serias dudas sobre algunas cláusulas de este proyecto de ley, haremos un gran esfuerzo por mejorarlos", añadió.

Vigilarán de cerca

La presidenta del Consejo añadió que "nos hemos comprometido seriamente a asegurarnos de que este proyecto de ley avance y pase por la Cámara de Representantes para terminar en manos del presidente", y eligió a los integrantes de la comisión que “tomaron el primer paso en este proceso".

publicidad

"Estamos ansiosos por participar activamente en este debate hasta el final", subrayó Murguía.

El plan de reforma migratoria dado a conocer el jueves en Washington por un grupo de senadores demócratas y republicanos, y miembros de la Administración del Presidente George W. Bush, incluye darle prioridad a la seguridad fronteriza y una vía de legalización para indocumentados que se encuentran en el país desde antes del 1 de enero de 2007.

Otros detalles del plan

El proyecto también proporciona herramientas para que los empleadores verifiquen si los trabajadores que emplean son elegibles para laborar en el país, y exigirá que todos los trabajadores presenten documentos de identidad imposibles de alterar y fácilmente verificables.

Crea además un programa de trabajadores temporales para los oficios que los estadounidenses no están ejerciendo, el que estará limitado a tres periodos de dos años, con un periodo de por lo menos un año fuera de Estados Unidos entre ellos.

El plan permitirá que los trabajadores temporales traigan a su familia inmediata sólo si tienen los recursos económicos para mantenerlos y si tienen seguro médico.

No se trata de una amnistía

Advierte el programa que "no se trata de una amnistía" y asegura que los favorecidos "saldrán de las sombras y pasarán por un periodo de prueba".

publicidad

"Una vez que se cumpla con los parámetros de seguridad fronteriza y cumplimiento de la ley, estos deben someterse a una investigación de antecedentes, permanecer empleados y libres de antecedentes penales, pagar una multa de $1,000 y recibir una tarjeta de identidad biométrica imposible de falsificar para solicitar una visa de trabajo o "visa Z", indica.

Al cabo de unos años, los portadores de la visa Z podrán solicitar una tarjeta de residencia, pero sólo tras pagar una multa adicional de $4 mil y gestionar la residencia en la embajada de Estados Unidos de sus países de origen.

El costo de la reforma

Exige hablar inglés

Además, exige que el beneficiario hable inglés y se ponga a la fila y espere a que se tramiten los casos pendientes en el servicio de inmigración, una espera que podría dilatar varios años.

Al igual que La Raza, la mayoría de organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes en Estados Unidos ven con cautela la propuesta y exigen al Congreso y a la Casa Blanca que aprueben una reforma migratoria justa y humana, y que favorezca la reunificación familiar.

La Cámara de Representantes no ha fijado aún una fecha para iniciar el debate de la reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad