publicidad

La Raza alista segundo informe sobre impacto de redadas en niños estadounidenses

La Raza alista segundo informe sobre impacto de redadas en niños estadounidenses

Alarmada por el incremento de las redadas, La Raza publicará segundo informe que revela daños causados a niños estadounidenses.

Miles de afectados

MIAMI - Alarmado por el incremento de las redadas de inmigración en los últimos meses, el Consejo Nacional de La Raza (NCLR, el grupo hispano más influyente de Estados Unidos) publicará en breve un segundo informe que revela los daños causados por las batidas encabezadas por agentes federales a niños estadounidenses hijos de padres indocumentados.

"Estamos concluyendo el informe", dijo a Univision Interactive Multimedia (UIM) Laura Vásquez, Analista de Legislación de Inmigración de La Raza. "En breve será divulgado".

Vásquez agregó que el documento es la segunda parte de un estudio que la Raza y el Urban Institute divulgaron a finales de octubre de 2007 y que explica los padecimientos vividos por más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets, el padecimiento de trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar de los menores a causa del arresto y deportación de sus progenitores.

La Raza reiteró que los niños víctimas de las políticas de inmigración impulsadas durante la administración del presidente George W. Bush (del 20 de enero de 2001 al 20 de enero de 2009) "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos".

Millones bajo riesgo

Otros tres millones de menores de edad nacidos en Estados Unidos e hijos de padres indocumentados "podrían correr la misma suerte en corto plazo", advirtió la Raza en 2007.

publicidad

El viernes se conoció un informe elaborado por la Oficina del Inspector General (IOG) del Departamento de Seguridad Nacional (DHS) en el que se reveló que el Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, una de las 23 agencias que integran el DHS) deportó entre 1998 y 2007 a más de 2 millones de inmigrantes indocumentados, de los cuales 108,434 fueron padres de niños ciudadanos estadounidenses por nacimiento.

"Estamos viendo una buena señal el hecho de que la Secretaria del DHS, Janet Napolitano, haya pedido revisar las políticas que ejecuta esa agencia", dijo Vásquez, quien agregó que la entidad confía en que habrá un cambio de dirección en los procedimientos federales para tratar el tema de la inmigración indocumentada.

Sumidos en el horror

Según la denuncia hecha por La Raza y The Urban Institute en 2007 en el informe titulado 'Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos', miles de familias han sido víctimas de leyes y políticas antiinmigrantes donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

El estudio culpó al Congreso federal por el daño infringido a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria y su incapacidad de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en este país.

publicidad

Por tal motivo, La Raza pidió al Congreso comprometerse con una investigación que permita establecer las irregularidades que pudieron cometerse durante las redadas para que, si es el caso, corrija las políticas que ejecuta el DHS.

La recomendación no fue atendida.

¿Cree usted que este tipo de informes sirva para que el Gobierno federal frene las redadas y el Congreso retome el debate de la reforma migratoria? Comente aquí.

Padecimientos graves

El NCLR agregó que la combinación entre el miedo desatado tras las redadas, el aislamiento y la pobreza que desencadenaron los arrestos y las posteriores deportaciones, acarrearon en los niños serios problemas de salud mental tales como depresión, trastornos, ansiedad, estrés post traumático e incluso pensamientos suicidas, resalta el informe.

"Los resultados del informe son sorprendentes", dijo Janet Murgia, presidenta de La Raza, tras la divulgación del primer informe. El número de niños separados de sus padres como consecuencia de las redadas es "significativo". El estudio reveló que "por cada dos inmigrantes detenidos, un niño se queda desamparado".

Agregó que del total de niños impactados por la política antiinmigrante del gobierno de Bush, "dos tercios son ciudadanos de Estados Unidos o residentes legales permanentes".

Daños que no se miran

Según el primer informe, en Estados Unidos hay unos 5 millones de niños con por lo menos uno de sus padres indocumentado.

publicidad

El aumento de las actividades de observancia de la ley de inmigración por parte del gobierno anterior puso "cada vez más a estos niños en situación de riesgo de ser separados de sus familias", precisó. Y a esto se agregan las "dificultades económicas" y los "traumas psicológicos" que se desencadenan después de una redada masiva como las realizadas en Colorado, Nebraska y Massachussets, "que sirvieron de base para la elaboración del documento".

Los investigadores explicaron que la ICE, agencia encargada de hacer cumplir las leyes de inmigración, "aumentó" el ritmo de redadas en los últimos años "para detener" a inmigrantes indocumentados.

"El número de inmigrantes indocumentados detenidos en los centros de trabajo creció más de siete veces, pasando de 500 a 3,600 entre 2002 y 2006", subrayó.

Las acciones del ICE incluyen actividades de observancia (inteligencia), allanamientos, arrestos, deportación de inmigrantes que han cometido delitos, operaciones de detención y deportación de puerta a puerta, y allanamientos a gran escala de presuntos indocumentados en lugares de trabajo.

Un año más tarde, la ICE reportó que en los primeros 11 meses del año fiscal 2008 ejecutó más de 1,200 redadas en centros de trabajo y que en el mismo período de tiempo deportó a más de 350 mil indocumentados, cifra que representó el 20 por ciento más que los deportados en el año fiscal anterior.

publicidad

Los efectos inmediatos

Los procedimientos utilizados por el ICE en las redadas de Colorado, Nebraska y Massachussets hicieron difícil organizar el cuidado de los niños cuando sus padres fueron detenidos, dijo la Raza el The Urban Institute en el primer reporte.

Muchos, agregaron, ocultaron al momento de ser detenidos la información de que tenían niños por temor a que el gobierno les quitara su custodia.

También muchos firmaron documentos de salida voluntaria y abandonaron el país antes de que pudieran ponerse en contacto con abogados de inmigración, con sus familias, o con los consulados de sus países de origen.

"En los lugares de detención había un acceso muy limitado a teléfonos para que los arrestados pudieran comunicarse con sus familias y muchos fueron trasladados a remotos centros de detención fuera de los estados en los que fueron arrestados", aseveró el estudio.

Sin embargo, resalta el documento que "algunos padres solteros y otros que estaban cuidando niños fueron puestos en libertad el mismo día de la redada, pero otros permanecieron varias noches y días encarcelados".

En los días y semanas siguientes a las redadas, de manera informal familiares y redes de la comunidad asumieron importantes responsabilidades en el cuidado de los niños y demás personas que quedaron abandonadas en las residencias de los trabajadores detenidos.

publicidad

Las conclusiones

La Raza y The Urban Institute concluyeron que el principal responsable del peligro que se cierne sobre otros 3 millones de niños estadounidenses es el Congreso federal, instancia que no ha llegado a un acuerdo para reformar la ley de inmigración.

"Hay 12 millones de inmigrantes indocumentados en el país en situación de riesgo de detención y deportación, y alrededor de cinco millones de niños, de los cuales 3 millones son ciudadanos de Estados Unidos", advirtieron.

Agregaron que la falta de una reforma amplia niega el empleo a padres de hijos estadounidenses, y con ello los sume en la pobreza y aumenta los riesgos en otras áreas tales como salud y educación.

También criticaron la aprobación de recursos para aumentar la capacidad de detención del ICE y la deportación de inmigrantes indocumentados en vez de darles una oportunidad para que regularicen su estadía.

Vásquez dijo que el segundo informe es un seguimiento del documento de octubre de 2007 y mostrará qué ocurrió con los afectados en las redadas de Colorado, Nebraska y Massachussets en los meses posteriores y qué hizo el gobierno sobre las denuncias hechas en el primer informe.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad