publicidad

La lucha de Elvira Arellano

La lucha de Elvira Arellano

Tras su deportación, Elvira Arellano hizo un llamado al gobierno de México para que llegue a un acuerdo migratorio con EU.

La lucha de Elvira Arellano 3b812d9775de4092a9e7ccb04b040c5a.jpg

"Me miraron como si fuera terrorista"

CIUDAD DE MÉXICO -  "Saulito se quedó en EU porque quiere seguir luchando para que yo pueda regresar, pero yo sé cuál es mi situación y no pienso regresar indocumentada a Estados Unidos", aseguró a UNIVISION ONLINE Elvira Arellano cuatro días después de ser deportada de Estados Unidos, mientras su hijo Saúl se quedó en California."Es injusto que se nos trate de criminales. Como la manera que me trataron a mi, me miraron como si yo fuera una terrorista", comentó la activista.En una entrevista concedida en México, la joven mujer se indignó al recordar la forma en que se realizó su detención el pasado domingo en Los Angeles tras participar en una manifestación para exigir al gobierno de Estados Unidos una reforma migratoria.

publicidad

"El gobierno de Estados Unidos por dos décadas ha aceptado que nosotros como indocumentados lleguemos, trabajemos, paguemos impuestos y contribuyamos a la economía del país y no se vale que nos quieran tratar como criminales", comentó.Arellano de 32 años de edad, expresó su tristeza por ser separada de su pequeño hijo Saúl que se quedó en Los Angeles al cuidado de conocidos para continuar con  sus estudios.

"Yo lo único que hice fue trabajar para tener una vida digna y darle una vida digna a mi hijo que es ciudadano norteamericano", aseguró.

Dejó su refugio después de un año

La joven madre permaneció durante un año refugiada en una iglesia de Chicago, para evitar su detención y deportación, sin embargo el pasado sábado decidió salir para viajar a Los Angeles y participar el domingo en una protesta para la reforma migratoria.

Pero fue precisamente después de la manifestación que Arellano fue arrestada cuando iba a refugiarse a una iglesia de Los Angeles. En el camino fue interceptada por agentes federales de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE).

De inmediato fue deportada, lo cual provocó protestas tanto en Estados Unidos como en México. La cancillería mexicana lamentó los hechos y consideró que ninguna modalidad de detención debe vulnerar los derechos de los detenidos, ni impedir la asistencia consular.

publicidad

No regresará a EU como indocumentada

De la misma forma el Congreso mexicano pidió a la cancillería enviar una nota de protesta diplomática por la detención y deportación de la mexicana, principalmente por la acción de los agentes migratorios.

Al respecto Arellano expresó con profunda tristeza que los hechos se hayan dado de esa manera, pero dijo ser conciente de que su vida cambió ya que no piensa regresar a Estados Unidos indocumentada.

"Mi propuesta que es que haya una legalización cuanto antes para proteger a nuestras familias (hispanas)", comentó Arellano.

Sobre la mexicana pesaba una orden de aprehensión y deportación por utilizar documentos falsos.

Que los legalicen

"Quieren que viva nuestra gente legalmente en Estados Unidos, entonces tienen que legalizarla", expresó la mexicana tras hacer un llamado a los congresistas estadounidense para que retomen en septiembre próximo el debate de la reforma migratoria.

"Yo creo que lo único que puedo decir es si uno va Estados Unidos es porque aquí en nuestro país [México] no tenemos las oportunidades de tener un trabajo digno", añadió.

En ese sentido hizo un llamado al presidente Felipe Calderón para que busque un pacto migratorio con Estados Unidos, además de crear mejores fuentes de trabajo en México para que la gente no busque fuera lo que se le ofrece en el país.

publicidad

Arellano no pudo ocultar su molestia por el trato que se les quiere dar a los indocumentados en Estados Unidos y calificó de falta de poder y valor político la aprobación para legalizarlos.

"Si algún día Dios quiere que yo regrese legalmente, lo voy a hacer pensando en el futuro de Saulito. Por el momento estoy bien aquí en mi país y espero en Dios que mi hijo regrese pronto para estar juntos", comentó.

Seguirá luchando

La joven madre dijo estar consiente de que legalmente ya nada se puede hacer sobre su deportación, pero prometió que seguirá luchando para que las familias de indocumentados no sean separadas.

Sobre el apoyo que ha recibido en México, dijo estar satisfecha con las muestras de afecto que ha tenido.

"Sé que ahora todo es diferente. Estoy en mi país y me siento libre de que nadie me está persiguiendo y nadie me está diciendo que soy una criminal y ni me están tratando como una terrorista", dijo Arellano.

Entre sus planes en México están buscar una estabilidad en todos los sentidos para poder traer a su pequeño hijo a vivir con ella.

Negó que utilizara a su hijo

"Lo más importante es que aquí en México nuestro gobierno se involucre con los Estados Unidos para llegar a un acuerdo migratorio, también para que se respeten los derechos de la gente y que no se les trate como criminales", pidió la activista.

publicidad

Aunque Arellano ha recibido respaldo de algunos grupos de apoyo a hispanos y de derechos humanos, las grandes organizaciones como La Raza y NALEO no han expresado su postura por la deportación de la mexicana.

Al respecto dijo: "Creo que los grupos más importantes son los de base, los grupos pequeños a los que les importa realmente que haya una legalización para proteger a sus familias".

Responde a las críticas

Al ser cuestionada sobre las críticas que ha recibido por una supuesta utilización de su hijo para recibir apoyo, Arellano comentó que sus intenciones no son ésas, ya que no es la única madre de familia que se enfrenta a esa situación y que los grupos hispanos la han apoyado desde el principio.

"De ninguna manera lo veo así porque hay cerca de 4 millones de niños americanos que esta sufriendo todos los días la deportación de alguno de sus padres o de los dos y yo creo que el gobierno es algo que está ignorando", comentó.

"Saulito conoce más niños que como él han vivido la situación de deportación y es difícil que se esté viviendo eso en Estados Unidos, cuando se está hablando de un país de gran libertad y solamente por el simplemente hecho de ser indocumentado esa libertad no existe", apuntó.

Finalmente Arellano aseguró que luchó hasta el último momento para quedarse con su hijo en Estados Unidos.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad