publicidad
A nueve semanas de los comicios, las encuestas pintan un panorama poco halagüeño para los demócratas.

La inmigración ilegal en campaña pero indocumentados son mayores perdedores

La inmigración ilegal en campaña pero indocumentados son mayores perdedores

La inmigración ilegal ha disminuido en Estados Unidos pero no así el impacto que tendrá en los comicios de noviembre.

A nueve semanas de los comicios, las encuestas pintan un panorama poco h...
A nueve semanas de los comicios, las encuestas pintan un panorama poco halagüeño para los demócratas.

Un panorama republicano

WASHINGTON, D.C. - La inmigración ilegal ha disminuido en Estados Unidos pero no así el impacto que tendrá en los comicios de noviembre, donde demócratas y republicanos se disputarán el control del Congreso, y los mayores perdedores son los indocumentados.

A nueve semanas de los comicios, la "Gran Recesión" y la anémica recuperación económica constituyen el tema más acuciante de los votantes, aunque sobre la mesa hay asuntos como los recortes tributarios, la reforma de salud, la guerra en Afganistán, y la inmigración.

En general, las encuestas pintan un panorama poco halagüeño para los demócratas, y los republicanos hacen lo posible por retomar las riendas del Congreso, echando mano incluso del tema de inmigración.

publicidad

Para lograr el control del Congreso, se requieren 218 escaños en la Cámara de Representantes y 51 en el Senado.

Gran insatisfacción

Una encuesta conjunta del diario USA Today y la empresa Gallup señaló que la insatisfacción de la opinión pública con el partido gobernante es mayor ahora que en 1994, cuando los demócratas estaban en el poder, o que en 2006, cuando fue el turno de los republicanos.

En esos años, el descontento popular fue tal que los estadounidenses usaron su voto para castigar al partido en el poder.

Ahora, los demócratas están en peligro, principalmente porque pese a todo lo que han vendido como logros, la economía no acaba de recuperarse de la peor recesión en Estados Unidos desde la "Gran Depresión" de la década de 1930.

Según la encuesta, el 75 por ciento de los votantes cree que el Congreso necesita un cambio de aire con gente nueva, aunque cerca de la mitad de los que piensan votar por un republicano lo hará únicamente para derrotar al demócrata.

Eso, en términos prácticos, quiere decir que los votantes sólo están manifestando su descontento con los demócratas y no un apoyo decisivo a las políticas del movimiento conservador " Tea Party", según observadores.

Comicios con malas noticias

La tradición política estadounidense dicta que los comicios legislativos de mitad de término -en los que se renueva un tercio del Senado y toda la Cámara de Representantes- siempre traen malas noticias para el presidente durante su primer mandato, peor aún cuando el país afronta una crisis económica.

publicidad

Otra encuesta conjunta del diario The Washington Post y la cadena ABC señaló que los republicanos -muchos respaldados por el movimiento "Tea Party"- tienen el viento a su favor debido a la frustración de los votantes con la falta de progreso en la economía, y su desilusión con el Gobierno federal y con el propio Obama.

Por primera vez desde 2002, los republicanos tienen una ventaja numérica frente a los demócratas respecto a la economía: el 43 por ciento respalda a los republicanos para responder a los problemas financieros, frente al 39 por ciento que se decanta por los demócratas, según esa encuesta.

Y aunque la inmigración ilegal ha disminuido, según un estudio reciente, el mensaje republicano de que el Gobierno debe fortalecer la seguridad fronteriza parece calar en el electorado.

El tema migratorio

En Arizona, la gobernadora republicana Jan Brewer pasó de una posición muy vulnerable para su reelección a una muy sólida frente a su rival, Terry Goddard.

La ley SB1070, que criminaliza la presencia ilegal en Arizona, fue, sin duda, lo que dio alas a su campaña de reelección. Aunque una corte federal suspendió sus puntos más polémicos, la SB1070 sigue siendo el motor de la campaña de Brewer.

Ante la inacción del Congreso, otros estados sopesan leyes como la SB1070.

En Michigan, tanto el representante demócrata Mark Schauer como su rival republicano, Tim Walberg, coinciden en que se debe reforzar la seguridad fronteriza, pero discrepan sobre qué hacer para corregir el maltrecho sistema de inmigración y cómo responder a la población indocumentada en Estados Unidos.

publicidad

Mientras unos suman puntos con posturas de "línea dura" contra la inmigración ilegal, los verdaderos perdedores siguen siendo los mismos de siempre: los extranjeros clandestinos que viven y trabajan en la sombra, a la espera de la escurridiza reforma migratoria.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad