publicidad

Jucio por redada en Iowa

Jucio por redada en Iowa

Noa lugar una demanda en contra del gobierno de EU por la presunta violación de derechos de inmigrantes en una redada.

Permanecerán en la zona

DES MOINES, Iowa - Una demanda en contra del gobierno de Estados Unidos por la presunta violación de derechos de inmigrantes trabajadores arrestados durante una redada en Iowa, fue desestimada debido a uno de los principales reclamos fue cumplido, dijo un abogado cercano al caso, informó The Associated Press.

Conozca sus derechos en EU

Los trabajadores fueron detenidos por agentes de inmigración en un frigorífico de Postville, al noroeste de Des Moines, estado de Iowa. El arresto dio pie a la demanda, pero uno de los abogados señaló que sus clientes podrán continuar en la zona.

La demanda fue presentada en mayo luego de la redada en la empacadora de carne Agriprocessors Inc. en Postville, donde fueron arrestadas 400 personas.

Matt M. Dummermuth, fiscal federal del Distrito Norte de Iowa, dijo pocos días después del operativo que ésta (la redada) había sido "la mayor operación de esta clase jamás realizada en este estado" y agregó que, además de los efectivos del ICE, también participaron otros agentes del orden público federales, estatales y locales.

La coordinación y la planificación del operativo se realizaron durante meses, aseguró el departamento de Seguridad Nacional (DHS).

Detención arbitraria

El litigante dijo que los detenidos fueron sujetos a detención arbitraria y por tiempo indefinido y se les negó acceso a abogados, entre otras acusaciones, añadió The Associated Press.

publicidad

Además, la querella nombra como demandados al Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, una de las 23 agencias del DHS), así como funcionarios, incluido al jefe de la seguridad de Estados Unidos, Michael Chertoff.

La demanda buscaba evitar que los trabajadores detenidos fueran transferidos fuera del estado, lo que ha sucedido con inmigrantes arrestados en otros centros de trabajo por el ICE.

Aceptaron los reclamos

Según la agencia noticiosa, Joshua Weir, de la Firma de Abogados Peck en Omaha, Nebraska, dijo que la demanda fue desestimada el 1 de julio porque sus reclamos fueron aceptados.

No especificó otros reclamos ni si la demanda pudiera ser presentada de nuevo.

"Los objetivos del caso fueron logrados cuando alcanzamos un acuerdo con la fiscalía para que los que fueron detenidos administrativamente fuesen mantenidos en la jurisdicción de Iowa", dijo el miércoles.

Según la demanda, un alto funcionario de inmigración mencionó evidencias de que la compañía violó leyes federales de salario y de trabajo, además de que habría incurrido en crimen organizado.

Buscan alternativas

Como posibles víctimas, los trabajadores inmigrantes arrestados en Iowa pudieran ser elegibles para ciertas visas estadounidenses que pudieran llevar a la residencia legal, dijo la demanda.

La querella hizo notar que, sin embargo, los detenidos perderían ese derecho si eran transportados fuera de Iowa, y ello les dificultaría declarar como testigos en cualquier investigación.

publicidad

De acuerdo al documento, algunos detenidos tienen cónyuges e hijos que son ciudadanos estadounidenses, y pudieran ser elegibles para beneficios de inmigración por sus lazos familiares.

Un portavoz de Agriprocessors dijo que no comentaría sobre la demanda.

"Pagando el precio"

El proceso que se sigue a los detenidos en Iowa pudiera sentar un precedente favorable para otros trabajadores apresados en redadas de inmigración y frenar el traslado a cárceles fuera de estados donde viven y lejos de sus abogados, tema que preocupa a organizaciones nacionales que defienden los derechos de los inmigrantes.

A finales de octubre del año pasado, La Raza y The Urban Institute publicaron un detallado informe en el que revelaron que más de 500 niños víctimas de redadas en Colorado, Nebraska y Massachussets entre 2005 y 2006 "padecen trastornos mentales serios, condiciones de pobreza y desarraigo familiar", y culpó al Congreso por estos daños que calificó de "irreparables".

El documento subrayó que los niños afectados por las redadas del servicio de inmigración "no son inmigrantes, sino ciudadanos estadounidenses con plenos derechos", y advirtió que otros tres millones podrían correr la misma suerte en corto plazo.

La denuncia, plasmada en el informe titulado Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, reveló los horrores que han vivido familias víctimas de leyes antiinmigrantes, donde los grandes damnificados son los más pequeños de la sociedad.

publicidad

La Raza dijo que el error cometido por el Congreso causó daño a los niños tras el fracaso del debate de la reforma migratoria, y resaltó la incapacidad del organismo legislativo de lograr una solución al problema que plantean 12 millones de inmigrantes sin papeles en el país.

Los más afectados

De acuerdo con el informe, las redadas del servicio de inmigración ejecutadas entre 2006 y 2007 han causado serios daños a unos 500 niños estadounidenses, y otros 3 millones, hijos de inmigrantes indocumentados, corren la misma suerte, además de violar los derechos de trabajadores con ciudadanía de Estados Unidos.

El estudio mostró además el drama humano detrás de cada detención y se centró en los menores porque, dijo La Raza, "la sociedad debe velar por ellos, especialmente cuando son ciudadanos estadounidenses y Estados Unidos es su hogar".

"Los niños afectados por las detenciones merecen toda la atención de la sociedad, sobre todo su estabilidad emocional, financiera y afectiva", dice el documento.

A largo plazo

En Pagando el Precio: El Impacto de las Redadas de Inmigración Sobre los Niños en Estados Unidos, también se reportó que muchos padres fueron trasladados a centros carcelarios lejos del estado donde viven y deportados pocos días después de su detención, y que las familias hicieron arreglos para intentar que el padre regresara a Estados Unidos.

publicidad

Otros padres fueron detenidos durante meses y sólo los liberaron después de pagar una fianza (en algunos casos de $10 mil o más). Pero no todos fueron liberados antes de proceder a su deportación.

Durante la época en que estos padres fueron detenidos, sus hijos y otros miembros de la familia reconocieron importantes dificultades, incluida la dificultad para hacer frente a las consecuencias económicas y el estrés psicológico causado por la detención.

Las dificultades han aumentado con el tiempo, ya que las familias de escasos ahorros y fondos, y que vivían del trabajo diario, ya agotaron las reservas.

Escondidos y con miedo

La Raza y el Urban Institute también apuntaron que algunas organizaciones consiguieron fondos para asistir a familias durante uno o dos meses, pero los arrestos generalmente duraron dos a tres meses, y en algunos casos los trabajadores padres de familia permanecieron arrestados cinco o seis meses.

Otros fueron puestos en libertad, pero esperaron hasta que el último de los detenidos compareciera ante un juez para liberarlos, tiempo durante el cual no pudieron trabajar.

El aumento de las difíciles condiciones de vida entre las familias se extendieron, se agravaron y las redes familiares necesitaron más recursos, porque adquirieron cada vez más y más responsabilidades para cuidar de los niños de padres detenidos.

Después de la detención o desaparición de sus padres, los niños han experimentado sentimientos de abandono y mostraron síntomas de traumas emocionales, coacción psicológica y problemas de salud mental.

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
preview
Video: Policía londinense responde a reportes de un supuesto tiroteo en ‘Black Friday’
preview
El videíto: Esta familia volvió a los 70 para celebrar su cena de Acción de Gracias
publicidad