publicidad

Inquieta silencio de Barack Obama sobre redadas y deportaciones

Inquieta silencio de Barack Obama sobre redadas y deportaciones

Activistas por los derechos de los inmigrantes y sindicatos piden a Obama respuesta a carta sobre redadas y deportaciones.

Reclaman cambios

MIAMI - Activistas por los derechos de los inmigrantes y sindicatos que enviaron una carta al presidente Barack Obama para que frene las redadas y detenga las deportaciones, dijeron este viernes que "aguardan una respuesta pronto" y reiteraron que continuarán presionando para que el Congreso reanude el debate de la reforma migratoria que incluya una vía de legalización para millones de indocumentados.

Si bien el gobierno permanece en silencio, representantes sindicales y activistas afirmaron que la administración evalúa los programas heredados del ex presidente George W. Bush a efecto de adoptar sus políticas sobre el delicado tema.

La misiva, firmada por al menos 1,200 organizaciones pro-inmigrantes y entregada el 21 de enero, un día después de la toma de posesión, invita al mandatario a tomar las medidas necesarias para detener el arresto de extranjeros sin estatus legal de permanencia y su expulsión del país.

"Es momento de voltear la página de las fracasadas políticas de inmigración de los últimos ocho años", apuntaron los firmantes de organizaciones que operan en al menos 39 de los 50 estados de Estados Unidos.

Entre el 1 de octubre de 2007 y el 31 de agosto de 2008, el gobierno federal estadounidense bajo la administración de Bush deportó a casi 350 mil indocumentados y ejecutó más de 1,200 redadas en centros de trabajo, un 20 por ciento más que los expulsados en el año fiscal 2007, según reportes de la Oficina de Aduanas y Control Fronterizo (ICE), una de las 23 agencias que integran el Departamento de Seguridad Nacional (DHS).

publicidad

Grupos especiales

El reporte no incluye las batidas efectuadas por agentes federales en casas, paradas de autobuses, estaciones de trenes y aeropuertos, así como los operativos especiales de búsqueda y captura de al menos 540 mil extranjeros con orden de deportación final cuyos nombres fueron agregados a la base de datos del National Crime Information Center (NCIC).

Estas personas son buscadas por al menos 100 grupos especiales del DHS que cuentan con apoyo de policías locales, reconoció el ICE.

"Durante los últimos años de la administración Bush el gobierno deportó mucha gente y separó a muchas familias", dijo a Univision.com Tirso Moreno, director de la Asociación de Trabajadores de Florida Central. "Ocurrieron muchas separaciones forzadas de familias y el Congreso no avanzó en el debate de una reforma de inmigración justa. Pero ahora tenemos más esperanzas que el año pasado.

Se están dando algunas cosas que nos dan buenas señales", agregó.

¿Qué piensa del silencio que ha mantenido la Administración del presidente Obama sobre el pedido para que frene las redadas y las deportaciones? Comente aquí.

Tiempo de pedir

Tras un breve resumen de las tres primeras semanas de ejercicio del nuevo gobierno, Moreno dijo que "sentimos que podemos pedir más respuestas para aliviar las penurias de la gente. Estamos mandando mensajes con todas las organizaciones a las que estamos afiliados. Ya visitamos el Congreso, nos reunimos con legisladores, hemos enviado mensajes a la Casa Blanca, ha habido acercamientos y estamos esperando respuestas".

publicidad

"Entendemos que hay un montón de problemas que tenemos que lidiar todos y que a todos nos afectan", añadió Moreno luego de una pausa. "La economía, la guerra, la pérdida de viviendas, la salud, cuestiones ambientales, todo eso es prioritario. Pero le estamos diciendo al gobierno que el tema de los inmigrantes no es menos grave tampoco, y le reiteramos que tendremos paciencia, pero queremos respuestas".

"Nosotros creemos en la promesa de que en el primer año habrá algo. Pero no estamos cien por ciento seguros. Por ese motivo no debemos bajar la guardia, no tenemos que hacerlo, tenemos que seguir con la guardia en alto. El que tiene hambre le atiza a la olla para que se estén los frijoles rápidos", apuntó el dirigente.

Guardia en alto

Respecto a futuras movilizaciones a favor del debate por la reforma amplia, Moreno dijo que "estamos recomendando a la gente que todos que utilicemos el derecho a la libre expresión para mantener el dedo en el renglón. Tenemos que hacer actividades, actos para comunicar al gobierno y al público que estamos esperando que se resuelva el problema".

Sobre el silencio del gobierno a la carta enviada el 21 de enero, dijo: "Queremos que responda ya, que Obama dicte una orden ejecutiva para que paren las redadas y las deportaciones y todas las maneras para criminalizar a los inmigrantes. Tenemos paciencia, un poco, pero esa orden ya se necesita que paren los ataques a los inmigrantes. Si no lo hacen, cuando haya una solución al problema es casi seguro que no habrá gente que califique para una legalización. Los habrán deportado a todos".

publicidad

Silencio alarmante

Teodoro Aguiluz, director ejecutivo del Centro de Recursos Centroamericanos (CARECEN) en Hoston, Texas, mostró la misma preocupación que Moreno.

"Sólo nos hemos reunido con el equipo de transición de Obama una semana antes del 20 de enero. Después de esa fecha pedimos una audiencia para antes de abril, pero no hemos tenido respuestas".

Aguiluz dijo que los primeros 100 días de gobierno "son clave" para conocer "qué sucederá con la reforma migratoria", y señaló que "si bien por ahora no hay una respuesta a nuestros planteamientos, estamos esperando que transcurra un tiempo más para que ellos evalúen".

"Pero eso no quita que el presidente frene las redadas. Nos preocupa que no ha sido tomado en cuenta las expectativas que nosotros hemos planteado. Creemos que está dentro del periodo de 100 días que Obama reacomode su agenda y no olvide nuestro clamor. Entendemos que tomó un gobierno con una herencia delicada, pero creemos que hay cosas que si pueden hacerse, como un alto a las batidas de inmigración y frenar las expulsiones. Confiamos que habrá voluntad política".

Evalúan las redadas

En Washington D.C, Eliseo Medina, vicepresidente del Sindicato Internacional de Empleados de Servicios (SEIU), dijo que de acuerdo a información en su poder el DHS "ordenó una evaluación completa de qué es lo que están haciendo y cuán efectivo ha sido la política de redadas y deportaciones ordenada por la administración Bush" y agregó que "a finales de mes tendrán resultados".

publicidad

Precisó que a juicio de la organización sindical "las redadas han sido un fracaso" y espera que el gobierno llegue a la misma conclusión.

"Han sido un problema. La mejor manera es que no veremos mas redadas en el corto plazo. Estamos esperando a ver con qué salen. Ojalá que lleguen a la conclusión correcta. Le daremos el tiempo necesario para que finalice el estudio".

Laura Vásquez, analista de legislacion de inmigración del Consejo Nacional de La Raza (NCLR), dijo que la revisión de políticas ordenada por la Secretaria del DHS, Janet Napolitano es una "buena señal" por parte del gobierno.

En pie de guerra

Una copia de la carta entregada a Obama el 21 de enero fue también entregada a la jefa de la seguridad de Estados Unidos, Janet Napolitano.

Mientras esperan una respuesta, las organizaciones nacionales pro inmigrantes mantienen contactos permanentes y evalúan acciones a desarrollar a partir de marzo, entre ellas vigilias, lobby en el Congreso federal de Washington DC, contactos con la Casa Blanca y envío de nuevas cartas y mensajes al presidente.

"No bajaremos la guardia", reiteró Medina. "Está en juego el futuro de más de 12 millones de inmigrantes, la mayoría de ellos latinos que viven y trabajan en Estados Unidos".

Jorge Mario Cabrera, director de comunicaciones de la Coalición para los Derechos Humanos de Inmigrantes en Los Angeles (CHIRLA), dijo que "estamos cautelosamente optimistas de que la administración responderá a las bases", y agregó que las redadas y deportaciones del último año "han golpeado severamente a población hispana".

publicidad


publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad