publicidad
.

Inmigrantes de EU necesitan a un César Chávez para empujar la reforma lo...

Inmigrantes de EU necesitan a un César Chávez para empujar la reforma

Inmigrantes de EU necesitan a un César Chávez para empujar la reforma

La comunidad inmigrante en EU necesita a un líder como César Chávez para empujar la reforma migratoria.

Inmigrantes de EU necesitan a un César Chávez para empujar la reforma cb...

La batalla de 1972

WASHINGTON - La comunidad inmigrante en Estados Unidos, asediada con medidas como la ley SB 1070 en Arizona contra los indocumentados, necesita a un líder como el méxicoamericano César Chávez, cuya militancia dejó una huella indeleble entre los trabajadores agrícolas de este país.

Cuando Arizona aprobó una ley en contra de los trabajadores de la tierra en 1972, Chávez (1927-1993) lideró las acciones del Sindicato de Trabajadores Agrícolas Unidos (UFW) y lanzó una campaña en mayo de ese año contra el entonces gobernador Jack Williams.

Su campaña, que incluyó ayunos, no desbancó a Williams pero logró empadronar a suficientes votantes latinos para elegir a Raúl Castro en 1974 como el primer gobernador méxicoamericano en la historia de Arizona.

publicidad

Chávez no huía de la controversia y más bien parecía nutrirse de ella. Cuando comenzó en 1962 en una histórica campaña por los derechos laborales en el sector agrícola, Chávez afrontó un campo minado similar al que padece ahora la comunidad inmigrante.

Movimiento nacional

Llevó su campaña a todos los rincones del país, con marchas, protestas, ayunos y una serie de boicots económicos que lograron derrotar algunas leyes en Florida y Oregón, o ampliaron las protecciones para los trabajadores agrícolas en California.

Activistas defensores de los inmigrantes coinciden en que hace falta un César Chávez para frenar medidas como la ley SB 1070, que convierte a cada indocumentado en un criminal en Arizona, y ha sido el detonante de un nuevo activismo para exigir una reforma migratoria integral en Estados Unidos.

Según el abogado Randy Shaw, autor y activista en Berkeley (California), los grupos pro reforma necesitan el tipo de activismo que sature los noticieros televisivos con actos de desobediencia civil o de personas arrestadas porque no pudieron comprobar su residencia legal en Arizona.

Las marchas de 2007

En 2007, decenas de miles salieron a las calles en ciudades con alta concentración de inmigrantes para exigir la reforma migratoria, y la ley SB1070 sólo ha incrementado su urgencia.

El sábado pasado, más de medio millón de inmigrantes participaron en manifestaciones y actos de desobediencia civil en más de 70 ciudades en Estados Unidos.

publicidad

En Washington, el congresista demócrata Luis Gutiérrez (Illinois) y una treintena de activistas se dejaron arrestar frente a la Casa Blanca para destacar la precaria situación de los indocumentados que, ante la inacción del Gobierno, están perennemente sujetos a redadas y deportaciones.

Futuro incierto en DC

La comunidad inmigrante intenta asimilar el mensaje que emana de la Casa Blanca, en el sentido de que el presidente Barack Obama sigue apoyando la reforma migratoria -tal como lo prometió en 2008- pero también reconoce la realidad política y electoral que afrontan los miembros del Congreso este año.

Desde la elección de Obama en 2008, el panorama político se ha vuelto tóxico y la incipiente recuperación económica sigue causando ansiedad entre los estadounidenses, por lo que la reforma migratoria parece eludir el radar en Washington.

La inmigración ilegal suscita pasiones en ambos lados del debate, pero los líderes del Congreso deben demostrar valentía para abordar un tema tan volátil como complejo.

Estados Unidos dividido

De un lado están los grupos extremistas que también se han movilizado para exigir mano dura contra los indocumentados y mayores restricciones a la inmigración en general.

Del otro, están los que creen que el Gobierno federal puede simultáneamente resguardar las fronteras y sacar de la sombra a los alrededor de doce millones de inmigrantes indocumentados en Estados Unidos.

publicidad

De todas maneras, Obama no debe olvidar que su lema electoral "Sí se puede" surgió de los trabajadores organizados bajo el UFW por César Chávez, quien logró numerosas reivindicaciones para los campesinos.

Si el Gobierno no actúa ahora, la sociedad estadounidense corre el riesgo de que se multiplique la situación en Arizona en otros estados, y que se propague la idea de que Estados Unidos, en el siglo XXI, ha retirado el letrero de bienvenida a los inmigrantes.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
En 2009, la ex primera dama le dio un regalo a Laura Bush y pasó desapercibido, pero la reacción de Michelle Obama al obsequio de la nueva primera dama no dejó a nadie indiferente.
De Ciudad de México a Washington DC, decenas de miles de manifestantes marcharon por las calles contra la toma de posesión del ahora 45° presidente de Estados Unidos. En algunas capitales, se registraron disturbios y enfrentamientos.
La exprimera dama se emociona visiblemente al escuchar el himno nacional de EEUU en la base aérea Andrews.
Caras de tristeza, alegría y nerviosismo, de todo un poco se pudo ver en el acto de nombramiento de Donald Trump como presidente de los Estados Unidos.
publicidad