publicidad

Inició campaña por la reforma migratoria que recorrerá 14 ciudades de EU

Inició campaña por la reforma migratoria que recorrerá 14 ciudades de EU

Legisladores y activistas inician campaña para que el Congreso debata y apruebe la reforma, y se frenen las redadas.

No más redadas

PROVIDENCE, Rhode Island - Con el objetivo de crear conciencia para que el Congreso reanude el debate de la reforma migratoria y apruebe una vía de legalización para millones de indocumentados arrancó en Rodhe Idsland una campaña que recorrerá 14 ciudades en al menos siete estados y que concluirá la primera semana de abril.

Activistas a favor de los derechos de los inmigrantes, funcionarios electos y líderes religiosos insistirán además al presidente Barack Obama que frene las redadas y las deportaciones hasta que el legislativo cambie las leyes de inmigración.

Liderada por el representante Luis Gutiérrez (demócrata de Illinois), el grupo se reunió la noche del viernes en la Iglesia Trinity United Methodist Church junto con más de 50 líderes religiosos, comunitarios, laborales e inmigrantes, quienes manifestaron su rechazo a las batidas de inmigración que han separado a decenas de familias en los últimos tres años.

"Nuestra esperanza es organizar a través de la nación a nuestra comunidad inmigrante y la población estadounidense, para que apoyen a los indefensos trabajadores -que son los más vulnerables a sufrir esta problemática-, y a mantener unidas a las familias", dijo Gutiérrez a un corresponsal de la Agencia Española de Noticias ( Efe).

Por qué la campaña

"Estamos apelando a una campaña dentro del contexto bíblico para que se entienda la profundidad de este tema y al final esperamos tocar de manera especial el corazón y la mente del presidente Barack Obama, para que cumpla con su promesa de campaña de atender la problemática que sufren los inmigrantes", agregó.

publicidad

La campaña recorrerá, entre otros estados, Pensilvania y Nueva Jersey, en donde se recogerán testimonios de los inmigrantes afectados para ser entregados al presidente Obama, el 30 de abril.

"Durante cada viernes y sábado hasta la Semana Santa, Gutiérrez y el equipo de la campaña estaremos visitando a los inmigrantes para tomar testimonios de los residentes que tienen familias deportadas o están amenazadas de ser deportadas", dijo el reverendo Coleman, representante de la Iglesia Metodista Unida Adalberto de Chicago.

Debates inconclusos

En los últimos tres años el Congreso ha debatido sin éxito en tres ocasiones un cambio a las leyes migratorias.

El primero ocurrió en diciembre de 2005, cuando la Cámara de Representantes aprobó el proyecto de ley HR 4437 que entre otras medidas criminalizó la estadía ilegal, ordenó la construcción de un muro en la frontera con México, aceleró las deportaciones y ordenó el sistema de verificación de empleo.

Cinco meses más tarde, en mayo de 2006, el Senado aprobó una versión distinta que, si bien se basó en un fuerte componente de seguridad nacional, incluyó una vía de legalización amplia para millones de indocumentados.

Ambas versiones debían ser armonizadas por el Comité de Conferencia, pero la instancia fue cancelada el 3 de junio de ese año por el entonces liderazgo republicano aduciendo razones de seguridad nacional.

publicidad

¿Cree usted necesario este tipo de eventos? ¿O estima que el Congreso debería tomar la decisión de debatir la reforma migratoria sin tanta publicidad? Comente aquí.

El último intento

En mayo de 2007 un nuevo esfuerzo fue desestimado por falta de apoyo bipartidista, y entre marzo y abril de 2008 demócratas, republicanos y la Casa Blanca de George W. Bush diseñó un plan que al final también fue abortado por falta de respaldo de ambos partidos.

El proyecto, basado en un fuerte componente de seguridad nacional, recomendaba legalizar a indocumentados que carecieran de antecedentes criminales y pagaran multas de hasta $13,500 cada uno, con la condición de salir del país para luego regresar con una visa y de esa forma poner fin a su condición de extranjero con estadía ilegal en Estados Unidos.

Clima antiinmigrante

En el año fiscal 2008 (el último de la administración de George W. Bush) el Departamento de Seguridad Nacional (DHS) deportó a casi 350 mil indocumentados, y en la frontera con México arrestó y expulsó a más de 720 mil extranjeros que intentaban ingresar sin papeles al país.

Las cifras representan el 20 por ciento más que las expulsiones registradas en el año fiscal 2007, según un reporte de la Oficina de Aduanas y Control de Fronteras (ICE).

Otros 386 murieron en el desierto de Sonora en el intento por entrar a Estados Unidos.

publicidad

No está solo

A principios de febrero Gutiérrez aseguró que en este nuevo esfuerzo no está solo ya que otros legisladores hispanos demócratas están organizando manifestaciones similares en sus respectivos distritos electorales.

Agregó que cerca de 40 líderes evangélicos, que representan a unos 20 mil feligreses, se han unido a su causa para "demostrar el vasto número de familias estadounidenses... que exigen un cambio" en el sistema actual.

En enero, Univision Interactive Multimedia (UIM) reportó que Gutiérrez afinaba detalles de una propuesta de reforma que en breve sería presentada al pleno de la Cámara de Representantes.

Detalles del plan

La iniciativa es similar a un plan ventilado en el Congreso en marzo de 2007 y propone una reforma amplia de las leyes migratorias estadounidenses basado en tres propósitos: mejorar la seguridad fronteriza, poner fin a la inmigración indocumentada y legalizar a la mayoría de los inmigrantes sin papeles que viven en Estados Unidos desde el 1 de junio de 2006.

El proyecto tendría siete capítulos y cada uno de ellos incluye recomendaciones para garantizar su cumplimiento: seguridad fronteriza, seguridad interna, verificación de empleo, nuevo programa de trabajadores temporales, reforma al sistema de visas, legalización de indocumentados y mejoras adicionales.

Entre las recomendaciones de seguridad se incluye mejoras al sistema de vigilancia tecnológico de la Patrulla Fronteriza, modernización de los puertos de entrada (aéreo, marítimo y terrestre), crear una comisión que revise las políticas de ejecución de las leyes de inmigración y las deportaciones y mejorar los sistemas de entrada segura (sistema biométrico de identificación y el US-VISIT).

publicidad

La promesa de Obama

El gobierno del presidente Barack Obama, que inició gestiones el 20 de enero, prometió durante su campaña que promoverá un debate de reforma migratorio durante los primeros 100 días de su gestión, pero la fecha fue movida al primer año a causa de la crisis económica.

El día de la Toma de Posesión su equipo de prensa reiteró en la página digital de la Casa Blanca la promesa y anunció que basará su estrategia en la reunificación familiar.

Harry Reid, líder de la mayoría demócrata en el Senado, incluyó el debate de la reforma migratoria en la lista de diez prioridades legislativas de 2009 y no descarta que éste se produzca antes de septiembre.

Borrador de reforma

La semana pasada, Obama dijo que convocaría a líderes en el tema de inmigración para comenzar la preparación de "un borrador de la propuesta de reforma integral en los próximos meses".

"Necesitamos comenzar a trabajar en ello ahora. Va a tomar tiempo avanzar eso (la propuesta), pero estoy muy comprometido de que eso se concrete", declaró el mandatario durante una entrevista telefónica con el programa "Piolín por la mañana", de Los Angeles, que se transmite por Univision Radio.

Obama agregó que su gobierno incluirá en el proceso legislativo a todos aquellos involucrados en asuntos de reforma migratoria para que "piensen cómo vamos a enfrentar este problema".

publicidad

Cuesta arriba

El mandatario añadió que políticamente "va a ser difícil" acelerar el debate "en parte porque la economía ha empeorado".

Añadió que por ahora se está enfocando en la economía, vivienda y "asegurarme que la gente se sienta un poquito más segura".

"A la vez, junto a las organizaciones pro derechos de inmigrantes... les pido que comiencen a dar ideas respecto a las estrategias que vamos a usar en el Congreso", puntualizó.

También, el presidente manifestó que antes de la reforma migratoria se enfocaría en mejorar el sistema actual de inmigración, indicando que le gustaría agilizar y reducir el del proceso de nacionalización.

publicidad
Contenido Patrocinado
En alianza con:
publicidad
publicidad